Crecimiento de Nicaragua: del elogio a la decepción

Para la Cepal, el Producto Interno Bruto de Nicaragua este año se contraerá 3.1 por ciento, ubicándose en la segunda economía con mayor tasa de caída en Latinoamérica después de Venezuela

En Nicaragua aún persiste la incertidumbre, lo cual se visualiza en la fuga de depósitos bancarios. LAPRENSA/ARCHIVO

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) se sumó ayer a los organismos internacionales que pronostican para Nicaragua dos años de contracción económica, aunque sus previsiones son más conservadoras con respecto a las del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y las oficiales.

Para la Cepal, el Producto Interno Bruto de Nicaragua este año se contraerá 3.1 por ciento, ubicándose en la segunda economía con mayor tasa de caída en Latinoamérica después de Venezuela, para la que prevé una reducción de 15 por ciento. En el tercer puesto se encuentra Argentina con 2.8 por ciento.

De esa manera Nicaragua pasó de formar parte del selecto bloque de países que en los últimos años se destacaban por producir más riqueza para su gente al grupo de las tres economías que este año y el próximo decepcionarán por su desempeño negativo, junto con Venezuela y Argentina.

Lea:Cepal rebaja de 5% a 0.5% crecimiento del PIB en Nicaragua

¿La razón?

Venezuela afrontará otros dos años de crisis debido a la destrucción de su matriz productiva, excesivo control cambiario, expropiaciones, huida de la inversión nacional y extranjera, situación que no solo ha provocado una crisis humanitaria en ese país, gobernado por Nicolás Maduro —aliado de Daniel Ortega—, sino también una explosión inflacionaria, que el Fondo Monetario Internacional calcula para este año se ubicará en 10 millones por ciento.

En tanto, Argentina está siendo golpeada por una crisis de deuda, presiones cambiarias, cuya moneda se ha visto afectada por el fortalecimiento de la moneda estadounidense, situación que se ha agravado porque los mercados financieros le han cerrado la ventanilla crediticia al gobierno de Mauricio Macri.

Nicaragua, por su parte, verá dañada su economía por el impacto de la crisis sociopolítica que estalló el 18 de abril de este año tras el anuncio fallido de una reforma a la seguridad social, que luego fue retirada ante el rechazo generalizado de la población que derivó en una represión estatal que ha dejado a más de trescientos asesinados.

Lea:Nicaragua crecerá 5%, por encima del promedio en América Latina

La crisis nicaragüense ha semiparalizado la economía, ha aumentado el desempleo, frenado el crédito de consumo y productivo, ha botado los ingresos fiscales, pero peor aun ha aumentado la pobreza, según previsiones oficiales y de distintos economistas y centros de pensamiento.

El Fondo Monetario Internacional, alineado a las previsiones del régimen, prevé que la economía caerá 4 por ciento y el próximo año 1 por ciento. El Banco Mundial pronostica 3.8 por ciento de contracción para este año y -0.5 por ciento el próximo año.

Más de US$3,000 millones perdidos

Sin embargo, los pronósticos del régimen de Daniel Ortega, que se niega a buscarle una salida a la crisis política, son menos alentadores en el futuro inmediato. Nicaragua no volverá a crecer más del 3 por ciento de hoy en adelante y hasta el 2022.

Sin el estallido de la crisis, Nicaragua hubiese crecido entre 2018 y 2022 a tasa de 4.7 y 4.97 por ciento al término de este quinquenio. El Producto Interno Bruto nominal habría alcanzado a finales de 2022 un total de 721,978.6 millones de córdobas. Además los ingresos totales del Gobierno Central ese año habría ascendido a 128,039.6 millones, según el proyecto de Presupuesto General de la República 2019 enviado esta semana a la Asamblea Nacional.

Debido a la crisis y sin una salida clara a ella, todo apunta a que el PIB de Nicaragua tras caer en 2018 y 2019; en el 2020 comenzará a crecer, hasta el 2022 la tasa se ubicará entre 1.04 por ciento y 2.552 por ciento.

El Producto Interno Bruto, por tanto, en 2022 ascenderá a 566,710.9 millones de córdobas y los ingresos del Gobierno Central 90,511.5 millones de córdobas.

Los dos años de contracción y los raquíticos crecimientos provocarán que las pérdidas económicas en los próximos años se acentúen, según reflejan las cifras oficiales. Este año estas ascenderán a 384.5 millones de dólares y para 2022 se habrán incrementado a 978.5 millones anual, es decir que en el periodo se habrán perdido 3,356 millones de dólares.

Lea:Funides: Economía de Nicaragua registrará su peor caída desde 1978

“Estos recursos no podrán recaudarse por parte del Gobierno Central, debido a que las familias no podrán generar los niveles de ingresos que seguramente podrían haber logrado por su trabajo en las condiciones de seguridad y estabilidad en las que se venía operando. Estos ingresos que no se percibirán en el período equivalen al financiamiento requerido para cubrir un año y medio del gasto ejecutado en 2017 para salud, educación, construcción de carreteras, en llevar servicio de agua potable y alcantarillado sanitario y energía eléctrica a los hogares nicaragüenses y lo que se destinó a inversiones que favorecieron las condiciones para mejorar la actividad empresarial”, justifica el régimen sin asumir responsabilidades por la prolongación de la crisis.

Región crecerá

Mientras Nicaragua caerá junto a Venezuela y Argentina, América Latina y el Caribe crecerán este y el próximo año, según las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Por bloque, América del Sur se expandirá 0.7 por ciento y 1.6 por ciento el próximo año.

En tanto, América Central crecerá 3.2 por ciento en 2018 y 3.3 por ciento en 2019. América Latina y el Caribe en su conjunto repuntará 1.3 por ciento y el próximo año crecerá 1.8 por ciento.