La competitividad de Nicaragua se fue a la cola del istmo

Nicaragua retrocedió tres lugares en el Índice de Competitividad Global 2018, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), al ubicarse en el puesto 104-de 140 países- con una calificación general de 51.5 de una anhelada nota de cien puntos

Las mantas en apoyo al FSLN, que los tomatierras colocaron en el lugar invadido, aseguraban que el "Comandante y ellos se quedan". LA PRENSA/ JADER FLORES

Las mantas en apoyo al FSLN, que los tomatierras colocaron en el lugar invadido, aseguraban que el «Comandante y ellos se quedan». LA PRENSA/ JADER FLORES

Nicaragua retrocedió tres lugares en el Índice de Competitividad Global 2018, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), al ubicarse en el puesto 104-de 140 países- con una calificación general de 51.5 de una anhelada nota de cien puntos.

El Foro Económico Mundial introdujo este año una nueva metodología de medición del índice, lo que favoreció a Nicaragua dado a que en lugar de caer 11 escaños solo retrocedió tres. El Foro actualizó su anterior índice con su nueva metodología para que los resultados 2018 sean comparables. Y es por ello que Nicaragua el año pasado, con el índice ya ajustado, se ubicó en el puesto 101 de 135 economías.

Lea también: ¿Por qué Nicaragua ahora es más competitiva que Honduras y El Salvador?

Aun así, con esa nota obtenida por el país, además de retroceder tres puestos con respecto al índice anterior actualizado, Nicaragua se colocó en la cola de los seis países de Centroamérica.

La región es liderada por Costa Rica, que con 62.1 de calificación se colocó en el puesto 55 de los 140 países analizados; le sigue Panamá con 61.0 de calificación, en el puesto 64; Guatemala con un puntaje de 53.5 aseguró el lugar 96 de la lista: El Salvador con 52.8 de puntaje conquistó el lugar 98 del ranking; siguiéndole muy de cerca con 52.5 de calificación Honduras, asegurando el puesto 101, y cierra la lista de la región Nicaragua.

Chile es el líder de América Latina

En América Latina Nicaragua solo supera a Bolivia que está en la posición 105 y a Venezuela en el escaño 127.

Dentro de las áreas que Nicaragua presenta una amplia brecha con respecto al resto de las economías está “la adopción de TIC, habilidades y la capacidad de innovar”, según un análisis del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (Clacds) del Incae Business School, socio del Foro Económico Mundial en la región.

También puede leer: Competitividad de Nicaragua mejora un ápice

Según este índice en 2018, en América Latina el liderazgo lo tiene Chile, seguido de México y Uruguay y a nivel global Estados Unidos es la economía más competitiva de los 140 países evaluados, seguido por Singapur y Alemania.

Para determinar la competitividad de los países, el estudio analiza 12 pilares que sustentan el posicionamiento de las economías en la generación de desarrollo económico y la atracción de inversiones.

Desmejoró ocho de los doce pilares

El informe 2018, indica que Nicaragua registró un deterioro en ocho de los 12 pilares y solo leves mejorías en cuatro: infraestructura, adopción de tecnologías de la información y comunicación, salud y tamaño del mercado.

La mejor nota que Nicaragua obtuvo en la evaluación fue salud, con 90.4 puntos y en el escaño de este pilar se situó en el 36. Le siguió el de estabilidad macroeconómica con 74 puntos y el puesto 79 de 140.

Puede leer también: Baja automatización afecta la competitividad de Nicaragua

Pese a esos puntajes altos, dentro del ranking esos pilares no tienen peso significativo con respecto a otros, de ahí que Nicaragua no logre mejor posición global y en lugar de avanzar retrocede porque sus notas en otros pilares son más bajos.

Los pilares que registraron deterioro son: instituciones, estabilidad macroeconómica, habilidades, mercado de productos, mercado laboral, sistema financiero, dinamismo empresarial y capacidad de innovación.

Los peor calificados

Entre los pilares peor calificados están el de instituciones, que analiza entre otros temas la transparencia, derechos de propiedad y gobierno corporativo. En este Nicaragua obtuvo el puesto 122 entre las 140 economías analizadas y una calificación de 43.9 puntos.

Un puesto similar al anterior ocupó Nicaragua en el pilar de dinamismo empresarial que analiza entre otros aspectos los requisitos administrativos y la cultura empresarial, en este el país recibió 49.6 de calificación.

El tercer pilar peor calificado fue el de capacidad de innovación; el país obtuvo una calificación de 27 y se ubicó en el lugar 121 del ranking.

Antes no éramos cola

En la edición anterior, Nicaragua además de dar un gran salto, se ubicó por encima de dos países de la región: Honduras y El Salvador.
En esa ocasión, según el Índice Global de Competitividad 2017-2018, la burocracia gubernamental, la corrupción y la inadecuada capacitación de la fuerza de trabajo seguían siendo algunos de los principales factores que obstaculizan el desarrollo de los negocios en el país.

De ocupar la posición número 103 de entre 138 países en la edición 2016-2017, Nicaragua escaló hasta el puesto 93 entre 137 países evaluados en la edición 2017-2018 que aún no incluía el impacto de la actualización de metodología de esta edición que afectó a este penúltimo índice.

Le puede interesar también: Educación sin calidad lastra a Nicaragua

En la edición anterior, ese salto además de ubicar a Nicaragua entre los países de América Latina con más mejoría en sus indicadores, le permitió elevar levemente su puntuación en el índice, la que pasó de 3.8 en la edición 2016-2017 a 3.9 de un óptimo de siete en la 2017-2018.

“El Reporte Global de Competitividad es una excelente herramienta para la toma de decisiones por parte de la empresa privada y la priorización de políticas por parte de los gobiernos. En el caso de la región Centroamérica y República Dominicana, el informe señala retos mixtos con una marcada necesidad de fortalecer el marco institucional y consolidar las redes de infraestructura que permitan potenciar la capacidad productiva”, dijo Federico Villalobos, director de asesoría financiera e infraestructura de Deloitte.

Sobre la nueva metodología

Los cambios en el mecanismo de calificación utilizado en esta edición del índice, que fue presentado ayer en Suiza, son atribuidos por el Foro Económico Mundial a que este año se introdujo el nuevo Índice de Competitividad Global 4.0 que trata de medir la preparación de los países para aprovechar los beneficios y enfrentar los nuevos retos tecnológicos.

“El nuevo índice arroja luz sobre un conjunto emergente de impulsores de productividad y crecimiento a largo plazo en la era de la Cuarta Revolución Industrial”, dice el informe y añade que este “proporciona una brújula muy necesaria para los responsables políticos y otras partes interesadas para ayudar a moldear estrategias económicas y monitorear el progreso”.

Como parte de la nueva metodología aplicada por el Foro Económico Mundial, en el reporte de este año se incorporan componentes adicionales en la medición de la infraestructura de transportes.

También le puede interesar:  Alza en combustibles resta competitividad del país

“Estos elementos permiten analizar el sector como servicio público y no únicamente como stock de obra pública. En carreteras se añade el componente de conectividad de la red vial, mientras en puertos y aeropuertos se incorporaran componentes de eficiencia e integración con las redes logísticas internacionales. Asimismo se analiza la eficiencia del sistema ferroviario”, explica Federico Villalobos, director de asesoría financiera e infraestructura de Deloitte.

Además, junto a la ampliación de factores en el pilar de infraestructura de transporte, se incorporan por primera vez los servicios de agua potable. Por su parte, en el pilar de telecomunicaciones se elimina el componente de líneas telefónicas fijas y se agregan las conexiones de internet por fibra óptica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: