Acusan a dos manifestantes por supuestamente derribar «chayopalos» en Managua

El acusado, quien es administrador de empresas, se encontraba jugando en las instalaciones del parque Luis Alfonso Velásquez Flores cuando lo apresaron

Unas 30 arbolatas esotéricas, conocidas como "árboles de la vida", fueron derribadas por manifestantes en Managua y León. LA PRENSA/ ARCHIVO

Unas 30 arbolatas esotéricas, conocidas como «árboles de la vida», fueron derribadas por manifestantes en Managua y León. LA PRENSA/ ARCHIVO

Cincuenta y cinco días después que fue detenido el basquetbolista Carlos Humberto Silva Rodríguez, de 43 años, finalmente compareció el miércoles en el banquillo de los acusados por supuestamente quemar un árbol de la vida, conocido como «chayopalo».

Después de su captura, la Policía Orteguista lo presentó ante medios oficialistas como el primer reo por participar en la quema de las arbolatas instaladas en la capital, cuyo precio es de casi 25 mil dólares.

“Lo mandaron a un local (juzgado) y lo que le imputan es botar los chayopalos y que estuvo en los tranques pidiendo dinero y dicen que como le pidió a alguien 20 pesos, y no se los dio, que lo amenazó con un mortero. Causas estúpidas”, expresó Carlos Humberto Silva Grijalva, padre del basquetbolista.

El procesado permanece en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional (DAJ), donde el mismo miércoles sus familiares le llevaron comida, pero los agentes les informaron que ya lo habían llevado a los juzgados de Managua.

También lea: Así se vive la caída de un “árbol de la vida” en Managua

El padre del acusado asegura que su hijo comparecerá nuevamente ante el juez el próximo 25 de octubre. Silva Grijalva se encontraba afuera de los juzgados, ya que no le permitieron ingresar.

Trabajador y preparado

El acusado es licenciado en Administración de Empresas, y amante de los deportes. Se encontraba jugando en las instalaciones del parque Luis Alfonso Velásquez Flores cuando lo apresaron.

Es padre soltero, tiene dos hijas; una menor de edad de 16 años y una universitaria de 19. Tras ser detenido perdió su trabajo como director de Recursos Humanos de una tienda de zapatos. La Policía lo presentó como cabecilla de un grupo terrorista.

Puede leer más en: Almenos ocho arbolatas derribadas en Nicaragua

“Con armas de fuego convencionales, artesanales, lanzamorteros y bombas molotov, cometió actos terroristas en tranques, ubicados en sectores aledaños a la UNAN-Managua, causando terror y zozobra en la población”, sostuvo en su momento el comisionado mayor Farle Roa Traña, segundo jefe de la DAJ de la Policía Orteguista. Además detallaron que el 11 de mayo, en las inmediaciones de la rotonda Rigoberto López Pérez, junto a otros “delincuentes”, utilizó mecates, gasolina, fósforos y sierra circular eléctrica, para incendiar y destruir los “chayopalos”.

Su familia siempre ha insistido en que el único pecado de Carlos fue tomarse una foto con uno de los árboles caídos. El padre del acusado asegura que fueron una familia sandinista, excombatientes, fundador del batallón 30-72 y de la Juventud Sandinista (JS), pero ahora rechazan al régimen.

Le puede interesar: Acusan a joven de “terrorista” por participar en el derribo de arbolatas en Nicaragua

“Yo no me he perdido ni una sola marcha, peor que ahora mi hijo está preso. En la masacre del Día de las Madres (30 de mayo), yo salí diciéndole asesino a Daniel Ortega”, finalizó.

Otro acusado por cuatro  “chayopalos”

Otro que fue acusado por el derribo de “árboles de la vida” fue Etner Sequeira Velásquez, quien enfrenta el delito entorpecimiento de servicios públicos por derribar cuatro arbolatas. Su caso se ventila en el Juzgado Sexto Local Penal de Managua, a cargo de la juez María Ivette Pineda.

A Sequiera lo acusan de derribar cuatro estructuras de las estructuras de metal. Supuestamente se encargaba de cortar las bases y otros hombres conectaban la cortadora a los cables de tendido eléctrico, y así se turnaban para derribarlos.

Puede leer: Carretera a Masaya, zona libre de “arbolatas”

Cuando fue presentando por la Policía el pasado 5 de septiembre, dijeron que había cortado los arbolatas a las 2.30 p.m. del 30 de mayo, y como evidencia mostraron una foto que Sequeira subió a Facebook a la par de un ‘chayopalo’ tirado, pero esa imagen fue compartida el 20 de mayo, 10 días antes de los hechos por los que lo señala la Policía.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: