Zona de Strikes: Dodgers frente al reto de volver y ganar

Los Dodgers siguen buscando otro título de la Serie Mundial, luego de treinta años de haber conseguido el último en 1988 sobre Oakland

Edgard Rodríguez C.

Treinta años después, los Dodgers todavía están en busca de otro campeonato de la Serie Mundial del beisbol de las Grandes Ligas.

El último lo obtuvieron en 1988, cuando Ronald Reagan aún estaba en la Casa Blanca, Michael Jordan era la estrella en la NBA y Rain Main la película del momento.

Y aunque han clasificado 12 veces a la postemporada e incluso avanzado al clásico, como en el 2017, no han podido ganarlo, aumentando la frustración entre sus seguidores.

Ahora están colocados a una victoria de la Serie Mundial, pero para ello necesitan rematar a los Cerveceros, un equipo de gran talento e inspiración, pero que está atrás 2-3.

¿Hay algún punto de contacto entre estos Dodgers y los que triunfaron en 1988? es una pregunta que se me hace con frecuencia. Mi respuesta siempre es no. Son distintos.

Aquel equipo tenía cierta magia o inspiración, pero no el talento que muestra el plantel de la actualidad. Sin embargo, aquel pasó encima de Oakland y llegó a la meta.

El principal hombre en el equipo de 1988 era Kirk Gibson, el mismo del jonrón en la Serie Mundial. Ese año fue el Más Valioso de la Liga Nacional con .270, 25 jonrones y 76 empujadas, cifras discretas.

Es decir, en ese equipo nadie bateó .300, nadie acumuló 30 jonrones o 100 remolques, pero derrotaron a los Atléticos de José Canseco, Mark McGwire, Dave Henderson, Dave Parker, Carney Lansford y Dave Stewart.

El equipo actual tiene siete bateadores de al menos 20 jonrones. Para colocarlo en perspectiva, aquel equipo sumó 99 cuadrangulares. El de ahora 235 y encabezó la Liga Nacional.

Aquel equipo no tenía un Clayton Kershaw, pero Orel Hershiser tiró como un verdadero “as”, al cerrar con 23-8 y 2.26 en la campaña (3-0 en la postemporada), más Tim Leary con 17-11 y 2.91, Tim Belcher 12-6 y 2.91 y Fernando Valenzuela 5-8 y 4.21.

Este año, Kershaw no ganó tanto como él puede debido a lesiones y falta de respaldo (9-5 y 2.73), pero detrás no tuvo tampoco a compañeros con grandes cifras: Rich Hill (11-5 y 3.66), Alex Wood (9-7 y 3-60), pero el bullpen es poderoso.

A aquel equipo lo sostuvo su picheo y combatividad. El de ahora tiene más talento, pero mientras no conquiste la Serie Mundial, seguirá a la zaga del plantel de 1988, que contra todo pronóstico, conquistó la gloria de octubre.

Reagan pasó a mejor vida, Jordan se retiró y Rain Man es ahora un clásico, mientras los Dodgers siguen luchando por acabar la extensa espera de treinta años sin un cetro de la Serie Mundial.

¿Podrán conseguirlo ahora?