Marlén Chow y el «pico rojo» que la volvió símbolo de las protestas

Marlén Chow es una disidente del FSLN, miembro del Movimiento Renovados Sandinista, MRS, y del Movimiento Autónomo de Mujeres.

Managua, Nicaragua. 18/10/2018. Marlen Chow, activista feminista y autoconvocada que el pasado domingo fue brutalmente encarcelada por la policia Orteguista quienes la interrogaron y ella dijo que pertenecia al movimiento Pico Rojo, palabras que se viralizaron rapidamente en las redes a nivel nacional e internacional. Chow fue una guerrilera sandinista que lucho contra la dictadura Somocista. Oscar Navarrete/ LA PRENSA.

Marlén Auxiliadora Chow Cruz, cuya respuesta a la Policía Orteguista se convirtió en un mensaje creativo contra la dictadura, es originaria de Alamikamba, un pueblo miskito del municipio de Prinzapolka, ubicado en la Costa Caribe Norte de Nicaragua.

De madre nica y padre chino, Chow tiene 68 años, es socióloga, tiene una maestría en Salud Pública, es miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) y del Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Dentro del contexto de crisis que vive el país desde el 18 de abril, Marlén Chow se volvió un símbolo de resistencia creativa, pacífica y con una connotación feminista, por su ocurrencia de pintarse los labios en rojo, para levantar la moral de quienes fueron detenidos junto a ella el pasado 14 de octubre en Camino de Oriente (Managua), por intentar manifestarse en contra del régimen de Daniel Ortega.

De hecho, ella prestó su labial a todas las mujeres capturadas, que rápidamente se pintaron. Fue entonces cuando un oficial de la Policía le preguntó de qué partido era y quién le pagaba. Chow contestó: “Soy de la asociación de mujeres nicaragüenses pico rojo”, frente al desconcierto de los oficiales, pero con la complicidad del resto de damas.

De formación cristiana

En su juventud, Chow apoyó la lucha armada contra la dictadura somocista, pero para hablar de eso le gusta mencionar que su formación cristiana y la influencia de unas monjas de la Orden Maryknoll, fue lo que la hizo coincidir con los principios originales del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de los años setenta: la lucha por los pobres, el bien común y el desapego de lo material.

Managua, Nicaragua. 18/10/2018. Marlen Chow, activista feminista y autoconvocada que el pasado domingo fue brutalmente encarcelada por la policia Orteguista quienes la interrogaron y ella dijo que pertenecia al movimiento Pico Rojo, palabras que se viralizaron rapidamente en las redes a nivel nacional e internacional. Chow fue una guerrilera sandinista que lucho contra la dictadura Somocista. Oscar Navarrete/ LA PRENSA.

Treinta y nueve años después, Chow es disidente del FSLN. Comenzó a criticar a esta organización desde los años noventa, por considerar que no honró la causa por la que murieron miles de jóvenes que lucharon contra la dictadura somocista.

“La guerrilla sandinista lo que hacía era proponer la lucha armada, para poder derrocar a Somoza e instaurar en Nicaragua un Estado en que la población pudiera vivir en paz, donde se cambiara la situación de desigualdad, donde la dictadura desapareciera, o sea, toda una serie de posicionamientos que hacían creer que Nicaragua iba a cambiar completamente, cosa que no sucedió lamentablemente, porque ahora estamos frente a una organización (FSLN) que se olvidó de su compromiso, de la montaña de caídos, muertos, asesinados, sacrificados por esa causa contra la dictadura y lo que hizo fue instaurar otra dictadura”, aseguró Chow.

Después de la detención, la vida de Chow no ha sido la misma. Miles de mujeres pusieron sus fotos en las redes con los labios en rojo intenso. Así se solidarizaron con los presos políticos de Ortega.

Yo, por naturaleza, no resisto la represión, porque yo soy disidente a ese comportamiento y tenemos que seguir protestando”. Marlén Chow, socióloga y feminista.

Jóvenes que apartan sus sueños

Con menos de 20 años Marlén Chow se trasladó del Caribe al Pacífico del país, para estudiar en la Escuela de Economía, desde donde comenzó su activismo en las marchas estudiantiles, en demanda de mayor presupuesto para la universidad y el incremento del apoyo a los estudiantes menos favorecidos en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

Desde esa época, Chow vivió la criminalización de las protestas estudiantiles, algo que hoy se repite con la dictadura de Daniel Ortega.

Como muchos jóvenes que lucharon contra el somocismo, Chow dejó sus estudios para incorporarse a la vida clandestina debido al asedio y la persecución de la Guardia Somocista.

Su historia de estudiante es la misma que actualmente están viviendo miles de jóvenes que están luchando contra la dictadura orteguista, con la diferencia de que lo hacen sin armas.

Chow continúa corriendo riesgos. Uno de los más recientes es que, tras su detención, una camioneta Hilux, de la que ella no sabe quién es el propietario, se pasea con frecuencia cerca de su residencia en Managua. Ese tipo de vehículo es el mismo usado por los paramilitares orteguistas contra la población.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: