Jonathan Loáisiga: «No dejen de soñar, pero trabajen duro»

Jonathan Loáisiga habló con estudiantes y les dijo que no dejen de soñar en grande, pero que a la par, tienen que trabajar duro

Jonathan Loáisiga junto a estudiantes de sexto grado del colegio Saint Mary. LA PRENSA/CORTESÍA

Al igual que con sus picheos, Jonathan Loáisiga es directo con sus palabras. Su mensaje fue claro este viernes por la mañana, mientras compartía con estudiantes del Colegio Saint Mary de Managua.

“La clave es trabajar duro. Ese es el camino. Hay que tener talento, pero también disciplina. Y no dejen de soñar, pero hay que trabajar. Cada quien llega hasta donde se lo propone”, dijo el lanzador de los Yanquis.

Loáisiga de 23 años, se convirtió este año en el décimosexto nicaragüense que asciende a las Grandes Ligas y el primero que lo hace con los Yanquis. Terminó con 2-0 y 5.11 en su actuación.

“Nada es fácil en la vida. Todo requiere mucho trabajo. Habrá dificultades en el camino, pero lo más importante es no perder la fe en Dios y tener confianza en uno mismo”, reiteró el carabinero.

Jonathan ha sido asediado por lesiones, la más grave de las cuales lo llevó al quirófano para una cirugía Tommy John, que consiste en reconstruir ligamentos rotos con tendones de otro lado.

“He batallado con lesiones, pero no he dejado de confiar en que estaré libre de ese problema y que podré tener una buena carrera con Dios por delante”, indicó el lanzador de Las Sierritas.

Estudiantes le preguntan

¿Qué se sienten ser un orgullo de Nicaragua?

“No me siento un orgullo del país, solo soy un nicaragüense más. Uno no tiene que perderse en las nubes”, respondió.

¿Qué inversiones harás con tu dinero?

“Aún no he hecho inversiones porque no tengo dinero. Pero si ese momento llega, voy a pedir ayuda profesional”, señaló.

¿Cuál ha sido su momento más triste?

“Un momento muy triste fue cuando me lesioné. Hasta pensé ya no seguir jugando, pero gracias a Dios no me rendí”, explicó.

¿Cuál sería en resumen su mensaje a nosotros?

“No dejen de estudiar. Siempre tiene mejores oportunidades quien estudia. Y qué bueno que sus papás los apoyan”, agregó.

¿Cuál es su meta para el 2019 en las Grandes Ligas?

“Ya llegué a las Grandes Ligas, pero viene lo más difícil que es mantenerse arriba y ese el reto que yo tengo ahora”, remarcó.

¿En su opinión, cuál es la clave para triunfar?

La disciplina. Ustedes pueden tener el mejor talento del mundo, pero si no trabajan con disciplina, no ven hacia ningún lado.

¿Cuáles son las prioridades en su vida?

Primero es Dios, quien da el talento que tenemos, luego está la familia, que es el apoyo incondicional que uno tiene y después el beisbol. Así lo veo yo.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: