Universitarios de la UCA fueron los que “prendieron la mecha” de las protestas contra Ortega

Los nuevos hechos históricos “ratifican” el espíritu de lucha inclaudicable del movimiento estudiantil en Nicaragua, valora Guillermo Rothschuh Villanueva, autor del nuevo libro Fragmentos de la memoria-Universidad Centroamericana UCA

Estudiantes Universitarios realizan plantón en la Universidad Centroamericana, UCA. LAPRENSA/Archivo/Jader Flores

Hace seis meses estudiantes de UCA “iniciaron las jornadas de protesta” contra el régimen de Daniel Ortega y “prendieron la mecha a lo largo y ancho del país”, valora el catedrático Guillermo Rothschuh Villanueva, autor del nuevo libro Fragmentos de la memoria-Universidad Centroamericana UCA.

En su mirada estos nuevos hechos históricos “ratifican” el espíritu de lucha inclaudicable del movimiento estudiantil en Nicaragua. Por lo que su nuevo libro Fragmentos de la memoria, sugiere “debe de leerse desde el presente”.

El también autor de La era de la posverdad (2017) y Asedios a la libertad (2016), dice que su libro refleja la “búsqueda y continuidad” de lo que fue el movimiento estudiantil del siglo XX en la Universidad Autónoma de Nicaragua en León y su irrupción en la UCA en la década de los sesenta.

Lea: La era de la posverdad, un nuevo libro que cuestiona al poder y las noticias falsas

Guillermo Rothschuh Villanueva, autor del nuevo libro Fragmentos de la memoria-Universidad Centroamericana UCA. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Fue precisamente en estos años que emergió el líder estudiantil Casimiro Sotelo quien llegó a ser presidente del Centro Estudiantil Universitario (Ceuuca).

Por mantenerse firme en sus ideales fue expulsado y se convirtió en una de las figuras pioneras de la rebelión contra la dictadura de Anastasio Somoza García, recuerda Rothschuh Villanueva. Luego surgió toda una generación que le siguió, describe en su libro.

Fragmentos de la memoria hace un recorrido por la historia de la Universidad desde Somoza García hasta los años noventa, y significa un “capítulo en la historia del estudiantado en la lucha de liberación nacional y obtención de la democracia”, ideas que hoy en día siguen teniendo repercusión en las nuevas generaciones, observa el escritor.

Además: Celebran a Bolaño reunido en dos volúmenes independientes de poesía y cuentos

Un un plantón en la entrada de la Universidad Centroaméricana (UCA), estudiantes levantan los puños y corean consignas contra el régimen de Ortega LA PRENSA/Archivo/Uriel Molina

Universidad «adormecida» en los ochenta por consignas del FSLN

En esta década el país fue sometido al autoritarismo de la Dirección Nacional del FSLN, y la universidad estuvo “adormecida y asumió el discurso del poder, en vez de formar el pensamiento crítico”, sostuvo el decano.

También señaló que el Consejo Nacional de la Educación Superior (CNES), en vez de corresponder al concepto de “universalidad” se convirtieron en un instituto especializado en cuestiones agrarias, de ingeniería y ciencias sociales, entre otras.

Le puede interesar:  Nueva serie de Fox plasmará a narcos como lo que son: asesinos, despiadados e incultos

—¿Pero qué ocurrió? —se pregunta el decano, para luego responder: Los estudiantes respondían a consignas.

Y recordó que en una ocasión tuvo que separar a fanáticos de la Juventud Sandinista “que estaban desde aquella época ¿te imaginás…? Golpeando a unos estudiantes que cuestionaban al Frente Sandinista”.

Estos choques ocurrieron en el Auditorio Neysi Ríos y aparece publicado en su libro. “Y aún se repiten hoy”, compara Rothschuh Villanueva.

Asimismo hace ver que las universidades públicas se volvieron a enclaustrar y no han permitido que llegue gente de la generación de la autonomía y forjadores de la universidad moderna en Nicaragua, como Alejandro Serrano Caldera y Luis Felipe Pérez, entre otros, lamentó ya que censuran la libertad de cátedra.

Durante las protestas estudiantes universitarios demandan respeto a la autonomía y al 6 por ciento,  y portan banderas de Nicaragua y de la UCA. LAPRENSA/Archivo/Jader Flores

Estudiantes, primeros en protestar

A partir del 2007 —que Ortega retornó al poder— todas estas universidades han respondido al pensamiento único, señala Rothschuh Villanueva.
“Dichosamente los universitarios respondieron a un pensamiento propio”, dice, a pesar que las universidades han dado la espalda a la realidad que ha vivido desde entonces el país.

—¿Quiénes fueron los primeros en protestar? Los estudiantes —responde.

—¿Y quiénes son los que han mantenido viva la autonomía a través de sus protestas? Los estudiantes —se contesta.
En este contexto de crisis los universitarios han desertado porque no están de acuerdo con ese “posicionamiento político e ideológico de sus autoridades”.

En anteriores años el rector Juan Bautista Arríen subía a la Loma de Tiscapa para indagar por los estudiantes detenidos.

Y es lo mismo que hacen ahora los rectores, el padre José Idiáquez de la UCA, Ernesto Medina Sandino, de la Universidad Americana (UAM), y Adrián Meza Soza (prologuista de este libro) destaca el escritor y promotor de la cátedra abierta del pensamiento crítico.

Una cátedra del “pensamiento crítico”

En esta lucha —resalta Rothschuh Villanueva— parte de los maestros también tuvieron un papel relevante en la lucha.

Señaló que desde la Facultad de Ciencias de la Comunicación y de la cátedra abierta les tocó romper con ese encierro que vivió y vive aún la universidad. Propuesta que ha estimulado el “pensamiento crítico”.

Además: Álvaro cuestiona identidad de las grandes narrativas latinas del siglo XX

Rothschuh Villanueva, quien también es decano de Comunicación, lamentó que en estos nuevos tiempos muchas universidades controladas por el orteguismo han cerrado sus puertas a personalidades de la vida política e intelectuales entre ellos a Sergio Ramírez Mercado (Premio Cervantes 2017), y al exrector y político Carlos Tünnermann Bernheim.

Estas acciones se convierten en medidas autoritarias que violentan “el papel formativo de las universidades”, el cual consiste en “aproximar a los estudiantes a la realidad que vive la sociedad”, apunta el escritor.

Por lo que ahora espera que la lectura de su libro Fragmentos de la memoria provoque una discusión que sirva al debate de un pensamiento crítico.

Además el libro recoge momentos de su vida como estudiante, docente y como escritor; asimismo trae un álbum de fotografías históricas de los personajes, entre ellos rectores, maestros, y documentos gráficos vinculados con esta memoria fragmentada.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: