Sobrevivientes del deslave del volcán Casita, en Chinandega, afirman que la tala de árboles influyó en la tragedia

A 20 años del mortal deslave del volcán Casita, en Chinandega, los sobrevivientes de la tragedia afirman que el despale de la zona fue un detonante de la tragedia

La Cruz Roja después de la avalancha de lodo que se desprendió de El Casita. LA PRENSA/ARCHIVO

Los sobrevivientes del deslave del volcán Casita, que sepultó a más de 2,500 personas en Chinandega y que fue provocado por las lluvias del huracán Mitch el 30 de octubre de 1998, recuerdan con dolor el trágico hecho y afirman que la tala de árboles en la zona puede ser una de las causas del alud.

“Ya no existen montañas y eso dio lugar al deslave, el despale sigue. Antes era oscuro de tantos árboles y ahora todo está destruido, ahora son parcelas para sembrar”, expresó el productor Pablo Pérez Garmendia, quien sobrevivió a dicha tragedia después de haber sido arrastrado junto a una niña, pero perdió a su familia durante el alud. “Es una cosa que no se puede olvidar”, indica.


El día que el volcán Casita sepultó a miles de nicaragüenses


Pablo Pérez, sobreviviente del desastre del Casita. LAPRENSA/S. Martínez

“Estamos aun buscando recuperarnos en esta vida con la pérdida de las familias, el haber convivido con muchas personas y en un momento hayan desaparecido”, manifestó Pérez tras concluir un encuentro con líderes de comarcas y caseríos de los municipios de Chinandega, Posoltega, Chichigalpa, El Viejo y Puerto Morazán.

Miedo a las lluvias

Los vecinos de las comunidades Tololar 1 y 2, El Tanque y Santa María, donde ahora vive la mayoría de los sobrevivientes, no duermen durante las lluvias, pendientes y temerosos por lo que pueda pasar en el cerro. “Las condiciones no son las mismas, en aquella ocasión es que se fraccionó el embalse arriba y se dejó venir con piedras y rocas. Eso se pasó llevando las casas”, mencionó un líder comunitario.

Sara Salinas, sobreviviente del Casita, sostiene que no visita el Parque Memorial, al contrario le causa tristeza por su esposo e hijo que perdió. LAPRENSA/S. Martínez

Lea más en: 19 años después del deslave del Casita, los sobrevivientes aún lloran al recordar la tragedia

Sara Salinas, de 73 años, quien vivía en el sector de Santo Domingo, ubicado en el municipio Tololar 1, manifestó que perdió a su esposo y a su hijo durante el deslave del volcán Casita. “Yo veo al lado del cerro y me parece cuando hay lluvias que puede desprenderse de nuevo, no me puedo dormir”, comentó la sobreviviente.

Salinas aseguró que fue un milagro que se salvara, pues la corriente de lodo la arrastró por casi cuatro kilómetros pero fue rescatada. Sin embargo, después del rescate, Salinas pasó sin caminar durante varios días.

Le puede interesar: El día que Bill Clinton llegó a Nicaragua tras la tragedia del Mitch 

Tres días después de la tragedia, a Salinas le comentaron que el resto de sus hijos estaban en un albergue, lo que la emocionó debido a que pensó que había perdido a toda su familia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: