Policía Orteguista persigue, captura y golpea a un joven en el municipio de Estelí

Evangelista Rivera González, madre del joven, intentó grabar con su teléfono la detención, pero uno de los uniformados se lo destruyó

Evangelista denunció el supuesto abuso violento de la policía en la detención sin aparente motivos de su hijo. LA PRENSA/ ROBERTO MORA

Jafet Enrique Lanuza Rivera, de 23 años, fue secuestrado el pasado viernes de forma violenta por agentes de la Policía Orteguista (PO) en su vivienda ubicada en el barrio Miguel Alonso, en el municipio de Estelí. El joven fue golpeado y mordido por los agentes y puesto en libertad hasta al día siguiente.

De acuerdo al relato de Evangelista Rivera González, madre del joven, su hijo regresaba de hacer un mandado en una pulpería y se quedó platicando con un amigo, pero de pronto varios policías perseguían a otros jóvenes, y al ver esa situación, Lanuza decidió irse hacia su casa.

La actitud de Lanuza no fue bien vista por tres agentes encapuchados, quienes lo siguieron hasta su vivienda. Al llegar, Lanuza explicó a los policías que ahí vivía, de inmediato salió su mamá y les confirmó que ese era su hijo. Sin embargo, los policías tomaron del suéter al joven y le golpearon la cabeza contra una pared de piedras canteras, luego le dieron golpes y patadas.

Graba con su celular y se lo quiebran

En medio de su impotencia por impedir que la policía siguiera golpeando a su hijo, Rivera intentó grabar con su teléfono la detención, pero uno de los uniformados se lo destruyó.

La señora, al ver que estaban golpeando a su hijo, gritó a su marido para que le llevara el teléfono y, cuando intentó grabar, uno de los policías se lo arrebató y lo tiró contra la pared. Posteriormente, otro de los policías hizo disparos en ráfaga al aire y los casquillos cayeron frente a la casa de su vecina.  

Lea más en: Policía Orteguista traslada a El Chipote a cinco jóvenes secuestrados en Estelí

Solo un policía no andaba con su rostro cubierto y dijo que andaba una lista de seis jóvenes a quienes pretendían detener, pero a pesar de que Lanuza no estaba en dicha lista, los agentes se lo llevaron para investigarlo.

La tarde del sábado, Lanuza fue liberado. El joven tenía su mano izquierda mordida por uno de los agentes. Según su mamá, desde el momento de su detención y hasta el momento que lo pusieron en libertad, no hubo ninguna explicación por parte de la Policía Orteguista.

Le puede interesar: Policía Orteguista disuelve marcha y secuestra a manifestantes en Estelí