Migración y policías orteguistas abusan en puesto migratorio de Peñas Blancas

Autoridades migratorias se limitaron a decir a funcionarios de la CPDH que esperaran

Los nicaragüenses que vienen de Costa Rica a Nicaragua y viceversa son sujetos de presión, revisión e interrogatorios de guardias de migración y policías orteguistas. LA PRENSA/ESQUIVEL

Durante 45 minutos permanecieron retenidos este martes sin ninguna explicación por parte de autoridades migratorias en el puesto fronterizo de Peñas Blancas  el secretario ejecutivo y el jefe de proyectos de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona y Denis Darce, respectivamente.

Ambos funcionarios se dirigen hacia San José, Costa Rica, donde permanecerán durante cinco días, con el propósito de realizar gestiones vinculados con los nicaragüenses refugiados en ese vecino país.

Darce confirmó a LA PRENSA que las autoridades de Migración no les ofrecieron ninguna explicación por las cuales no les autorizaban su salida del país.

«Solo decían esperen esperen y anduvieron allí dando vueltas se iban con los documentos para acá para allá y no respondían», afirmó Darce.

Junto a Carmona y Darce viajan otras dos funcionarias, a quienes los empleados de Migración autorizaron de inmediato su salida no obstante de previo las anotaron en una lista, «no sé si es que para la próxima salida ellas van a tener problemas», sostuvo Darce.

LEA: Nicaragüenses refugiados en Costa Rica pasan hambre y duermen en la calle

«Es parte de las arbitrariedades a las que estamos expuestos como defensores de derechos humanos que nos quieren obstaculizar siempre nuestro trabajo. Hasta donde nosotros sabemos no hemos cometido ningún delito, no hay ninguna orden judicial, no hay ninguna justificación para que nos retengan y nos impidan una salida normal. Para mi, es parte de las estrategias de obstaculizar y de intimidar nuestro trabajo como defensores de derechos humanos», aseguró Darce quien recordó que desde hace varios días ellos anunciaron públicamente esta visita.

El viernes pasado un equipo de LA PRENSA pudo comprobar la actuación arbitraria con que actúan las autoridades del régimen en ese puesto fronterizo, donde permiten que la Policía Orteguista registre de forma manual a cada uno de los pasajeros una vez que descienden del bus de la empresa de transporte en que se movilizan.

Esto lo realizan además de sus objetos personales como carteras y lo hacen antes de ser remitido a las instalaciones de Migración, a sabiendas que los objetos que porta todo pasajero deberá ser pasado por el escáner.

En ese lugar los funcionarios de Aduana también actúan de forma arbitraria al imponer impuestos por equipos electrónicos en uso, bajo el alegato que debieron ser declarados, pese a que una vez que el pasajero sale del país, no le hacen ninguna advertencia y aunque el país de ingreso, en este caso Costa Rica, establece la cantidad de  equipo  de uso personal que una persona puede llevar consigo.