Félix Alvarado camina sobre la seguridad: «Nunca han presionado a Petalcorin como lo haré»

El Gemelo tiene razón cuando afirma: “Nunca han presionado a Petalcorin como yo lo voy hacer”. Lo dice con una seguridad como si hubiera degustado todos los videos existentes de las peleas del filipino (si lo hizo)

Félix Alvarado peleará por título mundial el 29 de octubre en Manila, Filipnas, ante Randy Petalcorin. LAPRENSA/ROBERTO FONSECA

Ante la presión, la reacción natural suele ser diferente. No es lo mismo caminar en medio del sol que en el ojo de un huracán. Félix Alvarado siempre ha estado consciente de eso, también sabe que no tiene la técnica más depurada y el mejor caminar sobre el cuadrilátero, pero se puede convertir en un tornado sobre la tarima. Su base principal para conseguir el título el 29 de octubre ante Randy Petalcorin será la presión, esa que debería ser una obligación en retadores a título mundial y el nicaragüense parece haber entendido desde sus inicios en el boxeo.

Te puede interesar: Félix Alvarado en la boca del lobo, un juez filipino y el supervisor australiano

El Gemelo tiene razón cuando afirma: “Nunca han presionado a Petalcorin como yo lo voy hacer”. Lo dice con una seguridad como si hubiera degustado todos los videos existentes de las peleas del filipino (si lo hizo). “Sé que por decisión no ganaré, eso lo aprendí en Argentina, así que tengo tres palabras en mente: presionar, abrumar y noquear”, en eso se resume el enfoque del pinolero, muy relajado en su nuevo hotel, rodeado de un completo equipo de trabajo, mientras desayuna un par de huevos y se prepara para correr por las calles de Manila.

Lecciones aprendidas

Alvarado no es un jovencito que apenas conocerá el mundo. Tiene 29 años y ha perdido dos veces en sus 35 combates como profesional y, curiosamente, sus reveses han sido solo por título mundial. “Lo de Ioka cuando perdí en Japón ya lo superé. Tengo un equipo de trabajo mejor. Esos errores no pasarán, se aprendió la lección. Me resbalaba y no teníamos otros botines”, explicó Alvarado, además agregó: “Y en el caso de Reveco, cuando perdí en Argentina, me di cuenta muy tarde que para ganar solamente iba a ser por nocaut. Al percatarme y acelerar el paso, el combate se hizo viejo, pero aún así lo debí ganar y no sucedió por el robo”.

A Alvarado nunca lo habían atendido tan mal previo a una pelea en el exterior, pero la calma nunca la perdió. “Están haciendo lo imposible por robarme la pelea, pero no les daré ese gusto. Tengo la mentalidad y las condiciones para salir con la victoria. A Randy lo voy a bombardear arriba y abajo, todavía más fuerte que como lo hice con Sakkrerin. No quiero que me vean mal por decir eso, pero me siento seguro”, comentó.

Lea además: ¡Qué odisea! El largo viaje de Félix Alvarado para llegar a Filipinas

El pesaje de la pelea será el 28 de octubre. Alvarado piensa subir en 122 libras el día de la pelea, aunque sabe que debe cuidarse para marcar 118 libras la mañana del 29 de octubre, cuando la Federación Internacional de Boxeo (FIB) realice el último chequeo, el cual no permite que los pugilistas pesen 10 libras más del peso pactado. “Después de ese último pesaje comeré algo suave para no tener problemas y estar en 122 libras: rápido y fuerte”, concluyó un Gemelo con un semblante envidiable.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: