Zona de Strikes: Los Medias Rojas, una máquina que no se detiene

Medias Rojas vuelven a lucir en plan grande y tomar ventaja 2-0 en la Serie Mundial ante los Dodgers, quienes intentarán reaccionar ante su público

Edgard Rodríguez C.

En otra batalla con escaso margen de maniobra, repleta de drama y beisbol de alto nivel, los Medias Rojas de Boston volvieron a prevalecer sobre los Dodgers de Los Ángeles 4-2 y ahora están al frente 2-0 en la Serie Mundial.

Fue un partido muy bien gestionado por Boston. Sus bateadores fueron pacientes cuando debieron serlo y agresivos cuando se trataba de jalar el gatillo, mientras David Price respondía a las expectativas desde el montículo.

Una vez más, los Medias Rojas volvieron a mostrar sus múltiples virtudes para imponerse. En esta ocasión se apoyaron en una defensa eficiente, bateo oportuno y picheo preciso para vencer.

A simple vista resalta el hit empujador de dos carreras J. D. Martínez que situó en ventaja a Boston en el quinto inning, pero para llegar a ese momento, fueron claves dos turnos de calidad de Andrew Benintendi y Steve Pearce.

Benintendi y Pearce fueron a batear con dos outs y no solo obligaron a los lanzadores Hyun Jin Ryu y Ryan Madson respectivamente a trabajar con conteos profundos, sino que ambos negociaron boletos y Martínez vino al bate.

Y Martínez hizo luego lo que ha hecho mejor que nadie en esta campaña: empujar carreras. Su cañonazo en el momento cumbre del juego, resultó el golpe decisivo contra los Dodgers en un duelo de pocas opciones.

Tras ese sencillo de J. D., nada pudieron hacer los Dodgers ante un bullpen de Boston, que repentinamente se volvió intocable, sobre todo antes de llegar a Craig Kimbrel, que era donde flaqueaba, pero ahora no dio libertades.

Y todo ese esfuerzo, que tuvo como base a Price, respondiendo con un trabajo de calidad (6in, 3h, 2cl, 5k) se le sumó la buena defensa que lo sostuvo en todo momento y lo sacó de múltiples apuros a lo largo de su jornada.

La mejor acción defensiva de la noche la hizo el mismo Benintendi, quien dio un salto de baletista y atrapó línea de Brian Dozier, que amenazaba con ir a impactar en el Monstruo Verde en el quinto episodio.

También vimos a Rafaél Devers resolviendo batazos incómodos hacia el frente y lo mismo a Xander Bogaerts en el short, sin olvidar a Jackie Bradley Jr. , quien sigue siendo una garantía en el bosque central.

De nuevo, los Medias Rojas han lucido como una máquina perfectamente aceitada. El equipo diseñado con esmero para ganar, no deja de derrotar oponentes y se ha colocado a solo dos triunfos de capturar la gloria.

Dieciséis de los últimos 17 equipo que se han ido arriba 2-0, se han llevado la Serie Mundial. Así que todo pareciera escrito en este clásico de otoño, pero en beisbol siempre es mejor esperar, a pesar que Boston está imparable.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: