Contadores públicos inquietos por obligación con la Unidad de Análisis Financiero (UAF)

De todas las profesiones en Nicaragua, solo los contadores públicos están obligados a registrarse ante la UAF para combatir las actividades ilícitas

contadores, Nicaragua

Hasta 2016 el Colegio de Contadores Públicos de Nicaragua tenía más de cuatro mil colegiados, pero en las universidades habían más de 18 mil aspirantes a la profesión. LAPRENSA/ARCHIVO

De todas las profesiones en Nicaragua, solo los contadores públicos están obligados a registrarse ante la Unidad de Análisis Financiero (UAF) para combatir las actividades ilícitas, situación que ha despertado en el gremio preocupación porque temen violar el secreto profesional.

La incorporación de los contadores en la lista de sujetos obligados ante la Unidad de Análisis Financieros (UAF) tomó por sorpresa al sector, que desde el seno del Colegio de Contadores Públicos de Nicaragua ha provocado rechazo entre algunos profesionales.

LA PRENSA intentó conocer la versión del Colegio, pero no respondieron a las reiteradas llamadas a Douglas España, director ejecutivo ni el celular del presidente José Luis Herrera.

Lea además:Potestades de la UAF incrementan el “clima de inseguridad jurídica” en Nicaragua, afirman cámaras empresariales

¿Pero quiénes deben registrarse? ¿Cómo deben hacer ese proceso? ¿Están sujetos los contadores al plazo de seis meses que establece el reglamento de la ley para registrarse ante la UAF?

Según una explicación técnica difundida por el Colegio de Contadores Públicos de Nicaragua, los Contadores Públicos Autorizados (CPA) son los que están sujetos al cumplimiento de la Ley contra el lavado de activos, el financiamiento al terrorismo y el financiamiento a la proliferación de armas de destrucción masiva.

A diferencia de otros sujetos obligados, los contadores se deberán inscribir a la UAF a través de un órgano que deberá crear el Colegio de Contadores Públicos, que pidió a las autoridades competentes un plazo de un año para crear ese órgano que recibirá los reportes de operaciones sospechosas que elaborarán los contadores para transferirlo a la UAF.

Hasta ahora la UAF solo le dio al Colegio seis meses para crear el órgano, aunque el gremio insistirá en el año.

Los reportes de operaciones sospechosas deben elaborar los contadores deben surgir cuando vean movimientos inusuales en actividades relacionadas con la compra y venta de bienes inmobiliarios, administración de dinero, valores y otros del cliente, administración de cuentas bancarias, de ahorros o valores, organización de contribuciones para la creación, operación o administración de empresas, la creación, operación o administración de personas jurídicas u otras estructuras jurídicas y compra y venta de entidades comerciales.

Puede leer: Denis Membreño, director de la UAF, dice que las críticas a esta entidad son por “razones políticas”

Incertidumbre en el gremio

Esta situación ha generado mucha incertidumbre entre los profesionales, según conoció LA PRENSA, de fuente de colegio de contadores, que se preguntan ¿qué negoció el Colegio con la UAF previo a la incorporación de los profesionales a la lista de sujetos obligados?

“Recientemente nos hemos enterado que la inclusión de los contadores en esta Ley fue manejada silenciosamente entre la UAF y la Junta Directiva del Colegio de Contadores Públicos de Nicaragua. La opinión de la membrecía sobre lo apropiado o conveniente de estar incluida en esta Ley nunca fue considerada para este fin. Fue sorpresa para los CPA verse incluidos en una Ley en un momento coyuntural muy difícil en el país”, dijo un contador, quien pidió fuera omitido su nombre.

También: Ortega nombra a un militar y un policía al frente de la UAF

El profesional contable señaló que solo se les mencionó un acuerdo de capacitación con la UAF, pero nunca lo toral del asunto, que era incorporarlos en la lista de sujetos obligados.

Dudas sobre sanciones

Lo que más preocupa al gremio es que la ley no deja claro que pasará si el contador se rehúsa a cumplir con el reglamento de la UAF, “pero es más que obvio que se corre el riesgo de perder la licencia de CPA”, es decir que podrían ser inhibidos de ejercer su profesión si se niegan a colaborar.

A criterio de varios profesionales agremiados al Colegio este debe llamar a la membrecía de Contadores Públicos Autorizados y explicar qué es lo que se ha negociado con la UAF y cuál es la opinión de la mayoría.

“De igual manera debe dejar claro cuáles son las bases legales en que descansan las opiniones vertidas en comunicados no muy claros. Finalmente, el Colegio es miembro de la Conapro, esta a su vez es miembro del Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada) y esta organización ha protestado por la Ley, sin embargo no se conoce si la Junta Directiva del Colegio en representación de todos los profesionales se han acogido a este rechazo”, dijo el contador.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: