Monseñor Silvio Báez, el obispo que incomoda a Ortega

El dictador no lo ve como alguien idóneo para ser mediador en el Diálogo. Lo descalificó directamente en entrevistas con medios internacionales

Silvio Báez, Nicaragua

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua, celebrando la eucaristía. LA PRENSA/ ARCHIVO

La campaña del régimen de Daniel Ortega contra el obispo auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez, que se intensificó este martes con acusaciones de golpista y asesino de parte de un hijo del gobernante, fue allanada al más alto nivel desde agosto pasado.

El dictador Daniel Ortega desacreditó entonces el papel de mediador de monseñor Báez en la crisis nacional. Lo hizo en dos entrevistas con periodistas internacionales, las cuales dio con motivo de la crisis que vive el país desde el 18 de abril, en la que han muerto entre 322 y 528 personas producto de la represión.

Lea además: Orteguismo pide exilio o juicio contra Monseñor Silvio Báez, a quien acusan de asesino y golpista

Al bloguero Max Blumenthal, un simpatizante de la izquierda internacional extremadamente complaciente con Ortega en su conversación, el dictador le declaró que Báez es el que más ha roto su papel de mediador y le narró que, durante el diálogo, usaba su teléfono para mandar mensajes a través de Twitter a favor de la oposición.

“Reconozco que el cardenal (Leopoldo) Brenes siempre ha sido muy cuidadoso en sus declaraciones, igual que otros obispos, pero han habido dos o tres obispos que han roto con su papel de mediadores, porque desde el día que se instaló el diálogo, ahí estando en el diálogo uno de los obispos, tomando la palabra, dándole todo el respaldo a la oposición. Entonces, ese obispo en ese momento estaba restándole autoridad a la Conferencia Episcopal. Y otro obispo desde ahí mismo, chateando, ocupando el teléfono para mandar mensajes, tuiteando, a favor de la oposición y en contra del Gobierno. Entonces ya eran dos obispos, en ese momento, que estaban dañando la credibilidad de la Conferencia Episcopal como instrumento de mediación. Y nadie les llamaba la atención a ellos, nadie les decía: ‘No puede ser así’. Entonces, yo diría que sufrió un desgaste la autoridad de la Conferencia Episcopal por la actitud de algunos obispos”, dijo Ortega.

Puede leer: Daniel Ortega quiere fuera del diálogo a Silvio Báez

“Él (Silvio Báez) es el más bueno para andar en eso. El día que estábamos inaugurando, instalando el diálogo, él era el que estaba lanzando ataques. Entonces, ¡no puede ser mediador!”, dijo Ortega descalificando a monseñor. Sin embargo, en realidad el tirano nunca mostró verdadera voluntad para abordar el tema de la democratización y la justicia a favor de las víctimas de la masacre que promovió.

Báez es un religioso carmelita que ha sufrido en carne propia la represión del Gobierno cuando fue a Diriamba el 9 de julio pasado y fue agredido por turbas orteguistas, junto al nuncio monseñor Waldemar Somertag, el cardenal Leopoldo Brenes, monseñor Miguel Mántica y el sacerdote Edwin Román. Según su biografía, publicada en la web de la Curia de Managua, Báez fue ordenado sacerdote el 15 de enero de 1985. Entre 2006 y 2009 fue el vicepresidente de la Pontificia Facultad de Teología de los Padres Carmelitas en Roma, donde fue profesor de Sagrada Escritura.

El pensamiento cívico del carmelita

Desde que fue nombrado obispo auxiliar en 2009, monseñor Silvio Báez ha expresado sus puntos de vista a favor del respeto a la institucionalidad y los derechos humanos.

Lea también: Nicaragüenses realizan protesta en la catedral tras misa por la liberación de presos políticos

En su más reciente mensaje, el domingo, Báez llamó a cultivar la memoria histórica para erradicar el caudillismo. En otros momentos, también se ha pronunciado a favor del respeto institucional en el país, ha acogido a las víctimas de la represión de Ocupa INSS en 2013 y también se ha pronunciado crítico contra la indolencia ciudadana frente a los problemas sociales y el abuso de poder.

En otra entrevista con la periodista Carolina Chimoy, corresponsal de Deutsche Welle, Ortega dijo que “hay obispos que están comprometidos con el golpismo” al referirse a Báez.

“Aquí todos sabemos en Nicaragua sobre la coherencia moral del obispo Silvio Báez. Es un pastor que lucha por los derechos humanos”, dijo este martes el analista Carlos Tünnermann.

“En Nicaragua hay gente que vende su conciencia y sus principios por dinero. Se han puesto precio. Son cómplices de las desigualdades económicas, la injusticia social y la brutal represión. ¡No le pongamos precio a nuestra conciencia!”
Silvio Báez, obispo, de su homilía del 14 de octubre pasado.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: