Consejo Supremo Electoral se embolsa dinero por cédulas y no rinde cuentas

En los últimos siete años los nicaragüenses le han entregado al CSE unos 26.31 millones de dólares por la reposición y renovación de la cédula

Cédula de identidad de Nicaragua.

Cédula de identidad de Nicaragua.

La emisión de las cédulas de identidad ha resultado un gran negocio para el Consejo Supremo Electoral (CSE), ya que en los últimos siete años los nicaragüenses le han entregado unos 26.31 millones de dólares por la reposición y renovación del documento, cuyo destino se desconoce según estimaciones del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).

Lea además: Consejo Supremo Electoral con fondo oscuro para cédulas

Eso a pesar que del Presupuesto General de la República han salido millones, que permitirían que el documento sea gratis para todos.

En 2010 el CSE impuso un cobro de trescientos córdobas por renovar y reponer la cédula de identidad cuando se empezó a fabricar el documento en formato electrónico, con una donación de España. Pero de ese dinero recaudado por el cobro de las cédulas las autoridades no dan cuentas, pues no aparece reportado en los informes del Presupuesto General de la República.

Para Leonardo Labarca, economista del Ieepp y la expresidenta del CSE, Rosa Marina Zelaya, no se justifica que los ciudadanos paguen por sus cédulas cuando al CSE se le asignan anualmente millonarias partidas del Presupuesto General de la República para fabricar los documentos, que pueden ser entregados sin costo.

Puede leer: FSLN rechaza propuesta de cédulas gratis en medio de espectáculo en el Legislativo

Según el cálculo del Ieepp realizado sobre cuánto estaría percibiendo el CSE anualmente por el cobro de estos servicios (reposición y renovación de cédulas), a partir de las metas reportadas se estima que entre 2011 y 2017 se debieron percibir unos 673.77 millones de córdobas, equivalentes a 26.31 millones de dólares.

Para Labarca, la política de identificación ciudadana “pareciera un servicio privado”, debido a que “los ingresos que percibe el CSE por el servicio de renovación o reposición de cédulas no se hace público; es decir, se manejan de manera discrecional, o no hay documentos públicos que mencionen hacia dónde va ese dinero”.

“En teoría estos ingresos deberían de ser catalogados como Rentas con Destino Específico, sin embargo entre 2011 y 2018 en los documentos presupuestarios no aparecía un ingreso de este tipo”, refirió Labarca.

Elevado costo

La Ley de Identificación Ciudadana establece que los nicaragüenses al cumplir los 16 años de edad tienen derecho a su cédula de identidad, trámite que es gratuito la primera vez que se solicita. Sin embargo, la ley dejó a discrecionalidad de los magistrados cobrar un arancel cuando la cédula debe ser renovada.

También: Excesivo gasto en programa de cedulación en el CSE

Según cálculos del economista del Ieepp, con datos de las asignaciones presupuestarias al Consejo Electoral, entre 2011 al 2019 el valor de producción de las cédulas fue variable, aunque en la mayoría de los años lo entregado al CSE vía presupuesto fue inferior a los trescientos córdobas que se le cobra a los ciudadanos por reponer este documento.

Solo en 2014, 2016 y 2018 lo presupuestado para el CSE ha sido mayor a lo cobrado a los ciudadanos por reposición o renovación (ver infografía).

En el presupuesto del programa de cedulación de 2018 el CSE solo estimó emitir cédulas nuevas (127,497) para lo cual se le asignó 147.6 millones de córdobas. Significó un costo promedio de 1,157 córdobas para elaborar la cédula de identidad.

“Según algunos conocedores en el tema, el costo de fabricación de estas cédulas no cuesta más de cien córdobas”, afirmó Labarca.

A manera de comparación, para obtener la licencia de conducir el ciudadano no paga más de 200 córdobas, cuando es de superior calidad y conducir es un privilegio, no un derecho como sí lo es la cédula de identidad.

Ha recibido millones

La expresidenta del CSE, Rosa Marina Zelaya, cuestionó el secretismo con que se maneja esa institución “cuando por ley están obligados, como funcionarios públicos, a rendir cuentas de cómo usan los impuestos de los nicaragüenses”.
Zelaya dijo que el cobro de los trescientos córdobas por renovar la cédula “debería suspenderse”, pues recordó que adicional al presupuesto, al CSE se le ha dado recursos de la cooperación que permitió modernizar el sistema de cedulación.

España en 2005 donó 5.8 millones de euros para la modernización, que incluyó la compra de equipos, entre ellos una máquina para elaborar los documentos de identidad. Adicionalmente en 2010 el Ministerio de Hacienda le pagó al CSE una deuda por 37 millones de córdobas que adquirió con los bancos supuestamente para seguir modernizando el programa.

Y en 2016 el Gobierno le dio otros 95.98 millones de córdobas, que en ese entonces Hacienda justificó que eran para pagar la reparación de la máquina para fabricar las cédulas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: