La economía no es prioridad de Ortega

Aunque Ortega quisiera resolver la crisis económica no lo podría hacer. Todo lo que haga en este campo solo servirá para agravar la crisis y llevar al país a una situación miserable

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

La recuperación de la economía nacional no es importante para Daniel Ortega, a pesar de la grave crisis económica que está sufriendo el país.

La crisis es de grandes proporciones, particularmente en sectores que en los últimos años venían siendo muy dinámicos y pilares del crecimiento económico, como el turismo, la construcción y el sistema financiero.

Según cifras oficiales, en el sistema financiero ha habido una fuga de depósitos de 1,260.4 millones de dólares desde marzo hasta ahora, una reducción del 23 por ciento. El propio gobierno ha agravado la fuga de divisas con medidas que provocan incertidumbre en vez de tranquilizar a los agentes económicos. Es el caso, por ejemplo, de dar a la Unidad de Análisis Financiero (UAF) poder para obtener toda clase de información privada de las personas, incluso violando el sigilo bancario.

También hay que mencionar la disposición para obligar a los bancos a informar de previo y por escrito los motivos de cada compra de dólares. Esto es una forma de control de cambio que tendrá graves consecuencias negativas para el Sistema Financiero y por consiguiente para toda la economía nacional.

Otras medidas turbias y torpes del régimen son clandestinizar el Registro Público de la Propiedad y otorgar al organismo del Estado para las exportaciones e importaciones, la facultad de competir deslealmente con el sector privado. Y en lo social, más de 300 mil puestos de trabajo se han perdido y se ha reducido masivamente la afiliación al Seguro Social, que ya estaba en situación de cuidados intensivos a causa del saqueo orteguista.

Es evidente que la prioridad de Ortega no es la economía, sino la represión para retener el poder. La economía es algo secundario para él. Pero además, aunque Ortega quisiera resolver la crisis económica no lo podría hacer. Todo lo que haga en este campo solo servirá para agravar la crisis y llevar al país a una situación miserable, como la de Venezuela. Su idea de recuperación prescindiendo de la empresa privada y la inversión capitalista de gran calado —la única que genera crecimiento, desarrollo y prosperidad—, es un disparate populista que solo aumentará la precariedad económica y la pobreza.

El economista Alejandro Aráuz dijo ayer en LA PRENSA que la crisis de la economía en Nicaragua no es causada por factores económicos internos o externos. Viene de una crisis política “y por tanto la solución no es económica sino política e institucional”.

Así es, sin duda. Para resolver la crisis económica es indispensable un acuerdo político que permita adelantar las elecciones y que estas sean auténticas y supervigiladas internacionalmente. Estamos seguros de que apenas se anunciara tal acuerdo, los agentes económicos comenzarían a respirar con tranquilidad y la economía nacional a recuperarse.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: