Crisis causa iliquidez a empresa de factoraje en Nicaragua

Ejecutivos de Credifactor se reunieron con 170 de sus inversionistas, a los que les propusieron un plan de pago de sus inversiones, de acuerdo al vencimiento de sus títulos y de la recuperación de sus recursos

La crisis ha provocado en Nicaragua la fuga de la banca nacional de más de 1,260 millones de dólares entre abril y septiembre de este año, lo que refleja la incertidumbre que golpea al sector financiero. LAPRENSA/ARCHIVO

Debido a los problemas de liquidez que enfrenta la empresa Credifactor a consecuencia de la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde hace 193 días, la Superintendencia de Banco y Otras Instituciones Financieras (Siboif) le revocó autorización para emitir títulos en el mercado bursátil, por lo que de inmediato la Bolsa de Valores de Nicaragua (BVN) anunció la suspensión de la negociación de todos los valores emitidos por dicha empresa.

La información fue divulgada este viernes por la tarde en el sitio web de la BVN, pero por la mañana ejecutivos de Credifactor se reunieron en un hotel capitalino con una parte de cerca de 170 de sus inversionistas a los que les propusieron un plan de pago de sus inversiones, de acuerdo al vencimiento de sus títulos y de la recuperación de sus recursos.

Al concluir dicho encuentro, Mauricio Pierson Stadthagen, presidente ejecutivo de Credifactor explicó LA PRENSA que debido a la incertidumbre generada por la crisis sociopolítica, así como los ahorrantes están retirando los depósitos de los bancos, los tenedores de los instrumentos bursátiles, al vencimiento del plazo están solicitando la devolución de su dinero.

Lea además: El capricho de Daniel Ortega por mantenerse en el poder hunde la economía de Nicaragua

En 2005 Credifactor había sido autorizada por la Siboif para emitir valores. Gradualmente dichas emisiones fueron creciendo hasta alcanzar ocho millones de dólares este año, de los cuales se colocaron 7.4 millones de dólares que son utilizados para financiar a unas cuatrocientas empresas a las que atienden con otros servicios.

Credifactor, además de obtener liquidez a través del mercado bursátil que luego utiliza para reinviertir, ofrece servicios a empresas de factoraje o leasing (arrendamiento financiero), las que debido a la crisis están teniendo dificultades para retornar esas colocaciones.

“El país está en problemas y eso está afectando a las empresas y esas empresas son clientes de nosotros porque nosotros trabajamos financiando a las empresas con sus facturas, a algunas les damos préstamos y en otros casos hacemos leasing (arrendamiento financiero) un producto que estábamos iniciando hace más o menos año y medio”, dijo Mauricio Pierson Stadthagen, presidente ejecutivo de Credifactor.

Según una carta enviada a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Credifactor informó que hasta la fecha han pagado en tiempo y forma a los inversionistas, que incluye a instituciones financieras del país, cuatro millones de dólares del total de lo que había emitido desde que está en Bolsa.

Puede leer: Títulos de Inversión del Banco de Nicaragua no despiertan interés

Dicha devolución junto al retraso en la recuperación de los desembolsos que han realizado a sus clientes que atienden con otros servicios, provocó que al cierre de agosto la empresa registrara la pérdida de 3.8 millones de córdobas “por el deterioro de cierta cartera tanto de principal como de intereses adelantados, adelantándonos a un riesgo de recuperabilidad”, según la misiva enviada a la Siboif el 19 de octubre de este año.

“Lo que tenemos aquí es un mercado con inversionistas retirando su dinero, pero los fondos que nosotros colocamos los estamos recuperando más lento y entonces nos encontramos en un impase para llenar ese espacio vacío que está quedando en el traslape, hasta que llegó un momento en el que siguen llegando los pagos pero que no van de acuerdo al pago que estamos haciendo a los clientes al vencimiento de sus títulos”, explica Pierson.

Pese a este “impase”, la empresa confía en seguir recibiendo financiamiento de la banca local y de organizaciones internacionales que financian a empresas de su tipo. Esto junto a la recuperación de los recursos que tienen distribuidos entre cerca de cuatrocientas empresas a las que financian, garantizarán el cumplimiento de sus obligaciones financieras, tanto con sus inversionistas como con sus financiadores.

“Muchos inversionistas han comprendido la situación que se está viviendo en el país y hay mucha confianza en nosotros que llevamos 18 años en el mercado y siempre hemos sido muy transparente…nosotros seguimos trabajando y recibiendo líneas nuevas de bancos y de organismos internacionales y estos serán los fondos que vendrán a reemplazar los recursos en la medidas que vayamos entregándolos a nuestros inversionistas”, explicó Pierson.

También: Nuevos bonos orteguistas recuerdan la pesadilla de los Cenis en Nicaragua

No obstante, en una comunicación enviada a los clientes y que está colgada también en el sitio web de la BVN se explica que producto de la crisis también se han reducido las líneas de financiamiento. “La disminución en las recuperaciones, en donde nuestros clientes se han visto también afectados por la falta de liquidez, disminuciones de líneas que teníamos aprobados por la banca nacional; y a la vez por la postergación de líneas internacionales que estaban encaminadas al apoyo de la pequeña empresa en Nicaragua y a la industria de factoraje” provocó que Fitch Centroamérica le rebajara la calificación, admitió Credifactor en el comunicado a la Siboif.

Crece la mora

Como consecuencia de la crisis que enfrenta el país desde hace 193 días, muchas empresas han caído en ilíquidez, impidiendo que ellas cumplan sus obligaciones crediticias.

Cerca de cuatrocientas empresas que son financiadas a través de préstamos, factoraje y leasing (arrendamiento financiero) por Credifactor pese a seguir realizando esfuerzos para cumplir con sus pagos para seguir recibiendo financiamiento, debido a la crisis la mora de la empresa de factoraje pasó den entre 2 y 3 por ciento a 17 por ciento.

“Es una mora que todavía es manejable, pero estos retrasos en los pagos son producto de la situación, entonces tenemos que alargar los plazos y suavizar las condiciones para darles el respiro que requieren para seguir trabajando porque lo que nos interesa es que los clientes nos paguen, recuperar nuestros fondos”, explica Mauricio Pierson Stadthagen, presidente ejecutivo de Credifactor.

Según Pierson, las empresas del sector comercial son las más afectadas por la crisis.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: