Desalojan negocio en el Mercado Oriental de la presa política Irlanda Jerez

La policía rompió los candados y quebró algunos vidrios para entrar en ambos negocios, ubicados en un mismo edificio en el Mercado Oriental

La Policía Orteguista rompió los candados para entrar en los negocios que fueron desalojados el pasado fin de semana. U.MOLINA

El reloj marcaba las 6:20 de la mañana cuando el juez ejecutor Oscar Danilo Manzanares llegó ayer sábado con la Policía Orteguista (PO) a desalojar una tienda de Irlanda Jerez, actual presa política, y otro negocio de Richard Talavera —expareja de Jerez— en el mercado Oriental, violando así el procedimiento legal.

La policía rompió los candados y quebró algunos vidrios para entrar en ambos negocios, ubicados en un mismo edificio, luego un grupo de personas que fueron llevadas por el juez ejecutor comenzó a tirar a la calle la mercadería de ambos comerciantes. Por eso, inicialmente se creyó que se trataba de un saqueo.

Ambos negocios desalojados se encuentran en un edificio de dos pisos, en el mercado Oriental. Al lugar se presentó el abogado Roberto José Cruz, en representación de la nueva propietaria —a quien no quiso identificar—, y explicó que todo el edificio estaba registrado a nombre de Richard Talavera, por lo que al haber una orden de desalojo en contra de Talavera hubo que desocupar los dos negocios que estaban en el inmueble.

Le puede interesar: Policía Orteguista desaloja el tramo en el Mercado Oriental de la presa política Irlanda Jerez

Fue hasta que finalizó el desalojo, pasado el mediodía, que el juez ejecutor mostró la orden judicial que dice: “de conformidad con el mandamiento librado por el Juzgado Sexto Distrito Civil de la circunscripción Managua… láncese por medio de la fuerza pública al señor Richard Antonio Talavera Orozco, de la posesión del bien inmueble ubicado… hágase extensivo dicho lanzamiento en contra de todo aquel que esté poseyendo en nombre y por cuenta de la ejecutada”.

LA PRENSA/Uriel Molina

El desalojo “es por un juicio que se ganó desde el año 2015, es en contra de Richard Talavera y cualquier persona que se haya encontrado en el lugar. Las dos tiendas son un solo registro que hay en el Registro de la Propiedad. Hubo un litigio (por esa propiedad), ya hay una sentencia firme y ya ellos están claros”, expresó Cruz.
Mientras tanto, el abogado del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos, Braulio Abarca, explicó que previo al desalojo se debió notificar a las partes y que “en teoría” el juez ejecutor no debe llegar en fin de semana y fuera del horario laboral.

LA PRENSA/Uriel Molina

“Se debe hacer un proceso específico, notificar en primer lugar, se deben hacer incluso tres notificaciones”, aseveró Abarca.
Daniel Esquivel, actual pareja de Jerez, manifestó que cuando fueron alertados de lo que estaba pasando se trasladó hacia el lugar. Ahí la PO les dijo que había una orden de desalojo en contra de Talavera.

Lea además: CSJ asegura que detención de comerciante Irlanda Jerez fue por un caso de 2016.

“Vino la Policía, violentó los candados junto con un juez ejecutor —quien no tiene que trabajar el fin de semana— y estaban sacando las cosas de la tienda. Hay una orden de desalojo a la tienda contigua, del señor Richard Talavera, exesposo de Irlanda Jerez, pero son dos propiedades diferentes”, aclaró Esquivel.

Una de las hijas de Jerez dijo en las redes sociales: “Qué duro golpe este más para mi guerrera ahí en la prisión. Diosito le dará aún más fuerzas, todo lo que por más de diez años le ha costado sudor y esfuerzo se le ha arrebatado. ¿Hasta cuándo más injusticias?”.

Una presa política

Irlanda Jerez es odontóloga y hasta hace tres meses se dedicaba al comercio en el mercado Oriental, desde entonces se encuentra en la cárcel de mujeres La Esperanza, en Tipitapa, pagando una pena supuestamente por los delitos de usurpación de dominio privado, fraude por simulación, estelionato y falsedad ideológica.

Lea también Comerciante Irlanda Jerez es “presa política”, según sus familiares

A pesar de que hay una sentencia en contra de Irlanda, su familia asegura que ella está presa por participar en las marchas contra el régimen gobernante. El negocio de Jerez que fue clausurado era de venta de ropa y podría tener entre tres y cuatro millones de córdobas en inventario.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: