Escuela dejó de ser segura para la niñez nicaragüense

A solo un mes del fin del ciclo lectivo 2018, el próximo 29 de noviembre, el director del Foro de Educación y Desarrollo Humano (FEDH), Jorge Mendoza, advirtió que en este año escolar el Ministerio de Educación (Mined) perdió más que días lectivos

El Ministerio de Educación procuró no suspender clases, aún en los peores días de la represión gubernamental; no obstante, algunos padres de familia optaron por no enviar a sus hijos a clases. LA PRENSA/ARCHIVO

A solo un mes del fin del ciclo lectivo 2018, el próximo 29 de noviembre, el director del Foro de Educación y Desarrollo Humano (FEDH), Jorge Mendoza, advirtió que en este año escolar el Ministerio de Educación (Mined) perdió más que días lectivos, ya que debido a la crisis sociopolítica que atraviesa el país, la escuela ha dejado de ser un lugar seguro para los estudiantes.

“No solo se perdió en términos numéricos o matemáticos, la mayor pérdida es la falta de confianza de las familias en las escuelas (públicas), la falta de confianza de los estudiantes, la escuela ha dejado de ser un lugar seguro”, explicó el especialista en Educación. Además muchos padres de familia están en contra del adoctrinamiento político en los colegios públicos.

Por otro lado, una gran cantidad de contenidos no se podrán desarrollar en las aulas de clases, debido a que este año es cuando más días lectivos se perdieron y el Mined no ha ejecutado ningún plan que ayude a recuperar las lecciones que no pudieron desarrollar.

Lea: Presupuesto del Ministerio de Educación solo da para reponer a maestros despedidos

“Si nosotros hacemos una valoración del año escolar, vuelven a estar —con mayor profundidad— las preocupaciones sobre la calidad… Este año sin duda alguna la pérdida y la irregularidad en la asistencia y en el desarrollo de las actividades nadie lo puede negar, pero no solamente nadie lo puede negar, sino que además no se implementaron planes remediales para poder compensar el desarrollo de las actividades”, agregó el especialista.

Mendoza, quien también es vocero de la Coordinadora de la Niñez (Codeni), explicó que la crisis sociopolítica ha causado grandes traumas en la niñez nicaragüense, situación que se agrava con los despidos de maestros, pues hace más difícil el proceso de aprendizaje.

“En Codeni hemos platicado con estudiantes que después del acontecimiento aquel en que marcaron a un adolescente con las letras del FSLN, los chavalos se horrorizan, se espantan cuando ven una patrulla policial o una camioneta que lleva gente atrás, para ellos eso es una señal de peligro”, añadió el especialista.

Lea también: Calidad educativa sigue siendo una materia pendiente

Por su parte, el exministro de Educación Humberto Belli consideró que las pérdidas en el sistema educativo “son terribles”, pero estimó que la juventud nicaragüense ha dado grandes lecciones de patriotismo en los últimos meses.
“Ha habido unas enseñanzas en la calle de mucho patriotismo y civismo, es un tiempo perdido pero ganamos algo. Aunque, ojalá los estudiantes puedan recuperar las clases”, confió Belli.

Deterioro de la educación

El Foro de Educación y Desarrollo Humano denunció recientemente, en un informe dirigido al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el deterioro del derecho humano a la educación y la falta de voluntad política y administrativa del Estado de Nicaragua para mejorar “el goce y disfrute de este derecho”.

Le puede interesar: Educación y Salud no son prioridades en Nicaragua

A esto se suman las violaciones a los derechos humanos de estudiantes universitarios, quienes han sido brutalmente reprimidos por el régimen gobernante desde hace seis meses, también la violación a la Constitución Política de Nicaragua y a la autonomía universitaria, destacó el Foro de Educación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: