Los cinco «goles» que le metieron a Félix Alvarado en Filipinas… El rival no marcó la categoría

Siempre se escuchan historias que parecen mentiras en el boxeo sobre el favoritismo y facilidades que tienen los peleadores locales y lo imposible que le hacen la vida al contrincante

Félix Alvarado y su equipo de trabajo. LAPRENSA/ CORTESÍA

Siempre se escuchan historias que parecen mentiras en el boxeo sobre el favoritismo y facilidades que tienen los peleadores locales y lo imposible que le hacen la vida al contrincante que llega a disputar título al lugar del evento, siendo «el extranjero» el que tiene que saltar barreras para sobreponerse.

Lea: Félix Alvarado: “el primer asalto fue el más feo”

Wilmer Hernández, parte de la esquina de Félix Alvarado, relata los cinco «goles» que le metieron al equipo del Gemelo en Filipinas, todo para que no se coronara y que Petalcorin tuviera el camino libre para quedarse con el cetro de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) de las 108 libras.

1. El vuelo de 66 horas de Managua a Manila
Ahora que lo ve en frío, Wilmer Hernández lo relata como una tortura. Viajar de Managua a Costa Rica, luego a Panamá, posteriormente zarpar a Holanda, seguir a China Taiwán y concluir en Manila fue una travesía que tardó más de dos días. Félix Alvarado se marchó en la categoría para evitar sorpresas. Como los promotores del evento son los encargados de los boletos, el equipo de Alvarado no tuvo otra opción que resignarse y saltar la adversidad.

2. El hotel con cara de chiquero
Al llegar a Manilas, tras el viaje agotador, Félix Alvarado se dirigió al hotel que los promotores del evento le habían reservado. «Nosotros no somos de lujos ni nada, pero eso estaba peligroso. Ni siquiera Motel se le puede llamar a eso. Hasta habían mosquitos que podían enfermar a Alvarado», señaló Hernández. No obstante, se solucionó el día siguiente cuando William Ramírez, manejador de Alvarado pagó un hotel aparte con todas las condiciones.

3. Petalcorin no marcó la categoría
Aunque la Federación Internacional de Boxeo (FIB) marcó a Randy Petalcorin con un peso de 108 libras en la ceremonia del pesaje, Wilmer Hernández y Pablo Osuna afirman que el filipino marcó 109 libras. «Nosotros estábamos cerca vigilando y la pesa dio 109 libras, discutimos y pedimos apelación y la verdad que no nos quedó de otra que pelear. No nos oyeron a nuestros reclamos», aseguró Hernández.

4. Un recorrido por todo Manila
Cuando se acercaba la hora de la pelea y pasaron recogiendo a Félix Alvarado al hotel, el conductor paseó por toda Manila al equipo de El Gemelo. «Querían desgastarnos y apresurarnos porque nos llevaron casi con el tiempo completo para la pelea. Era una estrategia para que nos desenfocáramos y entumir a Félix al ir tanto tiempo sentado, pero gracias a Dios que nos ayudó para superar cada obstáculo», indicó Hernández.

5. Problemas en el vendaje y traductor
Nunca Alvarado en toda la estadía en Filipinas contó con un traductor, eso complico algunas situaciones. También a la hora del vendaje, el equipo de Petalcorin junto a los supervisores hicieron que Wilmer Hernández le quitara el primer vendaje al nicaragüense. «Decía que estaba mal y que debíamos repetirlo. Solo era para que Félix no calentara y entrara de golpe al ring», concluyó Wilmer.