Déficit del INSS a julio supera C$936 millones y se encamina a su sexto año en crisis

Entre enero y julio de este año, el INSS registró 15,094 millones de córdobas en ingresos, lo que significó un incremento de 8.2 por ciento con respecto a igual periodo del año pasado.

INSS, Seguridad Social

LAPRENSA/ARCHIVO

La situación financiera del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) empeoró en julio de este año, cuando el déficit escaló a 936.8 millones de córdobas, según datos publicados por el Banco Central de Nicaragua.
El año pasado en similar periodo el hueco financiero ascendió a 538.4 millones de córdobas, lo que significa un aumento este año de 74 por ciento en el periodo analizado.

De esta manera el Seguro Social avanza hacia su sexto año en crisis, sin que hasta ahora se conozcan medidas estatales que puedan evitar que la agonía lo lleve a la quiebra el próximo año, tal como lo ha advertido desde el 2017 el Fondo Monetario Internacional al régimen.

Lea: Despilfarro en inversiones del INSS provoca derrumbe de sus ganancias

Los números reflejan que si bien el crecimiento de los gastos del instituto han moderado su ritmo, estos siguen aumentando a mayor ritmo que los ingresos, los cuales ha sido afectados por la ida masiva de contribuyentes dado al aumento del desempleo como consecuencia del impacto de la crisis sociopolítica que estalló el 18 de abril de este año, luego que el régimen de Daniel Ortega anunciara una fallida reforma a la seguridad social.

Entre enero y julio de este año, el INSS registró 15,094 millones de córdobas en ingresos, lo que significó un incremento de 8.2 por ciento con respecto a igual periodo del año pasado.

Esa recaudación, que incluye los recursos que se obtienen vía inversiones que se realizan con el dinero de los cotizantes, fue insuficiente para cubrir el gasto global o erogación total por 16,030.8 millones de córdobas (10.7 por ciento de crecimiento). De ahí se originan los 936.8 millones de córdobas en déficit acumulado hasta julio.

Aunque el régimen en el proyecto de Presupuesto General de la República de 2019 reveló que para este año estimaba que el déficit ascendiera a 5,674.7 millones de córdobas y a 8,771.8 millones de córdobas en 2019, un especialista en materia de seguridad social cree que basado en las cifras del INSS hasta julio, sus cálculos apuntan a que el déficit proyectado para este año puede ser menor a las estimaciones oficiales.

Le puede interesar: Régimen orteguista proyecta desastroso déficit del INSS para 2018 y 2019

Economistas independientes estiman que el déficit este año puede oscilar “entre 3,400 y 3,800 millones de córdobas, cuando mucho cuatro mil millones. A menos que estén disfrazando otros gastos” es lo que explicaría el porqué el Ejecutivo estaría esperando un astronómico déficit, considera.

Lo que sí hace hincapié uno de los economistas, que prefiere no ser citado, es que las autoridades del INSS para evitar que el déficit crezca más fuerte de lo que está pasando actualmente, “han mantenido una restricción brutal sobre el gasto en atención médica a los asegurados”.

Los números hasta julio reflejan que el gasto en prestaciones sociales sumaron 9,684.3 millones de córdobas (14.6 por ciento respecto a igual periodo del año pasado) y en el rubro de compra de bienes y servicios este es de 4,831.9 millones de córdobas, es decir 8.8 por ciento más que en 2017 hasta julio.

Está pendiente que el INSS desembolse el aguinaldo a más de doscientos mil pensionados y a los trabajadores de la entidad, lo que implicar una fuerte demanda masiva de dinero en el instituto en diciembre e impulsaría el déficit a los más de tres mil millones de córdobas que prevén los economistas.

Lea además: Aumentan deuda pública interna de Nicaragua para dar fondos al INSS

Racionalizar gastos médicos

En el Marco Presupuestario de Mediano Plazo (2018-2022) el régimen de Daniel Ortega revela que entre las medidas que aplicará para sacar del atolladero al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social está que “por el lado de los gastos se buscará reducir gradualmente el nivel de gasto de capital y racionalizar los gastos corrientes, especialmente el gasto en prestaciones médicas. Además el INSS buscará las mejores opciones para garantizar el rendimiento de su cartera de inversiones”.

Lea también: Daniel Ortega empuja al Seguro Social hacia su quiebra

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: