Secuestros y liberaciones arbitrarias se vuelven una constante en Nicaragua, dice CPDH

Maratonista Alex Vanegas es dejado en libertad por la Policía Orteguista de El Chipote sin ofrecerle ningún argumento sobvre su detención arbitraria, mientras siguen nuevos secuestros

Maura Álvarez denuncia ante asesor legal de CPDH, Pablo Cuevas, secuestro de su esposo Moisés González. LA PRENSA/E. ROMERO

Los secuestros siguen a la orden del día en Nicaragua: Mientras Maura Valeria Álvarez denunciaba en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), el secuestro y posterior detención en el centro de torturas El Chipote de su esposo Moisés Antonio González, por quinta vez el maratonista Alex Vanegas, era dejado en libertad de esas mismas celdas.

Byron Vanegas, confirmó que una vez más la Policía Orteguista (PO) no justificó el arresto arbitrario en contra de su progenitor, pues únicamente le dijeron «váyase». Por tanto al igual que permaneció detenido de forma ilegal así fue dejado en libertad.

González, un ingeniero eléctrico,  fue secuestrado el jueves a vista y paciencia de vecinos de la Colonia Máximo Jerez, por  hombres armados, de civil y encapuchados quienes lo obligaron a abordar un vehículo blanco, placas M -200938, denunció Álvarez, quien explicó que el secuestro ocurrió cuando González se dirigía a su trabajo. El viernes Álvarez pudo confirmar que González está detenido en El Chipote.

Aunque varios vecinos observaron lo que había pasado, ahora dicen que no vieron nada, lamentó Álvarez.

En la última semana han trascendido varios hechos similares a través de las redes sociales y en las últimas horas al menos tres casos de  secuestro de jóvenes ocurrieron en Chichigalpa, Chinandega, uno de esos casos es el de Gerson Suazo. 

El asesor legal de la CPDH, Pablo Cuevas, cuestionó que ya es una constante que civiles secuestren a los ciudadanos y luego días después estos aparezcan en El Chipote.

Y pese a que la ley establece que 48 horas después de detenida toda persona debe ser puesta a la orden de los tribunales, esto no ocurre con González, por lo que permanece detenido de forma ilegal, manifestó Cuevas.

Aunque aclaró que en este caso no puede tipificarse como detención sino como secuestro, tal y como ocurrió con el joven Galo Gabriel Gradiz, ciclista que fue detenido sin orden alguna en Camino de Oriente el sábado 27 de octubre cuando pedaleaba con una bandera azul y blanco, sin que a la fecha se sepa qué pasó con él.

Cuevas lamentó la indefensión de los familiares ante el sistema, pues pese a que en estos casos brindan acompañamiento a los familiares de los detenidos a introducir un recurso de exhibición personal, independiente que las autoridades del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), les de ha lugar, la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), donde están las celdas del Chipote, tampoco les hacen caso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: