Crece la mora mientras el crédito se achica en Nicaragua

La cartera en riesgo pasó de representar 2.8 por ciento de la cartera bruta de crédito a 7.1 por ciento en el periodo analizado, según cifras del BCN.

El sector financiero ha sido uno de los más afectados por la crisis en Nicaragua. La entrega de créditos se redujo y la fuga de depósitos en dólares aumentó. LA PRENSA/ ARCHIVO

En Nicaragua más del ochenta por ciento del crédito está dolarizado, mientras que la gran mayoría recibe sus salarios en córdobas. LA PRENSA/ARCHIVO

Aunque Nicaragua continúa teniendo la tasa de mora más baja de Centroamérica, Nicaragua cerró agosto con un aumento fuerte deterioro en la mora, dado el deterioro de las principales cuentas que se registran en la cartera de préstamos del sistema financiero nacional, según reflejan cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN) y la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (Siboif).

Entre abril y septiembre, según números de la Siboif, los créditos prorrogados, reestructurados y vencidos se deterioraron con fuerza, lo que explicaría el por qué la cartera en riesgo y vencida acumula hasta agosto-el dato más actualizado del BCN- aumentaron significativamente con respecto a antes de que estallara la crisis sociopolítica.

Según cifras del Banco Central, cortadas hasta agosto, la cartera de crédito vencida pasó de significar en abril 1.2 por ciento de la cartera bruta a 2.3 por ciento.

En tanto, la cartera en riesgo pasó de representar 2.8 por ciento de la cartera bruta de crédito a 7.1 por ciento en el periodo analizado, según cifras del BCN.

bancos en Nicaragua, deportivos
En el mercado financiero participan 12 entidades entre bancos comerciales, el estatal y financieras, según el reporte de la Siboif. LA PRENSA/ ARCHIVO

Los economistas explican que “con frecuencia para evitar la mora, los clientes solicitan reestructuración y los bancos acceden para que no aparezcan aumentado su cartera en mora y afectando sus indicadores de calidad crediticia”.

Lea además: Crédito se deteriora rápidamente en medio de las crisis que enfrenta Nicaragua

Detrás de los indicadores de cartera en mora y riesgo están los créditos, prorrogados, reestructurados, vencidos, en cobro judicial.

Al respecto, los números de la Siboif actualizados hasta septiembre indican que todas las carteras antes mencionadas se han deteriorado en los últimos seis meses.

Los saldos de créditos prorrogados pasaron de 39.21 millones de córdobas en abril a 4,548 millones de córdobas en septiembre, 11,501 por ciento de aumento.

Los créditos vencidos se incrementaron 107 por ciento, al pasar 1,375.8 millones de córdobas en abril a 3,063 millones de córdobas hasta septiembre.

Microcrédito
El sector registra una caída entre 4 y 9 por ciento en la colocación del microcrédito hasta junio, debido a la crisis sociopolítica. LA PRENSA / ARCHIVO

La cartera de créditos reestructurados pasó 2,744.6 millones de córdobas en abril a 4,225 millones de córdobas hasta septiembre.

En junio las autoridades del Sistema Financiero Nacional emitieron una normativa para permitirle a la banca y las microfinancieras flexibilizar las condiciones de los créditos vigentes, dado al aumento del desempleo provocado por la crisis.

Juan Carlos López, coordinador del Centro Jurídico Social de Ayuda al Consumidor manifestó que el deterioro del crédito en Nicaragua evidencia que la economía del país es frágil y que su recuperación será lenta.

Lea también: Microfinancieras piden normativa para aliviar a deudores afectados por crisis

“La situación crediticia en el país lo que refleja es que teníamos una economía muy frágil, eso se denota en el deterioro muy rápido, la no captaciones de recursos de los bancos, la salida de depósitos, los créditos reestructurados y con prorrogas, eso establece que el nicaragüense sujeto de crédito tenía un sobreendeudamiento y otros créditos, eso provocó que el usuario se asfixiara”, dijo López.

El economista Sergio Santamaría dijo que este deterioro en la cartera de crédito coincide la normativa que sacó la Siboif el 29 de mayo, la cual permite a los bancos y financieras reestructurar o prorrogar los créditos a las personas que demuestren tener dificultades para honrar compromisos debido a afectaciones directas o indirectas de la crisis que atraviesa Nicaragua desde el pasado 18 de abril.

“Los clientes de los bancos con esta normativa tienen la posibilidad de reestructurar sus créditos a raíz de la crisis y era por seis meses, de tal manera que en diciembre es la fecha tope; entonces que es lo que ha sucedido, los bancos al final lo que han hecho es reestructurar los créditos, por eso se ve crecimiento en la reestructuración y créditos vencidos, y disminuye porque se está en un proceso de recuperación y no ha habido mayormente entrega de crédito”, dijo Santamaría.

Menos financiamiento

Aunque el Informe Financiero de agosto 2018, público en el Banco Central de Nicaragua (BCN) revela que la cartera bruta de crédito creció en agosto respecto a igual periodo del año pasado, al comparar los saldos actuales con respecto a abril de este año, este acumula una caída.

El abril el saldo era de 170,265 millones de córdobas, en agosto esa cifra se redujo a 160,662.8 millones de córdobas, lo que equivale a una merma de 9,602.2 millones de córdobas (5.6 por cientos).

Depósitos
En Nicaragua aún persiste la incertidumbre, lo cual se visualiza en el deterioro de los indicadores de las instituciones financieras. El Banco Central con sus medidas ha empeorado la situación del sector. LA PRENSA/ ARCHIVO

Esta reducción en los créditos además habría incidido en que el consumo cayera en el segundo trimestre 4.1 por ciento, según estadísticas del BCN.

Esa contracción coincide con la salida de 1,260 millones de dólares en los depósitos bancarios, lo que habría presionado para que el sistema financiero nacional restringa el crédito a todas las actividades económicas, también afectadas por la crisis por la caída del consumo y declive de la confianza en Nicaragua.

El crédito más afectado fue el comercial, ya que en abril este sector acumulaba 61,270.4 millones de córdobas, mientras que en agosto este cayó a 56,038.64 millones, es decir que la merma fue de 5,232.76 millones de córdobas, lo que equivale a una caída de 8.5 por ciento.

En el más reciente informe de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), se concluyó que la actividad más afectada por la crisis sociopolítica es el comercio, el cual tendría una pérdida entre 297.3 y 377.3 millones de dólares este año.

Lea más en: Depósitos bajan y mora del microcrédito crece por crisis en Nicaragua

Otro crédito que se ha visto afectado es el crédito industrial, el cual pasó de 23,563.1 millones de córdobas en abril a 21,234.8 millones en agosto. Este sector habría perdido en financiamiento 2,328.21 millones de córdobas (9.8 por ciento).

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industria de Nicaragua y vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) sostuvo que mientras no se llegue a un acuerdo político, la afectación en el 2019 será mayor y el sector industrial no es la excepción.

“Ya se está sintiendo la afectación en varios sectores, como el sector agroexportador para algunos rubros, que obviamente si la situación no mejora el próximo año va ser peor, el sistema financiero va seguir contrayéndose”, dijo Maltez.

Los únicos créditos que registraron crecimientos raquíticos son el hipotecario y el agrícola.
No obstante, Aura Lila Sevilla Kuan, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN) asegura que el sector está siendo afectado fuertemente por falta de financiamiento.

“Entre marzo y abril estamos solicitando al Gobierno alguna medidas para que nos apoyaran con la banca para suavizar las normas de la Superintendencia de Bancos, para facilitar a las instituciones financiera la reestructuración de los saldo que quedaron, pero vino la crisis y eso no continuo, ¿qué pasó?, nosotros nos quedamos sin financiamiento como consecuencia de eso, hemos realizado las labores mínimas, no hemos aplicado fertilizantes, hemos reducido las aplicaciones de fungicida, y ahorita no preocupa porque necesitamos una gran cantidad de dinero para sacar la cosecha”, dijo Sevilla.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: