Juez orteguista declara culpable a un hombre por vender la bandera de Nicaragua

El comerciante leonés Luis Enrique Cuevas Poveda, de 39 años, fue declarado culpable de tres delitos por una juez de Managua. Sin embargo, Cuevas dijo que su único delito es vender banderas

La lectura de sentencia contra el comerciante Luis Cuevas Poveda, vendedor de banderas de Nicaragua, será el 7 de noviembre de 2018. LA PRENSA/ TOMADA DE LA PO

El comerciante Luis Cuevas fue señalado inicialmente de terrorista que secuestró, torturó y asaltó con escopeta en mano a varios ciudadanos en uno de los tranques de León. LAPRENSA/POLICÍA NACIONAL

Un juicio plagado de ilegalidades, un fallo de culpabilidad sin existir las pruebas y el único “delito” que cometió fue vender banderas con el fin de ganar el sustento para su familia.

Esa es la historia del comerciante leonés Luis Enrique Cuevas Poveda, de 39 años, quien fue declarado culpable de tres delitos por una juez de Managua, según informó el abogado defensor Norvin Cruz.

El fallo de culpabilidad contra el comerciante Cuevas lo dio a conocer este miércoles la juez Tercero Local Penal de Managua, Nalía Úbeda, quien lo encontró responsable de los delitos de entorpecimiento de servicios públicos, amenazas con armas y portación o tenencia ilegal de armas de fuego.

Le puede interesar: Policía Orteguista “baja el gas” al “terrorismo”

En el debate de pena, la Fiscalía pidió contra el vendedor de banderas: tres años de cárcel por amenazas con armas, dos años por entorpecimiento de servicios públicos y un año por portación o tenencia ilegal de armas de fuego. La defensa solicitó las penas mínimas de seis meses de cárcel, por cada delito, que suman un año y seis meses.

La Policía había señalado al vendedor de banderas de terrorista, que secuestró, torturó y asaltó con escopeta en mano a varios ciudadanos en uno de los tranques de León, pero la Fiscalía no lo acusó de terrorismo.

Lea además: Los insultos de Rosario Murillo a los manifestantes autoconvocados

El abogado Cruz argumentó que el juicio debió realizarse en León, porque allá se dieron los supuestos hechos; también señaló que todo proceso en un juzgado local debe durar un mes, para que haya un fallo, y en el caso del vendebanderas el juicio se hizo en 43 días y esas son ilegalidades del caso; por lo que la juez debió decretar la clausura anticipada del juicio y decretar la inmediata libertad del comerciante, pero no lo hizo.