Precios de los combustibles no bajarán este fin de semana pese a que petróleo lleva un mes de abaratamiento

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó este viernes un 0.86 por ciento y cerró en 63.14 dólares el barril, continuando la tendencia a la baja de las últimas semanas.

combustibles en Nicaragua

La Distribuidora Nicaragüense de Petróleo DNP fue la mayor importadora de combustibles terminados. LAPRENSA/ARCHIVO

Los precios de los combustibles de uso automotriz no bajarán otra vez este fin de semana, pese a que el petróleo WTI, de referencia para Nicaragua, acumulará su cuarta semana de abaratamiento, un alivio que no ha llegado a los consumidores nicaragüenses, similar a como ocurrió en mayo cuando los precios locales se congelaron por tres meses mientras el crudo caía a nivel internacional.

Por cuarta semana consecutiva los nicaragüenses seguirán pagando los combustibles más altos del año, pese a la asfixiante situación de la economía como consecuencia de la crisis política que ha dejado a más de 400 mil personas despedidas, algunas de las cuales se han tenido que insertar en trabajos de muy baja remuneración.

Según el monitoreo realizado por el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) desde el 7 de octubre y  hasta  la próxima semana en las estaciones de servicio de Managua, el precio de la gasolina regular se mantendrá en 34.38 córdobas por litro; el de la gasolina súper en 35.67 córdobas; y el diesel 32.11 córdobas.

En el interior del país los precios son más caros, porque se incorpora el costo del traslado del producto.

Lea: Petroleras nicaragüenses congelan precio para quedarse con alivio

En tanto, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó este viernes un 0.86 por ciento y cerró en 63.14 dólares el barril, continuando la tendencia a la baja de las últimas semanas.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre retrocedieron 55 centavos con respecto a la sesión anterior.

El crudo de referencia en Estados Unidos acumuló así su cuarta semana consecutiva de pérdidas, en esta ocasión con un descenso semanal de más del 6 por ciento.

La bajada se produjo en un día en el que el Gobierno estadounidense anunció que eximirá a ocho países o grupos de Estados de las sanciones que impondrá a Irán el próximo 5 de noviembre y que buscan, entre otras cosas, reducir a cero los ingresos de Teherán procedentes del petróleo.

La medida, de la que Washington no ha dado muchos detalles, preocupa a los inversores por la posibilidad de que pueda darse una producción excesiva de crudo, según los analistas.

Lea:Familia Ortega Murillo tiene una década con exorbitantes ganancias en los combustibles

Varios países como Rusia o Arabia Saudí han anunciado que van a incrementar el ritmo de sus explotaciones para tratar de compensar un posible descenso del suministro como consecuencia de las sanciones de Estados Unidos contra Irán.

En las últimas semanas, el crudo se ha visto arrastrado además por un descenso generalizado de los mercados, que temen una ralentización de la economía motivada, entre otros factores, por las tensiones comerciales que han protagonizado las relaciones entre Estados Unidos y China, las dos mayores economías del mundo.

Mientras, los contratos de gasolina con vencimiento en diciembre bajaron algo menos de un centavo hasta 1.70 dólares el galón, mientras los de gas natural, con vencimiento el mismo mes, subieron casi centavos y quedaron en 3.28 dólares por cada mil pies cúbicos.

Lea:Petroleras se siguen “embolsando” ahorro de los consumidores

DNP, un negocio ligado a los Ortega

El mercado de los combustibles en Nicaragua está dominado por allegados la familia presidencial Ortega Murillo, que actualmente a traviesa una de las peores crisis políticas de las últimas décadas.

Este negocio está concentrado en DNP Petronic que, según investigaciones de LA PRENSA, en el 2009 fue adquirida luego que se le venciera el contrato de arrendamiento a la empresa suiza Glencore que tenía con el Gobierno de Nicaragua.

La DNP fue adquirida con fondos de Alba Caruna y pasó a ser gerenciada por Yadira Leets Marín, esposa de Rafael Ortega Murillo, hijo mayor de Daniel Ortega.

Esta empresa está a la cabeza en las ventas de combustibles terminados a clientes directos en Nicaragua, revelan estadísticas de hidrocarburos de agosto 2018, publicadas por el Ministerio de Energías y Minas (MEM).

Ante la campaña para secar las finanzas de la dictadura, DNP Petronic está impulsando un cambio en su imagen para esquivar el llamado a que no se compre carburante en las distribuidoras del negocio orteguista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: