Las nuevas formas de protesta clandestina de los nicaragüenses contra el régimen orteguista

Postes pintados de azul y blanco, tumbas con la bandera de Nicaragua, pintas en las paredes, lanzar papeletas con  proclamas de libertad y democracia. Así protestan ahora los nicaragüenses

Altares religiosos con banderas de Nicaragua, forman parte de la nueva forma de protesta social en Nicaragua.

Las diversas organizaciones sociales que pertenecen al denominado Movimiento Azul y Blanco, ante la arbitraria imposición de la dictadura de prohibir las marchas cívicas, han encontrado nuevas formas de protestas en contra de la violenta y sanguinaria dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, sin exponerse demasiado a recibir un balazo o ser secuestrados por las fuerzas policiales y paramilitares al servicio del régimen.

Desde que surgió la idea de lanzar globos azul y blancos con nombres de las víctimas de la represión orteguista, otras formas de protesta han surgido.

Ahora son de manera clandestina y rápidas.

Además: Policía Orteguista se toma los cementerios de Nicaragua para reprimir a los autoconvocados

En la más reciente protesta, los ciudadanos autoconvocados se manifestaron este sábado en los centros comerciales de mayor presencia de la población, donde demandaron democracia, justicia y libertad para los presos políticos.

Los ciudadanos autoconvocados alzaron sus voces y la bandera azul y blanco, y demandaron al dictador Daniel Ortega Saavedra que se vaya del poder.

Las nuevas formas de protesta ante la brutal represión de la dictadura y su Policía incluyen plantones relámpago y otras acciones.
LA PRENSA/OSCAR NAVARRETELos ciudadanos han tenido que dejar de protestar pacíficamente en las calles ante la brutal represión policial y paramilitar.

Puede interesarle: Monseñor Bismarck Carballo, víctima de conspiración del FSLN, le da la espalda al Obispo Báez

La Policía Orteguista (PO) oficializó el pasado 28 de octubre la criminalización de la protesta social, al calificar de ilegales las marchas y amenazar con procesar a quienes las convoquen.

“Seguiremos en la lucha”

Ana Quirós, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco, dijo que aunque el régimen quiere someter el terror a través de la represión policial, seguirán movilizádose en distintos métodos de lucha.

“Vamos a ocupar todos los espacios del país para protestar pacíficamente, este régimen no va detener esta revolución ciudadana”, expresó Quirós.

Los ciudadanos se movilizaron este sábado en tres centros comerciales de Managua, donde se manifestaron a favor de la libertad de los presos políticos, que se detengan las detenciones arbitrarias y las torturas, y cualquier otro trato inhumano contra los privados de libertad. Luego cantaron el Himno Nacional y se fueron.

“Libertad para nuestros presos políticos, ya basta de tratos inhumanos contra ellos”, dijo Mirna Blandón, quien leyó el comunicado. Para evitar ser capturados por la PO, los ciudadanos realizaron los tres plantones simultáneos y de manera relámpago.

Los mensajes de repudio contra la dictadura siguen aflorando en las calles del país.

“Estas son acciones relámpago que van a estar surgiendo de manera espontánea en diferentes lugares del país. Esto con el fin de mantener la protesta ciudadana, a pesar de la represión ejercida por policías y paramilitares”, expresó el joven Luis Blandón.

Blandón explicó además que las protestas se irán realizando de manera espontánea en cualquier día de la semana.

“El fin es que la dictadura sepa que el pueblo no los quiere por ser represores y violadores de los derechos humanos, y esta lucha cívica no se va a detener. Seguiremos en las calles y la gente se va a ir sumando porque el país entero no quiere más a la dictadura de la familia Ortega Murillo”, dijo Blandón.

En varios municipios del país, como Camoapa, Masaya y Jinotepe, algunas paredes sobre las calles tienen mensajes de repudio y señalamientos de “asesinos” a Ortega y Murillo.

Este 2 de noviembre, Día de los Difuntos, en los cementerios, donde familiares visitaron las tumbas de las víctimas de la represión, la protesta se manifestó con arreglos florales azul y blanco, altares con esos colores y hasta tumbas remozadas con esas tonalidades patrias, lo cual provocó el desplazamiento inédito de patrullas policiales en medio de las tumbas.

Globos con los colores de la bandera nacional y de la iglesia católica han surgido.

Otras formas…

Los pobladores han echado a andar una nueva estrategia. En Managua, desde finales de octubre, en varios barrios orientales amanecieron monumentos, postes y paredes pintados con los colores azul y blanco de la bandera, tonos que han sido prohibidos de hecho por el régimen y la PO que solo permiten, exhiben y promueven el rojinegro de la bandera oficialista.

También, los nicaragüenses han quemado llantas en las vías públicas por la noche, han pegado calcomanías en vehículos, han realizado pintas en las paredes, y han cortado papelillo azul y blanco dejándolo esparcido en las vías públicas.

Tumbas con chimbombas azul y blanco, forman parte de las protestas sociales.

Algunos manifestantes han escrito los nombres de los presos políticos en color azul sobre cintas de papel blanco y la dejan en las paradas de buses. “La idea es que la gente los vea y sepan que no estamos dormidos ni los presos políticos están olvidados. Además, creo que no debe haber tanta indiferencia contra tú prójimo que está preso, que está muerto, que lo han corrido de su trabajo por no querer rotondear a favor de este régimen, por no estar de acuerdo con estos asesinos”, aseguró una pobladora.

Puede interesarle: Orteguistas acosan e intimidan en los cementerios de Nicaragua

“Van a ver muchas expresiones de protestas pacíficas porque sabemos que el régimen ha criminalizado la protesta que es un derecho constitucional”, señaló Violeta Granera, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco.

“La verdad que no podemos exponernos ante los represores, pero si hay muchas formas en las que si podemos protestar evitando que el régimen nos reprima o nos encarcele”, aseguró.

Desde el 19 de abril, las protestas sociales han sido reprimidas con fuerza letal y abusos de todo tipo por parte de Policías, paramilitares y fanáticos y empleados públicos organizados por el régimen para aplacar las expresiones de reclamo social, cuyo saldo sangriento ha dejado entre 325 muertos y 528 asesinatos.