El papa repudia la difamación

El papa ha repudiado de esta manera, indirecta pero clara, la campaña deshonesta de la dictadura de Nicaragua contra monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua.

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

En la homilía de la misa que celebró el jueves de esta semana en la capilla de la Residencia de Santa Marta, el papa Francisco fustigó a las dictaduras que de manera deshonesta ensucian a sus oponentes con difamaciones y calumnias.

El papa ha repudiado de esta manera, indirecta pero clara, la campaña deshonesta de la dictadura de Nicaragua contra monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua.

No es la primera vez que el papa Francisco condena las difamaciones de las dictaduras. Pero en este momento el caso más representativo es el de Nicaragua, donde la dictadura de Daniel Ortega mantiene una campaña de odio y difamación contra los obispos, porque le han pedido celebrar elecciones anticipadas, libres y honestas para sacar al país de la crisis. Campaña que es dirigida particularmente contra monseñor Báez, al que falsamente se le acusa de “golpista” y “cómplice del terrorismo”.

Con sus palabras de este jueves en la misa de Santa Marta, el papa Francisco ha rechazado —sin decirlo expresamente— la absurda petición de supuestos católicos que en realidad son más fieles a la dictadura que a la Iglesia, de que saque a monseñor Báez de Nicaragua y lo mande a cualquier parte. De lo contrario, han amenazado los detractores del obispo amado por el pueblo, este podría ser enviado al exilio, o a la cárcel para ser enjuiciado y condenado, o algo peor.

El papa Francisco sabe muy bien lo que pasa en Nicaragua. Después de la visita que todos los obispos nicaragüenses le hicieron en septiembre del año pasado, algunos de ellos declararon que les sorprendió su pleno conocimiento sobre los acontecimientos del país.

Después, a fines de junio del presente año, el cardenal Leopoldo Brenes y el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, fueron a Roma para informar al Sumo Pontífice sobre los hechos que estaban ocurriendo en el país y las gestiones de la Conferencia Episcopal en el Diálogo Nacional. Entonces el papa les volvió a demostrar que estaba al tanto de todo lo que estaba ocurriendo en Nicaragua.

Cabe recordar que según se conoció después de la visita al Vaticano de todos los obispos de Nicaragua, en junio de 2017, el papa Francisco los alertó de que podrían ser víctimas del “espionaje, la persecución y el martirio”.

En su prédica apostólica el papa Francisco ha dicho reiteradamente que “Testimoniar nunca en la historia es fácil, ni para los testigos —quienes muchas veces pagan con su martirio— ni para los poderosos”. Y advierte el santo padre católico que el testimonio siempre “rompe un hábito” y “te pone en riesgo”.

El obispo de Estelí, monseñor Abelardo Mata, ha dicho al respecto que los obispo y sacerdotes no buscan el martirio, pero siempre están dispuestos a aceptarlo. Esa es su vocación y su compromiso.

Ojalá, decimos nosotros, que la dictadura llegue pronto a su fin sin que la Iglesia tenga que pagar ese precio tan alto y doloroso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: