Policía Orteguista se prepara para guerra, advierten analistas

La Policía Orteguista “se entrena para ir a una guerra, hablan como si enfrentaran a un enemigo armado...”, dijo desde el exilio el militar en retiro Roberto Samcam

Cientos de Policías Orteguistas están recibiendo entrenamiento militar en las últimas semanas para nuevos "combates". LA PRENSA/ TOMADA DE LA PO

Cientos de Policías Orteguistas están recibiendo entrenamiento militar en las últimas semanas para nuevos «combates». LA PRENSA/ TOMADA DE LA PO

El porte y aspecto lo mandaron al carajo: las fotos los muestran sucios y cargando armas largas, con rostros pintados como marines y el uniforme y las botas maltratados por el lodo. No es para menos cuando las mismas fotos muestran a los policías avanzando a rastras sobre el polvo, zambullidos en ríos y camuflados entre la maleza con el fusil siempre apuntando al frente. Luego, con esos mismos uniformes, llegan trotando a recibir el diploma del curso “Concentrado Táctico Militar Policial”.

Este 9 de noviembre concluyó el Séptimo Concentrado Táctico Policial Militar “Teniente Gabriel de Jesús Vado”, en el Complejo Policial Faustino Ruiz, sede central de la Policial Orteguista, donde 58 policías, hombres y mujeres, recibieron sus diplomas de participación.

Al menos trescientos policías han sido capacitados bajo esta modalidad para “trabajar por la paz”. Los cursos de entrenamiento militar a policías iniciaron en septiembre pasado y han creado suspicacias y temores. Voces críticas y expertas en seguridad advierten que, detrás de los ejercicios militares a policías, se evidencia una radicalización de la institución a favor del régimen y en contra los ciudadanos opositores.

(VIDEO) Estas son las prácticas militares a policías en Nicaragua

“Para ir a una guerra”

“Se entrenan para ir a una guerra, hablan como si enfrentaran a un enemigo armado y les meten la idea de que quien se oponga a Ortega (Daniel Ortega, dictador de Nicaragua) es el enemigo a vencer”, dijo desde el exilio el militar en retiro Roberto Samcam.

Le puede interesar: Ley de “reconciliación” tiene como fin controlar a las familias nicaragüenses

“No es más que la capacitación como militares a los paramilitares que reclutaron ante la deserción de los oficiales que se negaron a reprimir al pueblo. La diferencia es que estos son fanáticos que ya mataban sin entrenamiento, ahora son más fanáticos, pero entrenados para matar y con autoridad para eso”, refirió.

“Antes este tipo de capacitación se les daba a los grupos de intervención rápida como Tapir y Dantos, ahora, con la crisis, se los imparten a todos los de línea, lo cual quiere decir que van a echar mano de todos para reprimir”, alertó.

Policías de Managua entrenándose como militares para posibles "combates". LA PRENSA/ TOMADA DE PO
Policías de Managua entrenándose como militares para posibles «combates». LA PRENSA/ TOMADA DE PO

“Ya vemos que no solo capacitan a más policías, sino que anuncian más compras de armas de guerra y les preparan leyes para justificar la represión que se viene peor. Esto es efecto de la influencia rusa en Nicaragua”, aseguró Samcam.

Represión a mayor escala

Para el sociólogo Óscar René Vargas, la explicación a esta militarización de la fuerza del orden público se debe a que Ortega se prepara para sostener el poder mediante la represión.

Lea además: ¿Por qué a Ortega no le ha ido tan mal con la cooperación internacional pese a condena mundial? Esto dicen los números

Según su análisis, al no estar preparada la dictadura para enfrentar la rebelión del 19 de abril, “el Gobierno tuvo que recurrir, para deshacer los tranques, a un ejército irregular conformado por diversos elementos” (exmilitares, exmiembros del Ministerio del Interior, miembros de la Juventud Sandinista, funcionarios de gobierno central y alcaldías, etc.).

“Desde entonces, abril de 2018, las circunstancias sociales y políticas cambiaron, pero el gobernante no cambió en su forma de proceder; por lo tanto, ha decidido prepararse en la táctica empleada: la represión militar. Dentro de esa lógica estratégica, es normal que el Gobierno haya decidido prepararse, tácticamente, para un nuevo evento político-social similar al ocurrido en los meses de mayo y junio pasados”, dijo.

Por ello, a criterio de Vargas, la militarización de la Policía significa dos cosas: “1. El Gobierno se prepara para un enfrentamiento de mayor escala; por lo tanto, reconoce que no ha derrotado al movimiento social. Considera que el movimiento social solamente se encuentra en una fase de reflujo táctico. Es decir, cree que el movimiento social se está reorganizando y analizando sus debilidades. Buscando nuevas tácticas de lucha. Lo que significa que pueden producirse nuevos acontecimientos”.

Lea también: España a favor de que la comunidad internacional imponga sanciones al orteguismo por “sanguinaria represión”

Y dos: “El Gobierno no contempla una salida negociada de la crisis. Por lo tanto, se prepara para la guerra. Es decir, el Gobierno está visualizando que, al no haber salida negociada, el enfrentamiento militar en las ciudades tiene una alta posibilidad de realizarse. El discurso de ayer, 8 de noviembre, al confrontarse con los europeos me indica que Ortega-Murillo no visualiza una negociación que implique adelantar las elecciones”, afirmó Vargas.

“En conclusión: el mensaje de Ortega-Murillo de militarizar a la Policía significa que vamos a una posible confrontación mayor de consecuencias negativas para el conjunto de todos los sectores sociales de la nación. El único objetivo de Ortega-Murillo es permanecer en el poder y resistir”, advirtió.

País no necesita más “soldados”

A criterio de la socióloga e investigadora de temas de seguridad Elvira Cuadra, “los retos que Nicaragua presenta actualmente en materia de seguridad y violencia no requieren una policía entrenada en tácticas militares. Requieren una Policía profesional y especializada, pero no una policía ‘militarizada’”.

Además: Experto de Amnistía Internacional: dictadura Ortega-Murillo utilizó armas de guerra para reprimir

“Esos retos se refieren a la delincuencia y criminalidad, el crimen organizado y la violencia política. Este último se ha convertido en el reto más importante durante los últimos meses a causa de las acciones de represión policial y los grupos paramilitares. La disminución de ese riesgo, el de la violencia política, se encuentra en la búsqueda de una solución pacífica, no en la preparación militar de la Policía”, dijo. “Para lidiar con situaciones críticas, ya la Policía cuenta con unidades especializadas como las DOE (Dirección de Operaciones Policiales), pero es importante mencionar que la técnica antimotines es una especialidad policial que no requiere preparación ‘militar’. De hecho, las tácticas militares están reservadas para las fuerzas armadas”, aseveró Cuadra.

represión, diputados FSLN, Carlos Emilio López, Luis Barbosa, Diálogo Nacional
La PO ha declarado ilegal la protesta pacífica y ataca a quienes se manifiestan en contra de Daniel Ortega y Rosario Murillo. LA PRENSA/O. NAVARRETE

Peligroso viraje policial

“Este tipo de preparación sugiere que la Policía está entrando en un proceso de militarización similar al de otros países de la región y eso trastoca fuertemente lo dispuesto en la ley y su naturaleza. Además, la realización de esos cursos sugiere algunas hipótesis. Una de ellas es que tuvieron que incorporar nuevos efectivos policiales en el contexto de la crisis debido a las deserciones y los están preparando a toda prisa. Otra, es que piensan continuar y endurecer las acciones de represión frente a las expresiones de descontento social”, dijo la investigadora social Elvira Cuadra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: