Magazine | La historia de Margarita Calderón, madre del general Sandino

La madre de Sandino vivió y murió en la pobreza, aunque descendía de familia adinerada, y por años ha sido una gran desconocida. Esta es la historia de Margarita Calderón.

Al centro, Margarita Calderón Ruiz, madre de Augusto C. Sandino, la acompañan los hermanos del general. Foto/ Cortesía del IHNCA-UCA.

Margarita Calderón Ruiz es una gran desconocida, pese a que se trata de la madre de uno de los personajes más célebres en la historia de Nicaragua: el general Augusto C. Sandino. Magazine cuenta su historia en su edición de noviembre, que circula a partir de este domingo.

Lea: El rey del volcán

La madre de Sandino vivió en la pobreza, aunque descendía de familia adinerada. Soñaba con tener una casa propia y se la pidió a su hijo. Cuando ella murió la tenía, pero prendada con un usurero.

Quienes la conocieron de joven, la describieron como una mujer “hermosa, agraciada”, como para explicar por qué Gregorio Sandino López, uno de los hombres más ricos de Niquinohomo, se dedicó a conquistarla en cuanto la vio. Ella andaba cortando café y él era el dueño de la finca.

Lea también: Margarita, la madre del general 

Cuando la joven quedó embarazada, Gregorio no volvió a acercársele. Y solo años más tarde se hizo cargo del pequeño Augusto.

Ya de señora, Margarita vendía gaseosas y tragos de 10 córdobas a los pasajeros que iban y venían por la estación del tren. A veces también se iba a vender frutas a los pueblos de Granada y Carazo. Y finalmente murió en la extrema pobreza, relata la revista.

A través de testimonios y documentos históricos, Magazine rescata la historia de una mujer que a lo largo de los años ha sido invisibilizada, pese a su evidente importancia en la vida del “general de hombres libres”.

La revista también presenta un amplio reportaje sobre los ataques del Frente Sandinista en contra de la Iglesia, desde la década de los ochenta hasta la actualidad. Además, cuenta el curioso caso de Juan Laguna, el rey del fatídico volcán Casita, quien ha habitado en el cráter y la cima del coloso asesino durante 37 años.

Le interesa: Guerra contra la Iglesia