Seis relatos de Gabriel García Márquez unidos por la presencia de un niño

García Márquez siempre recordaba cómo su abuela le transmitió la pasión por las historias contándole cuentos cuando era pequeño y vivía con ella, recuerda la editorial

LA PRENSA/ISTOCK/Imágenes de portada

La siesta del martes, Un señor muy viejo con unas alas enormes o El último viaje del buque fantasma son algunos de los seis relatos del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez que acaban de ser reunidos en un volumen ilustrado por Carme Solé Vendrell.

Gabriel García Márquez. Cuentos es el título de este libro publicado por Literatura Random House en el que se recuperan seis relatos del escritor colombiano unidos todos ellos por la presencia de un niño.

García Márquez siempre recordaba cómo su abuela le transmitió la pasión por las historias contándole cuentos cuando era pequeño y vivía con ella, recuerda la editorial.

Historias como la de una mujer y su hija que llegan a un pueblo desierto para velar a un familiar difunto sin interrumpir la siesta de sus habitantes, o la de un hombre con unas enormes alas de pájaro que se precipita desde el cielo asombrando a todo el vecindario.

El cuento sobre dos niños que consiguen inundar de luz la ciudad de Madrid o el de una prostituta en Barcelona que entrena a su perro para que llore ante la tumba que ha escogido para sí misma, son otros de los relatos incluidos en este libro.

Los relatos están ilustrados por la pintora Carme Solé Vendrell (Barcelona, 1944), Premio Nacional de Ilustración 2013, la única persona que dibujó los cuentos de García Márquez con el permiso de su autor.

Uno de los cuentos, La siesta del martes, se publicó en Los funerales de la mamá grande en 1962, mientras que Un señor muy viejo con unas alas enormes y El último viaje del buque fantasma aparecieron en La increíble y triste historia de la cándida Erendira y su abuela desalmada en 1972.

Mientras que María dos Prazeres, El verano feliz de la señora Forbes y La luz es como el agua fueron publicados en 1992 en Doce cuentos peregrinos.