Hermanas Valle denuncia ante CPDH agresiones de la Policía Orteguista

Denuncia de hermanas Valle revela "que estamos ante una Policía abusiva, violentadora de derechos fundamentales de los ciudadanos nicaragüenses", expresa abogada de la CPDH

Las hermanas Rebeca y Elsa Valle denuncian ante la abogada de la CPDH, Karla Sequeira. LA PRENSA/E. ROMERO

Las hermanas Elsa y Rebeca Valle, denunciaron ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) la violencia a la que fueron sometidas por miembros de la Policía Orteguista (PO), que las secuestraron por unos 15 minutos este martes y por la detención ilegal de su progenitor Carlos Valle.

«Hoy se cumplen 61 días sin tener acusación…no hay pruebas en contra de él. Lo tienen allí encerrado, secuestrado mejor dicho, por simple antojo», aseguró Elsa Valle, en referencia a la permanencia de su padre en El Chipote, a quien desde entonces a ella no le han permitido verlo por órdenes de un comisionado a quien solo identifica como Santana, en represalia por su denuncia en los medios de comunicación después de que fue liberada.

Relató que durante tres martes seguido ella se presentó al Chipote, pero solo han permitido el ingreso de la esposa de Carlos Valle.
Hasta ahora las acusaciones contra Carlos Valle, solo se las hacen «de la boca para afuera», como lo hacen con todos los presos políticos de «terrorista», aseguró Elsa Valle.

Lea Además: Crueldad de dictadura orteguista con presas políticas

Valle relató en la CPDH que sus gritos fueron más que todo por temor a la agresión física contra su hermana menor. Al tiempo que las agredían físicamente los policías antimotines se burlaban de ambas jóvenes, recordó desde la CPDH Rebeca Valle, quien  manifestó que en El Chipote las condujeron por unos cinco minutos a las celdas preventivas.

La abogada de la CPDH, Karla Sequeira, destacó que de forma reiterativa han señalado «que estamos ante una Policía abusiva, violentadora de derechos fundamentales de los ciudadanos nicaragüenses y este es un ejemplo más de como está operando la Policía represiva en Nicaragua».

La denuncia de las hermanas Valle expone «dos circunstancias donde existen violaciones claras a los derechos humanos», resaltó Sequeira, en referencia a la detención arbitraria contra Valle que sigue sin ser conducido a un tribunal, pese a que la Constitución Política señala que toda persona detenida debe ser puesto a la orden de una autoridad competente después de las 48 horas.

Y luego se da el caso de las hermanas Valle, donde una de ellas es menor de edad, lo que no evitó que fuese golpeada por los policías antimotines, pese a que Sequeira considera que «tendría que tener un respeto y una protección especial por parte del Estado», además que lo único que hacían ambas era manifestar su inconformidad por la detención ilegal de su progenitor, por tanto se les violentó el derecho a expresarse libremente.

Sequeira recordó que Valle ha sido presentado ya por la PO como terrorista pero siguen sin ser remitido a los tribunales.

Ante las dificultades que como organizaciones de derechos humanos tienen de presentar denuncia ante Asuntos Internos de la PO, la CPDH ha recurrido a remitir correspondencia a esa dirección en cada uno de los casos donde la PO ha violentado los derechos humanos de las víctimas que es lo que hará en el caso de las hermanas Valle.