Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica, dice que salida a la crisis pasa por una respuesta «global»

El presidente costarricense aseguró que "hemos hecho un llamado en los foros multilaterales para (...) que nos ayuden a alcanzar una solución", a esta crisis que, según su gobierno, amenaza con desestabilizar toda la región

Carlos-Alvarado

El presidente costarricense Carlos Alvarado. LA PRENSA/EFE

El presidente costarricense Carlos Alvarado defendió este miércoles en París un enfoque multilateral para afrontar la crisis en Nicaragua y Venezuela. En una entrevista, el mandatario de 38 años que asumió en mayo, se refirió a la crisis política nicaragüense, cuyos efectos asegura se sintieron de inmediato en Costa Rica con más de 25,000 peticiones de asilo en los últimos meses.

«Hay indicios fehacientes de violación a los derechos humanos en ese país», denunció Alvarado.

Lea además: Repudio a anuncio de presencia de dictador Daniel Ortega en Cumbre Iberoaméricana de Guatemala

La represión de la administración de Daniel Ortega contra las protestas antigubernamentales, que iniciaron en abril, ha dejado más de 320 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Para Alvarado, la salida a esta crisis pasa por una respuesta «global». «Hemos hecho un llamado en los foros multilaterales para (…) que nos ayuden a alcanzar una solución», a esta crisis que, según su gobierno, amenaza con desestabilizar toda la región.

Debemos ser ‘persistentes’

«Tenemos una corresponsabilidad frente a esta situación», aseguró el presidente de centro-izquierda. «Ha habido resistencia de parte del gobierno de Nicaragua pero lo que nos corresponde es ser persistentes», agregó, advirtiendo contra el «riesgo» de que esta crisis «deje de ser un tema» y nos «acostumbremos a la situación».

Puede leer: Crueldad de dictadura orteguista con presas políticas

Carlos Alvarado, quien fue ministro de Desarrollo Social en la administración de Luis Guillermo Solís (2014-2018), estima también que la «persistencia» y el enfoque «multilateral» son claves para encontrar una solución a la grave crisis económica y humanitaria en Venezuela, que ha provocado un éxodo sin precedentes en la historia reciente de Latinoamérica.

Al menos 2.3 millones de venezolanos han abandonado el país desde 2015, huyendo de la falta de servicios públicos, la escasez de alimentos y medicamentos, y de una hiperinflación que, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), alcanzará este año 1,350,000 por ciento. «Debemos seguir insistiendo en los foros internacionales para buscar un cambio», insistió.

Recordó también que su país ha «respaldado» la iniciativa de seis países americanos — Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú — de pedir a la Corte Penal Internacional (CPI) que investigue al gobierno venezolano de Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad.

También: Líderes nicaragüenses en el exilio anuncian alianza contra el régimen orteguista

El pedido se basa en dos informes sobre la violación de derechos humanos en Venezuela, uno de la Organización de Estados Americanos (OEA) y otro del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

«Nuestra posición será de seguir empujando para que la situación sea conocida en todos los foros internacionales (…) Algunas voces han llamado a desengancharnos de nuestra responsabilidad en la región, pero es importante más bien fortalecer el multilateralismo, porque si no es dialogando entre varios cómo resolver los problemas», cuestionó.