Unidos contra la dictadura

Esta unidad de exiliados se compromete a trabajar por la unificación de toda la diáspora nicaragüense, o sea los compatriotas dispersos en todo el mundo

presos políticos, Nicaragua, crisis, protestas

Nicaragüenses exiliados en los Estados Unidos (EE. UU.), Canadá y Costa Rica, y algunos dirigentes democráticos llegados desde Nicaragua, se reunieron en Washington D.C. en días recientes y aprobaron un extenso documento político, analítico y programático, sobre la situación actual y las perspectivas de Nicaragua.

Se dice que nadie puede huir de su patria; que quienes se van —de manera voluntaria o forzada— siempre la llevan dentro y hacen o quisieran hacer por ella todo lo que puedan. Por supuesto que en esto, como en todo, también hay excepciones y no son pocos los que después de que se han ido, rompen todos los nexos con su país de origen.

También se conoce que a pesar del impulso emocional que vincula con su país a quienes debieron abandonarlo de manera temporal o definitiva, es muy difícil que entre ellos haya comunidad de ideas políticas y que puedan ponerse de acuerdo alrededor de una sola posición, frente a los problemas de su patria nativa. Más bien, las diferencias y divergencias políticas que inevitablemente hay en el interior del país, tienden a potenciarse en el exilio donde resulta más difícil superarlas y decidir pensamientos y acciones comunes.

De manera que es encomiable que los nicaragüenses exiliados en los tres países arriba mencionados, hayan podido ponerse de acuerdo en la reunión de Washington DC que llamaron “Primer encuentro de líderes de organizaciones y grupos nicaragüenses en el mundo”, donde aprobaron una plataforma política y de acción común por Nicaragua.

Esto no fue posible durante las dictaduras anteriores. Solo un régimen tan cruel, excluyente y odioso como el que impera actualmente en Nicaragua, ha podido propiciar la unión de todos los nicaragüenses exiliados en los EE. UU., Canadá y Costa Rica.

La unidad de nicaragüenses en el exilio proclamada en Washington ha declarado su respaldo pleno a la Alianza Cívica y la Unidad Azul y Blanco, que dentro de Nicaragua lideran la resistencia pacífica contra la dictadura y demandan elecciones adelantadas, libres, inclusivas, transparentes y con observación nacional e internacional, para abrir el camino a la restauración de la democracia.

Además, esta unidad de exiliados se compromete a trabajar por la unificación de toda la diáspora nicaragüense, o sea los compatriotas dispersos en todo el mundo, para lo cual el siguiente paso será una Gran Convención de los Nicaragüenses en el Exterior, a celebrarse en Miami, en el primer trimestre de 2019.

Por lo general el aporte de los exiliados a la lucha que se libra en el interior del país por una causa común, es de apoyo moral, económico y político. En este orden, los exiliados nicaragüense aseguran que trabajarán activamente en acciones y gestiones concretas para ampliar y fortalecer la presión internacional contra la dictadura, que es fundamental y puede ser decisiva en las circunstancias actuales.