Con las manos manchadas de sangre, régimen prepara altares a la Virgen María

El régimen informó que las instituciones públicas ya elaboran los altares sobre la Bolívar, que en total serán 50 y cuyo presupuesto se ha mantenido con total sigilo

Altares

El régimen de Daniel Ortega todos los años instala altares a la Virgen María, que luego del 8 de diciembre se convierten en Nacimientos. En ningún momento brinda informe de los gastos. LAPRENSA/R.FONSECA

La instalación de altares a la Virgen María es otra y más reciente acción del régimen de Daniel Ortega para hacer creer que Nicaragua volvió a la normalidad y de paso quede en el olvido el baño de sangre provocado desde el 18 de abril.

A juicio de la teóloga Michelle Najlis, famosa por formar parte del grupo estudiantil que en 1967 desplegó una manta contra Somoza en el Estadio Nacional, estos altares, colocados en la Avenida Bolívar, es un intento de borrar la memoria reciente, plagada de muertes y presos y según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) se han asesinado a 535 personas en el marco de las protestas.

También “hay un segundo mandamiento que es muy importante: no invocar en vano el nombre del Señor. Esto se extiende a todo aquello que entra en el ámbito de lo sagrado y eso es lo que están haciendo: invocando en vano el nombre de la Virgen María y la Navidad para engañar en beneficio de sus propios intereses económicos y políticos.

El régimen de Daniel Ortega ha informado que las instituciones públicas ya elaboran los altares sobre la Bolívar, que en total serán 50 y cuyo presupuesto se ha mantenido con total sigilo.

Similar a los años anteriores, estos altares se arman con esmero con el fin de congraciar al régimen. Los trabajos son intensos al prolongarse hasta las madrugadas, sin escatimar recursos y mano de obra. Total luego no se brinda ningún informe de gastos.

“Cortina de olvido” no le funciona al régimen

Pero Najlis aseguró que esa cortina de olvido, a como le llama a la intención de hacer creer que todo está normal, no le funciona al régimen. Los nicaragüenses están más que claros de la situación.

“Tiran una cortina de olvido sobre la memoria de nuestros muertos, niños incluso, casas quemadas con la gente adentro. Todas esas cosas no las vamos a olvidar por tanto altar que nos pongan”, agregó la teóloga.

Por la misma situación del país, el pasado 13 de noviembre la Conferencia Episcopal de Nicaragua emitió una nota de prensa para informar que el grito de la Purísima, el 7 de diciembre, siempre será a las 6:00 p.m.; sin embargo recordó una circular con fecha del 11 de noviembre donde el cardenal Leopoldo Brenes recomendó a los sacerdotes discernir junto a sus fieles cuál es la mejor forma de celebrar a María.

“Para las manifestaciones de fe mariana organizadas a nivel de las comunidades parroquiales, sugiero realizarlas con austeridad y la máxima piedad, teniendo muy en cuenta la realidad concreta de su comunidad”, apareció en la misma nota de prensa.

Cañones dirigidos a la Iglesia

Este domingo se cumplirán siete meses de crisis sociopolítica en el país, donde el régimen de Daniel Ortega ha reprimido sin compasión.

Al desempeñar la Iglesia Católica un papel importante y de protección contra el pueblo que ha sido masacrado por Ortega, este la ha apuntado con sus cañones.

Ha mandado a hacer pintas de desprestigio contra los obispos que gozan de cariño y admiración del pueblo, y desatado su ataque contra el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, al punto de exigir a su militancia y los trabajadores estatales firmar una carta donde le pide al Vaticano, representado por el Papa Francisco, que tome acciones concretas.

Los obispos son señalados de golpistas por el régimen, por solo no permitir que masacrara a los ciudadanos que de forma cívica le han plantado la cara.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: