La guerra de la Policía de Ortega

Las imágenes de policías y otros civiles entrenando para una guerra lleva a los expertos a preguntarse qué busca Ortega. ¿Intimidar? ¿Cohesionar a sus fuerzas en torno a una guerra imaginaria? ¿Cambiar la naturaleza de la Policía?

Los críticos de Ortega consideran que la militarización de la Policía es una radicalización de la misma a favor del régimen y en contra de la población. LA PRENSA/ CORTESÍA

La suboficial mayor de la Policía, Yensi Hernández, abandonó su oficina en la Interpol para meterse a un terreno montañoso. Cargaba una mochila, una hamaca y una casa de campaña, además de un viejo fusil Fal, de esos que se usaron en la guerra contra Somoza. Ese día se levantó de madrugada y se sintió incómoda porque tuvo que arrastrarse como culebra por el suelo y se le enlodó el uniforme.

Le dijeron que se trataba de un curso de tácticas militares y, aunque no se lo dijo a nadie en un primer momento, se sintió horrorizada.

Con un visible sobrepeso, en uno de los primeros ejercicios se resbaló en una cuesta y sintió que ya no podía seguir.

Sus compañeros la animaron a llegar a la cima, armar la casa de campaña y colgar la hamaca.

La experiencia de Hernández la han tenido que vivir hasta el momento otros 300 policías, en los cursos que se conocen como Concentrado Táctico Policial Militar y que está impartiendo la Policía desde inicios de septiembre pasado, con la ayuda supuesta de instructores de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (DOEP). A eso, los críticos de Daniel Ortega lo consideran una “militarización” de la Policía.

Lea también: Así vive un policía en Nicaragua

Se supone que los alumnos de estos cursos son los policías de línea, aunque el mayor en retiro del Ejército, Roberto Samcam, considera que no todos son agentes, sino que también se incluyen parte de los paramilitares que el gobierno de Ortega utilizó para reprimir y matar a la ciudadanía que protestó desde abril pasado.

Los policías pasan entre cuatro y cinco días en un curso en el que les enseñan tácticas militares básicas. LA PRENSA/ TOMADA DE PÁGINA WEB DE LA POLICÍA NACIONAL

Un mensaje de intimidación

En los “concentrados” los policías están recibiendo entrenamiento que incluye clases de ética, información y análisis, infantería, tiro, sicología operativa, gestión y riesgo enfocados en actos vandálicos, códigos de comunicación, arme y desarme, preparación física, protección de objetivos y boxeo.

La explicación para estos cursos se encuentra en las palabras del comisionado Fernando Borge: “Debe de quedar claro al enemigo de la paz, la tranquilidad y la seguridad, debe de quedar claro al imperialismo, que nosotros también estamos preparados para defender nuestras conquistas”, dijo Borge en uno de los concentrados.

Lea también: Así compró Daniel Ortega la lealtad de la Policía

Y también están las declaraciones del comisionado general Justo Pastor Urbina, jefe de la DOEP: “Es importante recalcar que después del intento de golpe de Estado, el idioma con que la derecha nos habló fue otro, por lo que tenemos que estar preparados para hablarles en cualquier idioma”.


Es estrictamente necesario, para que nosotros estemos con mayor disposición a cualquier evento que nos pueda acaecer en nuestro país. Es mejor que nos limpiemos el sudor a que nos limpiemos la sangre”. Comisionado general Jaime Vanegas, inspector de la Policía.


Sin embargo, algo llama la atención a los expertos. Uno de ellos, quien pidió el anonimato, explicó que un entrenamiento como el que se supone están recibiendo los policías de línea, no debería de ser publicitado a como lo está haciendo la Policía a través de su página web y de su revista Visión Policial. “Lo que están tratando de hacer es infundir temor en la población”, dice.

Así también lo considera la comandante guerrillera Dora María Téllez: “Creo que es para intimidar por una parte. Pero también creo que es para cohesionar al orteguismo con la mentalidad de que los van a agredir, que los quieren matar y ellos tendrán que matar para defenderse. Es el recurso que le ha quedado a Ortega. Aglutinar mediante el temor”, expresó Téllez.

Los cursos militares a los policías se están impartiendo en todo el país. En la imagen un entrenamiento en la sede central de la Policía. LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN/ VISIÓN POLICIAL

El mayor en retiro del Ejército, Roberto Samcam, considera que el gobierno de Ortega es fascista y que está actuando desde la concepción de militarizar todo, para infundir pánico entre la población.

Según Samcam, un entrenamiento de ese tipo no debe hacerse a la vista del público, porque le da al enemigo los elementos tácticos con los que va a combatir y lo único que pretende la Policía Orteguista es hacer llegar un mensaje a la población: “Me estoy armando, me estoy preparando”.

Samcam agrega que Ortega también se estaría preparando por si la población vuelve a levantar los tranques, porque no concibe que le hayan arrebatado las calles que ha controlado por casi 40 años.

En los cursos militares se está integrando no solo a policías, sino también a paramilitares y a personas que laboran para el Estado. LA PRENSA/ TOMADA DE LA PÁGINA WEB DE LA POLICÍA NACIONAL

No solo son policías

Aunque no pueden hablar con nombres y apellidos, algunas fuentes han indicado que a esos cursos militares también asisten trabajadores de diferentes instituciones del Estado y los mismos policías se sorprenden de ver a extraños en los cursos.

“Fue una bonita experiencia porque compartimos con muchas personas que no conocíamos, los cuales tienen un amplio conocimiento y nos pudieron brindar a nosotros y nosotros aprovechamos para poder enriquecernos de sus conocimientos, además de los instructores”, dijo el inspector Luis Miguel López en un video difundido por la Policía.


Debe de quedar claro al enemigo de la paz, la tranquilidad y la seguridad, debe de quedar claro al imperialismo, que nosotros también estamos preparados para defender nuestras conquistas”. Comisionado Comisionado general Fernando Borge, segundo jefe de la Policía de Managua.


De acuerdo con fuentes cercanas a esos cursos, a los mismos se integran personas que no son de la Policía y los presentan como “compañeros de unidades de defensa”. “Nadie pregunta de dónde salen”, dice una de esas fuentes.

El mayor en retiro Samcam señala que, de acuerdo con las imágenes que ha visto, en esos cursos no hay una selección de personal, sino que agarran a cualquiera y lo meten “para que se vea volumen”.

Además, indica Samcam, con esos entrenamientos Ortega pretende darle “protección jurídica” a los paramilitares que mataron nicaragüenses durante las protestas entre abril y julio pasado. “De esa manera Ortega quiere evitar que los paramilitares sean juzgados, diciendo que son policías voluntarios”, señala.

Los entrenamientos militares de la Policía buscan intimidar a la población civil, indican expertos y críticos del régimen. LA PRENSA/ CORTESÍA

Una fuente anónima indicó que a los paramilitares solo les ponen uniformes policiales para que aparezcan mezclados en las fotos y videos con los policías reales.

Aunque en un video se observa a policías entrenando a paramilitares vestidos de civil, donde era la escuela de entrenamiento y supervivencia de la contrainteligencia militar, la cual se conoce como PAP (Pedro Aráuz Palacios) y que está ubicada cerca del kilómetro 13 de la Carretera Vieja a León.

De acuerdo con la fuente, un general del Ejército le habría puesto a la orden esas instalaciones a Ortega y el enlace habría sido el general en retiro Glauco Robelo.


Es importante recalcar que después del intento de golpe de Estado, el idioma con que la derecha nos habló fue otro, por lo que tenemos que estar preparados para hablarles en cualquier idioma”. Comisionado general Justo Pastor Urbina, jefe de la DOEP.


De acuerdo con cálculos que menciona Samcam, desde abril pasado la Policía ha tenido unas 1,500 bajas, entre fallecidos, heridos y los que han desertado.

Aunque algunos consideran que los concentrados en realidad no son una militarización completa de la Policía, la comandante guerrillera Dora María Téllez explica que la Policía, desde que utiliza armas de guerra frente a protestas civiles, ya está militarizada.

“No tiene que ver con el tipo de adiestramiento, que podría argumentarse es para el físico. La militarización tiene que ver con las funciones, equipamiento, volumen de fuego y tipo de acciones que realiza (la Policía)”, expresa Téllez.

Una agente graduada en el primer Concentrado Táctico Policial Militar “Teniente Jean Kerry Luna”. LA PRENSA/ TOMADA DE LA WEB DE LA POLICÍA NACIONAL

“El enemigo es el pueblo”

El mayor en retiro Samcam vio en uno de los videos de la Policía a un oficial que va cubierto por ramas, pero mientras va corriendo se le caen unas cuantas. “Ni siquiera le pudieron amarrar bien las hojas, ese es un entrenamiento que da risa”, dice Samcam sobre los concentrados que imparte la Policía.

De acuerdo con Samcam, un entrenamiento militar es mucho más fuerte de lo que presentan los videos de la Policía y compara que los entrenamientos que recibían los cachorros en los años ochenta son “tres mil por ciento” mejor que los que se observan que están recibiendo los policías. Menos que se vaya a parecer al entrenamiento que recibe el Comando de Operaciones Especiales (COE) del Ejército, añade Samcam.


Toda causa política requiere una emoción, de lo contrario no funciona. Decirles que defiendan a una familia no motiva, la venganza sí”. Comandante guerrillera Dora María Téllez, sobre cursos militares con nombres de policías caídos.


Aún así, preocupa que esos entrenamientos están diseñados para la Policía vea como enemigo al pueblo. Según Samcam, como las personas que estuvieron liderando los tranques se fueron del país, la mayoría a Costa Rica y otros a Honduras, Ortega tiene miedo de que se vengan “invasiones”.

“El enemigo que están creando es el mismo pueblo que en algún momento se puede volver a levantar”, dice Samcam.

De momento, sea real esa militarización o sea solo para intimidar a la población, los cursos Concentrado Táctico Policial Militar continúan en todo el país y policías como Yensi Hernández se están mezclando con paramilitares y ensuciándose el uniforme.

El entrenamiento que recibe el Ejército es muy superior al que se ve en los vídeos que la Policía ha publicado sobre los cursos militares, indicó el exmayor Roberto Samcam. LA PRENSA/ ARCHIVO

“El Ejército no se incomoda”

Aunque la Policía, con su supuesta militarización está invadiendo funciones del Ejército, no existe una queja por parte del cuerpo castrense en ese sentido. El mayor en retiro Roberto Samcam considera que el Ejército no se queja porque son sus propios militares quienes en realidad están entrenando a los policías.

Samcam indica que la Policía está usurpando las labores del Ejército desde el momento en que realiza acciones de combate y con actos que no son de su competencia.

De acuerdo con Samcam, en los años de Somoza había una Guardia Nacional que realizaba ambas funciones, Policía y Ejército, pero probablemente no había una necesidad de que estuvieran separados porque no existían grupos insurgentes.

Luego, cuando el FSLN se desarrolla, aparece la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI) que, aunque no exactamente con ese nombre, pasa a hacer las veces de Ejército y la Guardia se queda con las funciones de Policía.

Con la revolución sandinista, siguiendo el concepto soviético, que tenía también Seguridad del Estado, se forman el Ejército y la Policía, siendo el primero dirigido por la tendencia tercerista del FSLN y la segunda por la tendencia GPP.

En los años ochenta, el régimen sandinista acostumbró dar entrenamiento militar a toda persona que estuviera en la capacidad de manejar un rifle. LA PRENSA/ ARCHIVO/ ÓSCAR NAVARRETE

Pinochet y Videla

La militarización de la Policía que está haciendo el gobierno de Daniel Ortega en la actualidad solo se podría comparar con la que se vivió en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet y en Argentina con Jorge Rafael Videla, indica el militar en retiro Roberto Samcam.

En la historia de Nicaragua no existe comparación alguna, considera Samcam, ya que en la época de Somoza solo se podría comparar con las operaciones limpieza que se realizaron a partir de septiembre de 1978, pero las circunstancias realmente son diferentes, porque Somoza se enfrentaba a grupos guerrilleros armados y aquí Daniel Ortega se enfrenta a población civil que protesta en las calles sin armas.

Samcam agrega que tampoco se puede comparar con la situación que se vive en Venezuela, porque en todo caso Ortega ha sido más sangriento, con entre 300 y 500 muertos, según diferentes cálculos, de lo que ha sido Nicolás Maduro en Venezuela.

Anastasio Somoza Portocarrero, Somoza, FSLN, Revolución Popular Sandinista, EEBI
Foto de archivo de la EEBI, con Anastasio Somoza Portocarrero en el centro. LA PRENSA/ARCHIVO

La Policía de Ortega, al estilo de la EEBI

Algo que ha llamado la atención de los cursos militares que se le están impartiendo a los policías y paramilitares es que cada uno de ellos lleva el nombre de los policías que han muerto durante las protestas que iniciaron en abril pasado.

Algunos de ellos son los del teniente Gabriel de Jesús Vado, el inspector Faber Antonio López Vivas y el suboficial mayor Jean Kerry Luna Gutiérrez, todos muertos entre abril y julio pasados.

La comandante guerrillera Dora María Téllez indica que con eso Ortega pretende darle emoción a los policías y decirles que tienen que vengar la muerte de sus compañeros, porque no les puede decir que maten para defender a la familia Ortega Murillo.

A Samcam la situación le recuerda a la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI) de la Guardia Nacional de Somoza, a quienes, aunque sus exmiembros lo niegan, supuestamente les inculcaban odio contra el pueblo.

Samcam rememoró unas consignas que supuestamente le hacían decir a los miembros de la EEBI.

—¿Qué debe hacer un soldado?

—¡Matar, matar, matar!

—¿Qué son ustedes?

—¡Soldados!

—¿Qué son realmente?

—¡Tigres!

—¿Y de qué se alimentan los tigres?

—¡De sangre roja!

—¿Y de quién es esa sangre?

—¡Del pueblo, sangre del pueblo!

Samcam indica que Ortega busca cómo moralizar a sus bases y aprovechar el cúmulo de emociones que han vivido los policías desde abril pasado y recordarles al policía que ha caído y que algunos incluso han sido quemados. “Es el mismo efecto que hacía la EEBI”, indica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: