La educación fundamentada en la biblia y lo espiritual es clave para la niñez

“Lo único que funciona y transforma es eso, formar a la niñez basado en la biblia, que desde muy pequeños se les va inculcando el respeto a los padres, a Dios y la sociedad”, indica el coordinador del Colegio Una Cita con Dios, Henry Obispo.

El Ministerio una cita con Dios, brinda estudios bíblicos y meriendas a sus alumnos LAPRENSA/Roberto Fonseca

En tiempos de crisis, ayudarle a los niños y niñas a fortalecer la parte espiritual en las escuelas es fundamental para que estos puedan no solo puedan sobreponerse al contexto adverso sino que en el futuro ellos se inserten como ciudadanos con altos valores cristianos y morales, consideró el coordinador de la escuela Una Cita con Dios, Henry Obispo.

Es por ello, indicó, que desde esta escuela han apostado por inculcarle a los estudiantes no solo la formación secular sino también que la biblia sea el pilar fundamental de su fuente del saber diario.

Lea: 
Reverendo José Luis Soto: su amor y su legado a “su novia” Nicaragua

“Debemos de sembrar en las raíces de los niños los principios cristianos, porque en estos tiempos modernos se han perdido los valores, y es por eso que nosotros a través del corazón de los niños nosotros podemos inculcar esos valores tanto espirituales como morales para luego presentar a estos niños como ciudadanos con diferente carácter, con un diferente sentido y más que todo con el conocimiento que Dios hace las cosas diferente”, explica.

Esto es lo que ha permitido, precisa, que durante 26 años la escuela Una Cita con Dios logre formar estudiantes, en su mayoría pobres, que han salido al mercado a sobresalir entre los profesionales.

“Lo único que funciona y transforma es eso, formar a la niñez basado en la biblia, que desde muy pequeños se les va inculcando el respeto a los padres, a Dios y la sociedad”, indica.

Este colegio es un proyecto del pastor José Luis Soto, que en el exterior consigue asistencia financiera para garantizar la alimentación de los estudiantes, en su mayoría de familias de bajos recursos. Este año los más de 800 alumnos despidieron el año escolar con un almuerzo.

Le puede interesar: Niñez de Nicaragua enfrenta traumas por la represión de la dictadura orteguista

Liseth Ortega Martínez es la mejor alumna de la escuela, y afirma que la formación cristiana le ha permitido un cambio en su pensamiento y visión. “La educación en el área espiritual nos permite a nosotros vivir de una forma pacífica y en comunión con Dios”, afirmó.

El Ministerio una cita con Dios, brinda estudios bíblicos y meriendas a sus alumnos LAPRENSA/Roberto Fonseca

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: