El Niño sigue acechando la producción agropecuaria en Nicaragua

Debido a que el patrón de lluvias irregulares continúa con déficit en la zona central de Nicaragua, Honduras y Guatemala, en el subciclo de postrera también podrían registrarse afectaciones en el rendimiento de las cosechas.

Organismos internacionales dicen que agricultores de subsistencia del centro del país son los más afectados por el déficit de lluvias. LA PRENSA /ARCHIVO

Aunque los pronósticos de que en octubre se instalaría El Niño no se concretaron, las agencias especializadas mantienen la advertencia de que este fenómeno puede establecerse en los próximos meses y acentuar en la producción agropecuaria los estragos que provoca la sequía que genera.

“Se espera que El Niño se forme y continúe durante el invierno 2018-2019 (empieza en diciembre y termina en marzo), la probabilidad es de ochenta por ciento”, dice el más reciente boletín emitido por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) y el Servicio Nacional de Meteorología de NOAA y añade que las probabilidades de que el fenómeno permanezca durante la primavera (empieza en marzo y termina en junio) del 2019 se reducen a entre 55 y sesenta por ciento.

Lea:El agro, sector clave en la economía de Nicaragua

“La mayoría de los modelos predicen que un índice de Niño 3.4… o mayor continúe durante el resto del otoño e invierno hasta la primavera. El pronóstico oficial favorece la formación de un Niño débil, con la expectativa de que la circulación atmosférica se acople eventualmente con el calor anómalo del Pacífico ecuatorial”, dice el boletín de la NOAA.

Por su parte la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (Fews Net por sus siglas en inglés) informó que debido a que la temporada lluviosa fue irregular y deficitaria, durante el subciclo de primera las metas productivas de los agricultores de subsistencia fueron afectadas.

Lea:Productores buscan alternativas tecnológicas frente al cambio climático

Debido a que el patrón de lluvias irregulares continúa con déficit en la zona central de Nicaragua, Honduras y Guatemala, en el subciclo de postrera también podrían registrarse afectaciones en el rendimiento de las cosechas.

“Los agricultores de subsistencia y jornaleros de la región han agotado sus reservas alimentarias y económicas.

Durante los próximos meses sus ingresos provendrán de las cosechas de postrera en las áreas no afectadas, como también del corte del café en las cordilleras” y añade que debido a la caída del precio internacional del café los ingresos de los trabajadores agrícolas se verán disminuidos, lo cual afectará su seguridad alimentaria.

Lea:Crisis deja con deudas a mujeres productoras en Nicaragua

Fews Net advierte que entre noviembre de 2018 y enero de 2019 la mayoría de los hogares vulnerables, principalmente en el centro y norte de Nicaragua, por encontrarse sin reservas alimentarias, ni empleo y con pérdidas de la cosecha de primera y riesgos de perder la cosecha de postrera, estarán en la fase dos de inseguridad alimentaria.