Siguen castigos y torturas en el penal contra autoconvocados en Nicaragua

En el sistema les siguen sirviendo los alimentos presuntamente envenenados, los que levantan la voz para cantar o gritar una consigna por la libertad de Nicaragua los encierran en el infiernito (celdas de castigo) atados de pies y manos por varios días

La mayoría de las veces a los reos políticos los visten de azul, los catalogan de terroristas.

Los castigos crueles y torturas psicológicas contra los presos políticos, procesados por oponerse contra el régimen de Daniel Ortega, no se detienen en el Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, ubicada en Tipitapa, denuncian reos a través de sus familiares y abogados.

En el sistema les siguen sirviendo los alimentos presuntamente envenenados, los que levantan la voz para cantar o gritar una consigna por la libertad de Nicaragua los encierran en el infiernito (celdas de castigo) atados de pies y manos por varios días. Además los golpean de forma severa en la cabeza que a más de uno han dejado convulsionando.

Un caso recientemente denunciado es el de Socorro Escobar, madre de Egner Josué Baltodano Escobar, reo político, denunció que su hijo está sufriendo convulsiones después que recibió golpiza en las celdas del Chipote y en el penitenciario, pero las autoridades no lo llevan a recibir atención médica.

Lea además: Régimen de Daniel Ortega continúa con su saña judicial

“Mi hijo ha convulsionado 30 veces, desde que lo llevaron a la celda castigo por cantar el himno nacional de Nicaragua. Si a mi hijo le pasa algo, es responsabilidad del gobierno de Daniel Ortega”, denunció la progenitora ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

En las mismas condiciones se encuentra el líder estudiantil Levi Rugama, afirmó la mamá.

Más afectados

En la misma situación se encuentran nueve autoconvocados de Jinotepe, Carazo, quienes están enfermos del estómago por haber ingerido alimentos insalubres en el sistema. Sus familiares lo denunciaron después de verlos escasos cinco minutos en los Juzgados de Managua, la semana pasada.

“Ellos están enfermos y no les dan medicamentos ni los llevan al médico. Dicen que les pasan comida envenenada porque tiene mal olor y sabe feo y la tienen que botar. Los hacen aguantar hambre, porque a nosotros nos dejan pasar alimentos una vez al mes y de forma limitada”, dijo una de las familiares.

Los afectados son los jinotepinos Rafael Enríquez Acevedo Guevara, Lesther Antonio Romero Ruiz, Augusto Antonio Gutiérrez Mercado, Manuel de Jesús Cerda Valerio, Jeison Koeman Castro, Marco Antonio García López, Alexis Bayardo Bermúdez, Juan Ramón García Martínez y Carlos Alberto Cruz Aburto.

Este último era vigilante de la iglesia evangélica La Roca en Jinotepe. El día de la captura estaba en su centro de trabajo. El régimen arremetió contra esta iglesia porque su pastor Rudy Palacios apoyó con alimentos a los estudiantes que estaban en el tranque San José de Jinotepe, una de las barricadas que más incomodo al régimen, porque es la ruta del comercio Centroamericano.

Los miembros de esta iglesia fueron asesinados, apresados y otros están en el exilio como su pastor Palacios.

Puede leer: Régimen orteguista lleva 93 condenados por las protestas

Todos son acusados de terrorismo, crimen organizado, robo agravado, entorpecimiento al servicio público y daño a la propiedad pública y deportiva, porque supuestamente destruyeron el polideportivo de Jinotepe y apoyar el tranque ubicado por el colegio San José, donde presuntamente hacían robos, cuyas víctimas suelen ser militantes del partido Frente Sandinista.

Todos fueron capturados el 8 de julio, día en que paramilitares atacaron los tranques de Carazo. El saldo fue fatal, de 22 muertos. muchos cadáveres aparecieron en la morgue del Instituto de Medicina Legal, porque la Policía Orteguista andaba equipado con ambulancias del sistema de salud pública, donde trasladaban los cuerpos de los autoconvocados.

El juicio contra estos ciudadanos continuará el próximo 30 de noviembre, en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Juicio de Managua.

Según el abogado Julio Montenegro, de la CPDH, los privados de liberad le han dicho que la comida sale con patas de cucaracha, vidrio molido, lo que se traduce a una tortura psicológica.

También han dicho que en el sistema están construyendo tres galeras más, lo que indica que las detenciones de autoconvocados continuarán.

Además: Condenan a cuatro manifestantes a 25 años de cárcel por la muerte de un hombre durante los saqueos en Managua

Otras denuncias de maltrato son las de las privadas de libertad, quienes fueron golpeadas por custodias al tratar de defender a la presa política Irlanda Jeréz, el mes pasado.

Una iglesia perseguida

Los miembros de la Iglesia La Roca, en Jinotepe han sido perseguidos por paramilitares y Policía Orteguista, por ser señalada de apoyar con alimentos a los estudiantes que estaban en el tranque de Jinotepe. El 8 de julio, día en que atacaron los tranques de Carazo asesinaron a dos miembros de la iglesia Gerald Barrera y Luis Acevedo, el salmisma de dicha congregación.

Además, su líder el pastor Rudy Palacios está acusado de terrorismo y pende sobre él una orden de captura. Ahora se encuentra en el exilio.

La iglesia La Roca quedaba frente a la Escuela Anexa Elías Serrano en el Cine Cora, era una de las iglesias evangélicas más grandes de esa ciudad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: