4,951 millones de córdobas han salido de circulación en Nicaragua por la represión

Desde abril hasta el 31 de octubre, han salido de circulación 4,591.2 millones de córdobas, que ni el pago del aguinaldo entre noviembre y diciembre logrará reinyectar ese dinero que ya no está en manos de los nicaragüenses.

LA PRENSA/ARCHIVO

La crisis sociopolítica, causada por la represión del régimen, habría provocado una contracción en la circulación de dinero.

Desde abril hasta el 31 de octubre, han salido de circulación 4,591.2 millones de córdobas, que ni el pago del aguinaldo entre noviembre y diciembre logrará reinyectar ese dinero que ya no está en manos de los nicaragüenses.

Hasta marzo —antes del estallido de las protestas— la cantidad de billetes y monedas en poder de los nicaragüenses había ascendido a 17,658.8 millones de córdobas, pero al 31 de octubre se había reducido a 13,067.6 millones de córdobas, lo que equivale una merma del 26 por ciento. Solo en octubre 855.4 millones de córdobas salieron del mercado, lo que refleja que el país está lejos de la normalidad que proclama el régimen.

Le puede interesar: Ahorrantes retiraron 112 millones de dólares de los bancos nicaragüenses en octubre

Nicaragua está lejos de la recuperación económica. Los datos estadísticos del Banco Central de Nicaragua (BCN) también indican que hay una contracción en la emisión de moneda nacional del 22 por ciento, ya que en marzo la emisión era de 23,125.5 millones de córdobas y a finales de octubre llegó a 18,099.6 millones de córdobas, 5,025.9 millones menos.

El economista Alejandro Aráuz señala que esta sería una medida que se estaría tomando para proteger las reservas internacionales, las cuales se redujeron hasta el 31 de octubre en 710 millones de dólares con respecto a abril.

En abril las reservas internacionales sumaron 2,970.2 millones de dólares, pero al término de este octubre habían alcanzado 2,260.1 millones de dólares. El BCN ha tenido que sacar aceleradamente circulación de dinero para mermar la demanda de dólares en el mercado nacional y de esta manera hacer frente a la venta de divisas al sistema financiero nacional, que está sufriendo la salida masiva de depósitos, principalmente en dólares.

Precisamente el comportamiento en declive de las reservas fue lo que ocasionó que la firma calificadora Standard & Poor’s Global Ratings (S&P) advirtiera que esta pérdida estaba presionando a una devaluación del córdoba.

Lea además: INSS deja de captar unos C$374 millones por merma de afiliados hasta septiembre

“El hecho que las reservas vayan disminuyendo por la salida de capital y también porque no hay ingresos en dólares para reponer, esto implica que para poder garantizar la estabilidad de precios del país, el banco tiene que recurrir a contraer el circulante, la emisión decrece, porque no se está emitiendo billete, la oferta monetaria se está contrayendo”, explica Aráuz.

Pero, además de esa razón, la reducción en la circulación de dinero refleja la contracción de la producción nacional.

“No es lo mismo, por ejemplo, que tengás una economía que está creciendo el 5 por ciento y la oferta monetaria debe corresponder a la demanda de dinero que se necesita para la actividad económica, pero este es un caso contrario”, precisa.

La contracción del circulante también le permite al BCN tener liquidez para hacer frente a las importaciones que se pagan en dólares, “pagar deudas y esas deudas se pagan en dólares, los compromisos se pagan en dólares y en la mesa de cambio igual”.

“La oferta debe corresponder a los niveles de decrecimiento, si ahorita hubiera emisión, hubiera inflación, entonces el BCN está tratando de controlar la inflación. Si el banco emite dinero bajo estas condiciones, inmediatamente se produce una alza de precios”, dice Aráuz.

Lea también: Crisis sociopolítica y altos precios botan el consumo de combustibles en Nicaragua

Antes de la crisis del país, la circulación de dinero venía fluctuando a la baja, pero a ritmo más pausado, debido a que el Gobierno estaba apuntalando a una menor demanda de dólares por parte del público para hacer frente al pago de la factura petrolera y derivados, que antes se cubría en forma de crédito con Venezuela, pero que tras el desplome de este esquema ahora necesita liquidez para cubrir ese pago a los nuevos proveedores petroleros.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: