Andrés Manuel López Obrador asume la Presidencia de México

El izquierdista López Obrador arrasó en los comicios del 1 de julio y obtuvo más de 53 por ciento de los votos

Andrés Manuel López Obrador, presidente mexicano. LA PRENSA/AFP

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador prestó este sábado juramento como nuevo jefe de Estado de México y, de manos del diputado Porfirio Muñoz Ledo, recibió la banda presidencial que le entregó el mandatario saliente, Enrique Peña Nieto.

La ceremonia se llevó a cabo a las 11:20 hora local, unos 20 minutos más tarde de lo establecido, en la sede de la Cámara de Diputados, teniendo como testigos a diputados y senadores en una sesión conjunta del Congreso, dominado por su partido, Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

«Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido de manera democrática, mirando en todo por el bien y la prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande», dijo al recibir la banda presidencial.

López Obrador, quien será presidente de 2018 a 2024, recibió la banda presidencial de manos de Muñoz Ledo, presidente de la Cámara de Diputados y uno de los padres de los movimientos de izquierda en México al separarse en 1988 del Revolucionario Institucional (PRI), el partido de Peña Nieto.

Lea también: Triunfo de Andrés Manuel López Obrador, ¿oxígeno para gobiernos populistas?

Unos 40 minutos antes de la ceremonia de transmisión del Poder Ejecutivo Federal, López Obrador salió de su casa en Tlalpan, en el sur de Ciudad de México, en su vehículo particular, arropado por centenares de simpatizantes.

Este protocolario evento se llevó a cabo con la sede legislativa custodiada por agentes de la Policía capitalina y del Ejército, vestidos de civiles con traje negro.

Mexicanos en la plaza El Zócalo observan la toma de posesión del nuevo mandatario. LA PRENSA/AFP

En la tribuna, antes de que llegaran Peña Nieto y López Obrador, que arrasó en los comicios del 1 de julio con más de 53 por ciento de los votos, los legisladores dieron su posición sobre la investidura presidencial.

En un emotivo mensaje, el senador Mario Delgado Carrillo, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido de López Obrador, afirmó que es «tiempo del cambio verdadero» y de la «democracia verdadera», que pone fin a un «régimen autoritario».

«No les vamos a fallar. ¡Que vivan los ciudadanos del primero julio! ¡Que viva la cuarta transformación nacional! ¡Y que viva México», concluyó.

Lucha contra la corrupción

López Obrador afirmó que durante su mandato (2018-2024) luchará contra la «inmunda corrupción pública y privada», durante su primer discurso a la nación tras su investidura.

Afirmó que en los últimos 36 años ha predominado una «inmunda corrupción pública y privada» en México y que ahora, dentro de un cambio de «régimen político», combatirá para devolver la tranquilidad al país.

«Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes», añadió minutos después de recibir la banda presidencial del jefe de Estado saliente, Enrique Peña Nieto, en una ceremonia celebrada ante el Congreso de la Unión.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: