Financieras de Nicaragua siguen sumando pérdidas

Lejos de mostrar signos de recuperación tal como se esperaba, dado el retorno a la normalidad de la actividad económica que el régimen Ortega-Murillo se empeña en mostrar, en octubre el sector financiero acumuló pérdidas por 495.58 millones de córdobas

Lejos de mostrar signos de recuperación tal como se esperaba, dado el retorno a la normalidad de la actividad económica que el régimen Ortega-Murillo se empeña en mostrar, en octubre el sector financiero acumuló pérdidas por 495.58 millones de córdobas (15.45 millones de dólares al cambio oficial del último día de ese mes).

Este fue el cuarto mes consecutivo en que las cuatro financieras que operan en el país reportan resultados negativos; y es además el monto más alto acumulado desde julio, cuando por primera vez las instituciones acumularon pérdidas totales por 313.68 millones de córdobas (9.90 millones de dólares al cambio oficial del último día de ese mes), detallan los reportes de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).

En agosto las pérdidas totales del sector se elevaron a 417.22 millones de córdobas (13.11 millones de dólares al cambio oficial del 31 de ese mes) y en septiembre se ubicaron en 468.50 millones de córdobas (14.67 millones de dólares al cambio oficial del 30 de es mes), detallan los informes de la Siboif.

Estas pérdidas son atribuidas por representantes del sector financiero a las afectaciones del estallido social que enfrenta el país desde el 18 abril, y provocó entre sus clientes que no cumplieran sus obligaciones crediticias.

Muchos clientes cerraron sus negocios

Según representantes de las financieras, como consecuencia de la crisis sociopolítica que inició hace 231 días, muchos de sus clientes, en su mayoría pequeños y medianos productores y empresarios, han tenido que cerrar parcial o totalmente sus negocios, en cambio otros enfrentan las consecuencias de la caída en las ventas.

Esto ha impedido que los clientes paguen las cuotas de los créditos vigentes y al elevarse la mora las financieras tienen que aplicar la normativa establecida para estos casos por la Siboif, que es su ente regulador.

Recientemente representantes de las financieras explicaron a LA PRENSA que dicha norma establece que “al elevarse la mora las instituciones tienen que realizar provisiones de cartera en mora, lo cual incrementa los costos y afecta el estado de resultados”.

Dichos funcionarios también detallaron que entre mayo y octubre las instituciones centraron sus esfuerzos en visitar a sus clientes, para ofrecerles alternativas de alivio y arreglos de pago con el fin de ayudarlos a cumplir sus obligaciones.

Algunos socios han asumido las pérdidas

También, los socios locales e internacionales han asumido compromisos para garantizar que las instituciones superen esta crisis, incluso, en algunos casos, los accionistas han inyectado capital para compensar las pérdidas.

Dado que las financieras no captan ahorros del público, el alza en la mora y la consecuente acumulación de pérdidas se traduce en restricción del crédito.

Sin embargo, representantes de algunas instituciones han asegurado que dicha restricción fue temporal y que una vez superada la fase más crítica de la crisis, a partir de septiembre, comenzaron a retomar el ritmo de colocaciones de acuerdo con la demanda de los clientes.

Aunque también admiten que dichos requerimientos son menores a los registrados previo a la crisis, ya que muchos de sus clientes han cerrado sus negocios y otros han visto disminuir sus ingresos por la caída en las ventas.

Clientes más afectados

Según representantes del sector financiero, las principales afectaciones provocadas por la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde el 18 de abril se registran principalmente entre sus clientes de la zona del Pacífico del país, seguidos de los ubicados en las zonas turísticas.

Las cuatro financieras que operan en el país otorgan créditos principalmente a pequeños y medianos negocios y productores agropecuarios. Según sus reportes, los sectores más afectados por la crisis son el comercio, los servicios y el turismo; también los asalariados que han perdido sus empleos.

Entre los menos afectados se reportan los negocios vinculados al comercio de artículos de primera necesidad, entre ellos alimentos y bebidas.

Urge un arreglo político para superar crisis

Representantes del sector financiero han expresado que la normalidad retornará a esta y otras actividades económicas únicamente cuando en el país se alcance un arreglo político que le ponga fin a la crisis sociopolítica que inició el 18 de abril y frene el deterioro de la economía. Pero también han admitido que a dicho arreglo político deben sumarse estrategias institucionales y la voluntad de los clientes para cumplir sus obligaciones crediticias y hacer un uso correcto de los nuevos financiamientos que reciban.

495.58  millones de córdobas (15.45 millones de dólares al cambio oficial del 31 de octubre) acumularon en pérdidas al cierre de octubre las cuatro financieras que operan en el país, según reportes de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: