Negocios informales invaden el centro de Chinandega y salida hacia El Viejo

Los comerciantes informales han ubicado casetas y champas para ofrecer toda clase de productos como la venta de arena y piedra, venta de mecates, pailas para cocinar y reparación de llantas

LA PRENSA/Saúl Martínez

Mientras los espacios destinados al comercio en Chinandega lucen vacíos, en otros sitios de circulación y propiamente en el sector del cauce ubicado a orillas de la salida Chinandega – El Viejo, los comerciantes informales han ubicado casetas y champas para ofrecer toda clase de productos como la venta de arena y piedra, venta de mecates, pailas para cocinar y reparación de llantas.

Uno de los vendedores asegura se ubicaron en el cauce después de taparlo con tierra, ante el desempleo y la migración continua que se vive en el país.

Lea además: Desalojan a más de cien familias que invadieron terrenos en Chinandega

El transportista Elvin Espinoza, que suele circular en la zona, confirmó que en los últimos días el establecimiento de negocios ha incrementado. “El mismo volquete que viene a dejar la arena y la piedra es la que les traslada la tierra a los que desean tapar el cauce y poner más negocios”, mencionó al señalar el lugar a orillas de la transitada vía.

“Aquí en la esquina noroeste de la iglesia El Calvario no se aguanta el ruido de los camiones que descargan y las risotadas de los vendedores, por la madrugada la gente se levanta se baña en la acera, ensucian; han cerrado espacios y no hay tranquilidad”, señaló una pobladora, sin embargo, otra ciudadana salió en defensa de los vendedores asegurando que “esta temporada les ha ido muy mal, son pocos los compradores y creo que en otro lugar les iría muy mal”, sostuvo.

Ventas por el suelo

Petrona Isabel Hernández, comerciante de dulces de Masaya y utensilios de plástico, dijo que las ventas están “por el suelo”, y la esperanza es que en las últimas 24 horas las familias lleguen a comprar para la gorra en la Purísima.

Puede leer: Poca pólvora y malas ventas en tramos de Somoto y Ocotal

La ubicación de los tramos de temporada, donde se ofrecen utensilios de plástico, se colocaron en ambos lados de la calle, frente al templo del Calvario y el embotellamiento vehicular permanece todo el día.

Los pobladores coinciden es que las autoridades no logran ordenar a los vendedores que vienen de Masaya, Managua y León; y aseguran que deben ser ubicados en el parque de ferias construido en la zona aledaña de la antigua estación de ferrocarril, que luce vacío, y no en los alrededores del templo El Calvario. En años anteriores la ubicación de estos tramos se había logrado controlar.

Lea también: Adelanto de aguinaldo no dinamiza el comercio en Somoto

La reubicación de la «pólvora que se vendía en la parte trasera de la iglesia El Calvario se logró después de muchos pleitos por no querer movilizarse a la zona donde hoy están, detrás de Casa Pellas, y hasta ahí llegan los compradores sin ningún problema”, mencionaron los pobladores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: