Feligreses participan en tradicional Lavada de la Plata en el Santuario Nacional Mariano en El Viejo 

Los feligreses frotaron con mantas de algodón las bandejas, candelabros, recuadros, entre otros objetos, que los creyentes han donado a la Virgen

El cura párroco de la Basílica Inmaculada Concepción de la ciudad de El Viejo, Rodrigo Urbina Vivas presidió una homilía junto al cardenal Leopoldo Brenes. LA PRENSA/Saúl Martínez

Miles de personas asistieron este jueves a la Lavada de la Plata y a pedir por favores milagrosos a la Virgen del Trono, en una tradición de más de 454 años en El Viejo, Chinandega.

La ciudad de El Viejo, a 140 kilómetros al noroeste de Managua, albergó largas filas de feligreses que frotaron con mantas de algodón las bandejas, candelabros, recuadros, entre otros objetos, que los creyentes han donado a la Virgen a lo largo de los siglos, en agradecimiento por favores milagrosos recibidos.

Lea además: Régimen impone a Laureano Ortega para cantar en serenata a la Virgen María en El Viejo

«(Con este acto) queremos dar a la virgen un acto de servidumbre y agradecimiento de tantos favores y gracias de ella», dijo el cura párroco de la Basílica Inmaculada Concepción de la ciudad de El Viejo, Rodrigo Urbina Vivas.

LA PRENSA/Saúl Martínez

«No vamos a pasar toda la vida en esta situación”

El religioso presidió una homilía en la Basílica junto con el Cardenal Leopoldo Brenes, quien fue ovacionado por la multitud presente.

Brenes aseguró que se ha orado por Nicaragua y cree no se podrá vivir siempre en la misma situación. “Nosotros tenemos que ir marcando pautas para ir saliendo adelante porque como dice aquel dicho muy propio de nosotros; no hay mal que dure cien años, entonces creo que no vamos a pasar toda la vida en esta situación”, refirió al salir del templo.

Puede leer: Feligreses de Jinotepe rechazan la colocación de altares orteguistas frente a la parroquia Santiago

El cardenal dice que se mantiene pendiente de la salud del Padre Mario Guevara, quien fue atacado la tarde del miércoles por una mujer de origen ruso con ácido sulfúrico. “Estamos al servicio y siempre estamos expuestos a agresiones a veces físicas, a veces verbales pero bueno nosotros seguimos adelante” agregó el cardenal.

En la misa también participó el obispo de la Diócesis de la ciudad de León, César Bosco Vivas, y el obispo de la diócesis de la ciudad norteña de Matagalpa, Rolando Álvarez.

“La verdad con mucho fervor porque necesitamos venir a poner a los pies de la Virgen a Nicaragua. Aquí a la Virgen del Trono está representando el patronato de la Inmaculada Concepción de nuestra Patria”, mencionó Álvarez.

El religioso sugirió orar por Nicaragua. “Estamos orando por Nicaragua, católicos y no católicos, unos y otros sin distinción. El Señor siempre es bueno y ama a su pueblo”, manifestó el prelado.

También: Alcaldía orteguista destina fondos para realizar los altares de la Purísima en Boaco

En la «Lavada de la Plata», que se inició el 28 de noviembre pasado y finalizará el sábado próximo, tiene como día emblemático este jueves.

Peticiones

Teresa Reyes, tras limpiar los utensilios en el costado norte del templo, dijo que le ha pedido a la Virgen todas las bendiciones, así como protección e intercesión y la paz de la patria.

En tanto, María Eduviges García, que llegó desde el municipio de Santo Tomás del Nance, dijo que la Concepción de María les protege y le ha pedido “que nos cuide y proteja con su santo manto”.

Rolando Palma, poeta y maestro de El Viejo, dijo que estaba orgulloso de lavar la plata porque significa lavar el alma para estar ante la Virgen Santísima limpio. “María vela por nosotros y de quienes están fuera de esta patria”, señaló Palma.

Linda Loaisiga, devota peregrina y originaria de Managua, aseguró que llegaron en horas de la madrugada de este jueves y descansaron un poco en el exterior del templo. “Le pido a la Virgen por la paz, porque haya trabajo, las cosas están difíciles”, dijo.

Fiestra tradicional

Durante los 10 días de celebración se espera la asistencia de al menos 8,000 creyentes, quienes disfrutan de serenatas, bailes o pagan múltiples promesas.

La «lavada de la plata» es una costumbre que nació en Nicaragua en el siglo XVI, que consiste en que los fieles católicos acuden a la basílica de El Viejo para limpiar, generalmente con paños, los tesoros de la Virgen del Trono, que son principalmente de plata.

La fe católica considera que, al limpiar la plata de la Virgen del Trono en Nicaragua, lavan las impurezas de sus almas.

Los devotos llegan de todos los puntos de Nicaragua e incluso es común ver ciudadanos de otros países de Centroamérica, que aseguran haber recibido favores de la Virgen.

La basílica de El Viejo es considerada un Santuario Nacional del catolicismo en Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: