Gritería no logra dinamizar las ventas en Nicaragua

En la víspera de la celebración, comerciantes de Managua aseguran que las ventas se mantienen bajas, pese a que los precios de los dulces, frutas y artículos tradicionales son similares a los de años anteriores

En los mercados de Managua hay una amplia oferta de productos para la Gritería, pero los comerciantes dicen que las ventas no son buenas. LA PRENSA/J.FLORES

En la víspera de la celebración de la Gritería, comerciantes de Managua aseguran que las ventas se mantienen bajas, pese a que los precios de los dulces, frutas y artículos tradicionales para la celebración mariana son similares a los de años anteriores y que el Estado ya pagó el decimotercer mes a los trabajadores de las instituciones públicas en aras de dinamizar la actividad comercial.

María Guevara, una comerciante de dulces artesanales, manifestó: “Vendiendo como antes no, ahí estamos pellizcando gracias a Dios, aunque sea para medio pagar siempre con la esperanza en Dios y la Virgen para poder pagar. Viene gente (al mercado) pero no todos andan en cuestión de Purísima”.

Lea además: Cardenal Brenes llama a los católicos a celebrar la Purísima con “prudencia y sentido común”

Una opinión similar expresó María Guzmán, quien vende productos plásticos alusivos a la Purísima, al ser consultada por LA PRENSA: “Para otros años (las ventas) están bajas, se vende pero no es como esperábamos, la verdad es que este año solo metimos (ofertamos) un pedido y el año pasado metimos como cinco pedidos”.

Precios asequibles

En un recorrido por los mercados de Managua, algunos comerciantes explicaron que los precios de los dulces no han variado mucho en el último año. Es así que las cajetas, de leche o de coco, las pueden encontrar entre doscientos y trescientos córdobas el centenar; los gofios varían entre 280 y cuatrocientos córdobas el centenar y los coyolitos están valorados en doscientos córdobas el centenar.

Los caramelos para la Gritería se venden por mayor. El bolsón de tres libras cuesta 140 córdobas, el paquete de cinco libras se oferta en doscientos córdobas y el de siete libras cuesta trescientos córdobas.

En los mercados de Managua hay una amplia oferta de productos para la Gritería, pero los comerciantes dicen que las ventas no son buenas. LA PRENSA/J.FLORES

De igual forma, las frutas que tradicionalmente se reparten en la Gritería mantienen precios estables. El centenar de limones dulce oscila entre 250 y trescientos córdobas, el centenar de naranjas dulce varía entre trescientos y 350 córdobas y cada vara de caña cuesta veinte córdobas; sin embargo, este producto también se oferta en pequeñas bolsas valoradas en diez córdobas cada una.

Le puede interesar: Una mujer ataca con ácido sulfúrico a un sacerdote en la Catedral de Managua

La oferta de productos alusivos a la Purísima es muy amplia. Los precios varían según las marcas, tamaños y el establecimiento de compra, pero quienes disponen de un presupuesto mayor pueden adquirir artículos con la imagen de la Virgen María. Los vasos de plásticos cuyo valor es de 150 córdobas la docena, las panas cuestan 420 córdobas la docena, los baldes 360 córdobas y los abanicos de manos 180 córdobas.

Horario flexible

El grito de la Purísima, que se celebra cada 7 de diciembre, será a las 6:00 de la tarde, como tradicionalmente se ha realizado. Sin embargo, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) dejó abierta la posibilidad de un cambio de horario según la situación que vive cada parroquia en el país.

La Gritería es una de las tradiciones más conocidas de Nicaragua. Este año, el cardenal Leopoldo Brenes invitó a celebrar con gozo, alegría, pero sobre todo con mucha sencillez. “En oración, reflexión y pidiendo a nuestra Madre que es reina de la paz, que ella interceda por nosotros para que vayamos construyendo una paz sólida, que no hayan confrontaciones”, dijo el 11 de noviembre, después de la celebración eucarística.

En los mercados de Managua hay una amplia oferta de productos para la Gritería, pero los comerciantes dicen que las ventas no son buenas. LA PRENSA/J.FLORES

Ataques a la Iglesia

Este año la celebración de la Gritería no será igual a años anteriores, la campaña en contra de la Iglesia católica, que dirige el régimen gobernante, sigue escalando de tono. Este miércoles, en un confesionario de la Catedral de Managua, una mujer roció con ácido al sacerdote Mario Guevara. Esta misma semana los fanáticos del orteguismo han llegado en grupos a denunciar ante el Ministerio Público al sacerdote Harvin Padilla, a quien intentan vincular con la muerte de decenas de personas en Masaya.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: