Hotel Barceló Managua cambiará de nombre pero no de dueño

Aunque se informó de la venta del hotel Barceló Managua a un grupo japonés, empresarios aclaran que no ha sido negociado y solo cambiará de nombre

Managua 07 de Diciembre del 2018 Hotel Barcelo Managua LAPRENSA / Roberto Fonseca

Aunque en los últimos días algunos medios de comunicación informaron que el hotel Barceló Managua se había vendido a un grupo japonés, representantes del sector empresarial aclararon que el establecimiento no ha sido negociado y sigue operando normalmente.

Sin embargo, cambiará de nombre porque el contrato que mantenía con la franquicia española Barceló concluyó y el Grupo Amano Internacional SA, de origen japonés y que es propietario del establecimiento, optó por no renovarlo, sino que está en búsqueda de una nueva marca para seguir operando. Así lo confirmó el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

Lea también: Turismo tardará hasta 5 años en recuperarse en Nicaragua

LA PRENSA intentó hablar con la administración del establecimiento para conocer los motivos que impidieron la renovación del contrato con la franquicia Barceló y saber qué marca la sustituirá. Sin embargo, pese a múltiples consultas telefónicas y visitas al hotel, no fue posible obtener información. La única persona autorizada para referirse al tema es la gerente general Verónica Molina Vega y no fue posible hablar con ella.

Para la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), Lucy Valenti, lo importante es que el hotel seguirá operando normalmente y aunque esa franquicia de ese segmento de mercado, como es el turismo de negocio, llegará otra a sustituirla.
Valenti también confirmó que el cambio de franquicia no tiene ninguna relación con la crisis sociopolítica que enfrenta el país desde hace 235 días.

Puede leer también: Extranjeros “rematan” sus propiedades en zonas turísticas para irse de Nicaragua

“No tiene que ver con la crisis porque tengo entendido que esto lo venían manejando desde antes, entonces no es consecuencia de la situación actual, sino que es un tema estrictamente administrativo y de negocio, una decisión interna del grupo”, dijo Valenti.
Según estadísticas del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), el Barceló Managua es uno de los diez hoteles cinco estrellas que funcionan en Nicaragua, nueve de ellos en Managua y uno en Masaya. Fue inaugurado en febrero de 2009, tuvo un costo de diez millones de dólares y cuenta con 147 habitaciones, tres salas de reuniones y una sala ejecutiva con capacidad hasta para 410 personas.

Asimismo, LA PRENSA intentó obtener la versión del Grupo Barceló sobre la cancelación del contrato, pero hasta el cierre de esta edición, la oficina de comunicaciones del grupo con sede en España no había contestado la consulta.

El mercado del hotel

En febrero del 2009, cuando inició operaciones el hotel, representantes del Grupo Barceló dijeron que el hotel estaría dirigido especialmente al sector empresarial y de negocios, emplearía a 160 personas y trabajaría de la mano con el Resort Barceló Playa Montelimar, ubicado en San Rafael del Sur, Managua.

También puede leer:  Aerolínea canadiense cancela 24 vuelos chárter a Nicaragua

Este último pertenece al Grupo Barceló, que es considerado una de las compañías turísticas más importantes del mundo, ya que está presente en cuatro continentes con 245 hoteles y setecientas agencias de viaje.
Y aunque ambos hoteles en Nicaragua operan bajo la misma franquicia, pertenecen a dos empresas distintas.

Turismo, el más afectado

Desde el inicio de la crisis sociopolítica el 18 de abril el sector turístico, hoteles incluidos, ha sido el más afectado. Según la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), les tomará entre tres y cinco años recuperarse. “La inestabilidad política, que ha provocado la inseguridad que hoy se vive en el país, es el principal factor que atenta contra el desarrollo del turismo y esto es así en Nicaragua y en cualquier parte del mundo donde esta se produzca. La percepción de inseguridad afecta negativamente a la experiencia turística e impacta negativamente en la imagen del destino”, asevera un análisis reciente realizado por Canatur.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: