Monseñor Silvio Báez: «La Iglesia no es enemiga del Estado»

El Obispo de auxiliar de Managua, Silvio José Báez, señaló que la población Nicaragüense no tiene que resignarse a ser un pueblo "empobrecido por la ambición de unos pocos"

Silvio Báez,

Monseñor Silvio Báez, ofició una misa de celebración de primeras comuniones, en el marco de a festividad de la Inmaculada Concepción de María. LAPRENSA/ Jader Flores

En la festividad de la Inmaculada Concepción de María, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, señaló que los nicaragüenses no tienen que resignarse a ser un pueblo “empobrecido”. Hizo un llamado al cese de la persecución a la Iglesia y el ataque hacia los periodistas, y enfatizó que “la Iglesia no es enemiga del Estado”.

“Basta ya de discursos incendiarios, calumniosos contra la Iglesia católica, basta ya de ataques verbales y físicos contra sacerdotes, hombres y mujeres de la Iglesia. La Iglesia no es enemiga del Estado, la Iglesia, como la Virgen (María), quiere ser servidora en esta historia. Basta ya de acoso y de persecución a los periodistas independientes en este país, basta ya de miedos, de odios, de discursos que levantan calumnias, tildan de peligrosas a las personas, crean hostilidad entre nosotros”, expresó el religioso.

Minutos antes monseñor Báez enfatizó en que la población nicaragüense no tiene por qué repetir la historia, pidió por los presos políticos y sus familias e hizo un llamado a ser más tolerantes.

Un llamado a no repetir la historia

“Nuestra historia no tiene que ser una historia de derrota, de criminalización por ejercer la libertad ciudadana, no tiene que ser una historia de madres que lloran y familias que se dividen. Lo distinto puede surgir, podemos ser tolerantes, no tiene que dominar siempre el autoritarismo, la injusticia y la violencia… nuestra historia no tiene que ser siempre la historia de un pueblo empobrecido por la ambición de unos pocos”, dijo Báez.

“No necesariamente nuestra historia tiene que seguir siendo una historia de cárceles llenas de nicaragüenses por ejercer su libertad, puede ser que haya nicaragüenses que han dejado su tierra por temor, que haya gente que anda huyendo, que está criminalizada simplemente por pensar distinto, es posible construir una patria diferente, puede surgir aquí lo nuestro, puede surgir aquí lo nuevo”, continuó el sacerdote.

Obispo confía en que algún día habrá justicia

Al ser consultado por los medios de comunicación sobre las inconsistencias en la investigación policial sobre el atentado contra el padre Mario Guevara, quien fue rociado con ácido sulfúrico la semana pasada, monseñor Báez expresó que “confío en la justicia”.

Le puede interesar: Rusa que atacó al padre Mario Guevara dijo que el “diablo le ordenó matar”

“Yo personalmente veo muchas contradicciones en este país, mientras la verdad no brille y la justicia no se imponga, no podremos convivir en paz. Yo confío en la justicia, en que solamente a través de la verdad podremos llegar a cambiar este país”, manifestó el religioso.

El obispo explicó que en la Arquidiócesis de Managua aún se ha discutido si interpondrán una denuncia contra la rusa Elis Gonn, quien agredió al padre Guevara, pero no cree que se realice una acusación. No obstante, según las leyes nicaragüenses, la Fiscalía puede investigar de oficio, por lo que se desconoce si la joven será procesada judicialmente.

La Policía Orteguista, un día después del ataque contra el religioso, presentó con una explicación inverosímil sobre por qué la mujer se vio motivada a actuar de manera violenta. Replicando lo que supuestamente le dijo la atacante de origen ruso, la PO señaló que el diablo le pidió a la mujer que matara al vicario de la Catedral de Managua.

Un día para la primera comunión y orden sacerdotal

Mientras en la mayoría de los templos católicos de Managua decenas de niños recibieron su primera comunión, en la Catedral de Granada monseñor Jorge Solórzano ordenó a un diácono y un sacerdote.

Además: Gritería no logra dinamizar las ventas en Nicaragua

Durante la ordenación sacerdotal monseñor Jorge Solórzano instó a la feligresía católica de ese departamento a “dejarse llevar por Dios, hay que estar siempre atentos a los caminos de Jesucristo”.

En la Catedral de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes impartió la primera comunión a decenas de niños que se congregan en ese templo.

Agresiones constantes

La Iglesia católica de Nicaragua es víctima de una campaña negativa en los medios de comunicación del Gobierno; además, varios sacerdotes han sido agredidos física y verbalmente por simpatizantes del orteguismo. El último padre lesionado fue Mario Guevara, de la Catedral de Managua, meses atrás fueron agredidos los sacerdotes Abelardo Toval, Edwin Román, Pedro Méndez, los monseñores Miguel Mántica, Abelardo Mata, Silvio Báez, el cardenal Leopoldo Brenes, así como el nuncio Waldemar Sommertag.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: