En Nicaragua, Daniel Ortega acumula más resentimiento hoy que en abril, dice Edmundo Jarquín

"A Ortega se le agotó la vieja estrategia de alzar la parada y después, en la negociación, nunca volver al punto de partida: en Nicaragua y en la comunidad internacional (...) no aceptarán otra opción que no sea la democratización total", advirtió el analista político.

Edmundo Jarquín  da a conocer la segunda edición conmemorativa Pedro Joaquín: ¡Juega!. LA PRENSA/Carlos Valle Daniel Ortega

Edmundo Jarquín  da a conocer la segunda edición conmemorativa del libro Pedro Joaquín: ¡Juega!. LA PRENSA/Carlos Valle

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acumula hoy más resentimiento entre la población que en abril pasado, cuando estalló la crisis sociopolítica, debido a la represión, afirmó hoy el exintegrante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y analista político nicaragüense Edmundo Jarquín.

Después de casi 8 meses de protestas en su contra, que han dejado cientos de muertos, el presidente «acumula más y más resentimientos, y más repudio en todos los sectores de la población nicaragüense. Hoy, Daniel Ortega está más alejado que en abril, cuando estalló la crisis», afirmó Jarquín, en su blog La Nicaragua Linda.

Organizaciones humanitarias afirman que entre 325 y 545 personas han muerto durante la crisis, de las que el Gobierno reconoce 199.
Las organizaciones también señalan la captura de al menos 610 «presos políticos», mientras que el Gobierno ha informado de 273 reos, que denomina como «terroristas», «golpistas» o «delincuentes comunes».

Le Puede interesar: «Edmundo Jarquín: Ortega quiere gobernar al estilo norcoreano»

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) han responsabilizado al Gobierno de «más de 300 muertos», así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

«Cada día que pasa con más y más violaciones a los derechos humanos, más profundiza su aislamiento internacional. Entre más reprima, más se aísla», resaltó Jarquín, a la vez que Ortega ha negado toda responsabilidad.

El analista, un excandidato a la Presidencia y sandinista disidente, agregó que, aunque el gobernante «intenta mantener políticas económicas ortodoxas, la represión política y física aleja cada vez más toda posibilidad de normalidad económica», y advirtió de una «mayor debacle».

El economista resaltó como «lo más importante» el hecho de que «se ha generalizado la convicción que con Ortega es inimaginable la gobernabilidad económica, y ya no digamos la política».

Lea También: Las seis mentiras que dijo Daniel Ortega en su discurso que dirigió la UNEN

Única salida viable: La democratización total

«A Ortega se le agotó la vieja estrategia de alzar la parada y después, en la negociación, nunca volver al punto de partida: en Nicaragua y en la comunidad internacional (…) no aceptarán otra opción que no sea la democratización total», advirtió.

Jarquín afirmó que, si bien «desde abril Ortega ha recuperado control territorial en base al terror», las «causas masivas» en su contra han aumentado y sus bases menguado.

Aunque el analista no se aventuró a predecir si el Gobierno de Ortega se mantendrá hasta las elecciones de 2021, afirmó que «para Nicaragua se agotó, y felizmente, el monolitismo de lo que diga el comandante». Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, debido al saldo mortal manifestaciones, tras 11 años de Gobierno.

Además: Peligroso aumento del fanatismo político por el discurso del régimen de Daniel Ortega

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: