Real Madrid se lleva la victoria de Huesca con una pobre imagen

Al conjunto madrileño, presionado por las victorias logradas este sábado por el F.C. Barcelona y el Atlético de Madrid, no le tembló el pulso aunque el juego que exhibió fue pobre

Bale decidió ante Huesca. LAPRENSA/ EFE

El Real Madrid se llevó la victoria del estadio de El Alcoraz con una imagen muy lejana a la de un campeón de Europa y mantiene el pulso con sus más directos rivales en la lucha por el título de Liga, mientras que el Huesca prolonga su negativa racha hasta los catorce encuentros sin ganar.

Al conjunto madrileño, presionado por las victorias logradas este sábado por el F.C. Barcelona y el Atlético de Madrid, no le tembló el pulso, como ocurrió en la anterior salida al campo del Eibar, aunque el juego que exhibió fue pobre, además de mostrar poca ambición para intentar sentenciar un partido en el que era muy superior, para evitar sustos.

El Huesca puso coraje y entrega y, especialmente tras el descanso, merodeó el área merengue resistiéndose a perder; pero, como suele ocurrir contra equipos muy superiores, le faltó efectividad para haber hecho daño al campeón de Europa.

Primer aviso

El conjunto madrileño avisó pronto de que quería ganar en El Alcoraz y Gareth Bale a punto estuvo de llegar a un balón largo apenas comenzado el encuentro, obligando al meta serbio del Huesca, Alexandar Jovanovic, a despejar apuradamente con los pies.

Con los dos equipos con defensas adelantadas y dejando muchos metros a sus espaldas el espacio de juego se redujo para ambos lo que hacía complicado mover el balón.

A pesar de ello, la mayor calidad técnica de los visitantes les permitía tener el domino del esférico ante un Huesca que parecía más preocupado de no encajar que de sorprender a su enemigo.

La esperanza le duró poco a los propietarios del terreno ya que una cabalgada del lateral derecho, lvaro Odriozola, por su banda sirvió para ponerle un centro medido por alto a Gareth Bale que éste empalmó a la red sin dejarla caer colocando el marcador en franquicia para los suyos.

La recompensa

El Real Madrid, tras el gol, intentó gastar las energías justas para esperar que llegara el segundo tanto de maduro y comenzó a especular con el balón.

El equipo de Santiago Solari combinó pero sin mirar demasiado la meta rival mientras que el Huesca tenía muchos problemas para hacerlo y buscó sorprender con diagonales a las espaldas de los laterales blancos, aunque también fue capaz de engarzar un par de contras con peligro.

Así en el minuto 17 Ezequiel «Chimy» vila remató con gran potencia desde fuera del área, disparo al que respondió el internacional belga Thibaut Courtois con una gran estirada que impidió que el conjunto azulgrana pudiera cantar el empate.

Los visitantes, confiados en su potencial, no forzaban la máquina y solo las subidas de Odriozola por su banda conseguían llevar peligro a la meta local.

Y de entre el laberinto sin juego en el que se había metido el partido, apareció de nuevo Bale, en el minuto 25, para sacarse un disparo a la escuadra, aunque no demasiado potente, que Jovanovic rechazó muy apurado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: