Alex Vanegas sigue en las mazmorras del Chipote por capricho de la Policía Orteguista

Policía Orteguista sigue empecinada con el maratonista que por meses ha corrido por las calles de Nicaragua para correr al dictador Daniel Ortega

Alex Vanegas

Alex Vanegas, de 61 años, el maratonista autoconvocado, que está secuestrado por la Policía Orteguista desde el 2 de noviembre de 2018. LA PRENSA/ARCHIVO

Este lunes el maratonista Alex Vanegas cumple cinco días de arresto ilegal pese a contar con orden expresa de la juez Tercero Local de lo Penal, Nalia Nadeska Úbeda que mandó a la Policía Orteguista (PO), ponerlo en libertad.

Sin embargo, Vanegas sigue en las mazmorras del Chipote, donde este lunes suma 38 días de secuestro, denunciaron sus familiares.

“Desde todo punto de vista es un secuestro, es una detención ilegal, es una detención arbitraria, es una detención irregular, es una detención absurda”, sostuvo el abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Julio Montenegro.

El defensor refiere que el caso amerita diferentes calificativos pues es provocado por el procedimiento de las autoridades, dado que se limitan a una orden de libertad.

Aunque aclaró que el proceso no está muy claro aún, pues la judicial debió emitir una resolución que indicara que el maratonista “quedaba exento” de responsabilidades y no lo hizo.

Y es que miércoles 5 de diciembre cuando la juez ordenó la libertad del maratonista, la audiencia fue realizada a puertas cerradas y no permitieron acceso al recinto de la audiencia a los abogados de la CPDH.

A esto le suma Montenegro, que Vanegas no fue acusado por un delito, sino por una falta, como es el escándalo público, por lo que ameritaba que la juez lo dejara en libertad de inmediato, “porque las autoridades policiales no pueden primero detener y después investigar”.

A esto le agregó, que Vanegas no estaba haciendo escándalo público, sino lo que hacía era solidarizarse en el Día de los Difuntos, con familias de las personas asesinadas en el contexto de las protestas en el país.

“Sí me parece un escándalo que de repente un señor con cuello ortopédico sea sacado a empujones, por oficiales de Policía (…) eso es irregular”, dijo Montenegro.

Y en este caso debió ser un proceso rápido, que es lo que procede con las causas que son ventiladas en un juzgado local, aún más cuando se trata de una falta, manifestó el abogado de la CPDH.

Por tanto, dice Montenegro “una medida cautelar no puede ser mayor que la medida a aplicar finalmente”. Por lo que considera que ese caso ya sobrepasó su período de arresto arbitrario.

“Hay abusos desde todo punto de vista, allí no hay manera que se justifique de que ha habido algún error, es que todo desde el proceso mismo de la detención hasta el hecho imputado y la situación en que se ha mantenido don Alex Vanegas es ilegal”, sostuvo Montenegro.

Siguen sin acatar órdenes

El caso de Alex Vanegas, demuestra que la Policía no acata órdenes y que en el país las instituciones irrespetan las leyes y la Constitución, aseveró Julio Montenegro, abogado de la CPDH.

A esto le agregó las circunstancias “rarísimas”, en que ha sido manejado el caso del maratonista, donde la judicial primero le declaró rebelde y después ordenó captura en su contra, cuando era del dominio público que este permanecía secuestrado por la PO.

“Por el nivel medio que se supone debe tener al menos un juez (…)no puede presumir que va a desconocer eso”, criticó Montenegro.

El defensor señaló que se supone que las autoridades deberían ser “cristalinas, transparentes” y no violentar el debido proceso porque el debido proceso que tiene que ver desde que la persona está siendo investigada y cuando es detenida.

”Un juez que ejerce el control de legalidad debería de exigir el cumplimiento de eso porque se dice en la Constitución Política, se dice en la ley orgánica que las órdenes de los jueces son de ineludible cumplimiento”, indicó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: