Cada día, cinco niñas paren en Nicaragua

Cada día en el país cinco niñas, entre 10 y 14 años, se convierten en madres; asimismo, 92 de cada mil adolescentes entre 15 y 19 años ya han tenido al menos un hijo

Nicaragua sigue siendo el segundo país de América Latina con la tasa más elevada de embarazos en adolescentes, únicamente superado por República Dominicana. LAPRENSA/ ARCHIVO

Cada día en el país cinco niñas, entre 10 y 14 años, se convierten en madres; asimismo, 92 de cada mil adolescentes entre 15 y 19 años ya han tenido al menos un hijo. Es por este motivo que Nicaragua es uno de los países con las tasas de fecundidad en adolescentes más altas del continente americano, revela el informe “El Poder de Decidir: Derechos Reproductivos y Transición Demográfica”, publicado recientemente por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

“Nicaragua, al igual que otros 11 países de la región latinoamericana, se encuentra en una transición demográfica en etapa avanzada; esto se debe a la paulatina reducción de las Tasas Globales de Fecundidad, proceso alcanzado en el transcurso de cuarenta años. Sin embargo, uno de los desafíos pendientes es la persistencia del embarazo en las adolescentes”, dice el informe.

Le puede interesar: Nicaragua sigue con la segunda tasa más alta de embarazos en adolescentes en América Latina

El documento explica que en la medida en que los países garantizan el acceso universal a la salud sexual y reproductiva, reducen la violencia de género, y si incorporan la educación integral de la sexualidad adecuada a la edad en sus sistemas educativos, se alcanza un mayor bienestar de todas las personas, las familias, las comunidades y se acelera el desarrollo mundial.

Algunos hechos resaltados en el informe muestran: “La fecundidad es, en general, más alta entre las mujeres con menos estudios que entre las mujeres con un nivel mínimo de enseñanza secundaria; varía según el lugar de residencia (entorno rural o urbano), el nivel de ingresos y el grado de instrucción en particular de las mujeres”.

Independiente del nivel de fecundidad, lo importante es que las parejas tengan la oportunidad de decidir si tienen hijos o no, cuándo quieren tenerlos y cuántos quieren tener, explica el comunicado del UNFPA.